Alimentación sana Salud

5 cambios en la dieta para superar la fatiga crónica

El síndrome de fatiga crónica es un trastorno complejo que se caracteriza por fatiga extrema que no puede ser explicada por alguna condición médica subyacente. La fatiga puede empeorar con la actividad física o mental, pero no mejora con el descanso. La causa del síndrome de fatiga crónica es desconocida, aunque hay muchas teorías – que van desde infecciones virales al estrés psicológico. Sigue leyendo para conocer más sobre las causas y soluciones ante este padecimiento que cada vez crece más entre la población en general.

fatiga crónica

Algunos expertos creen que el síndrome de fatiga crónica puede ser provocado por una combinación de factores. No hay una sola prueba para confirmar un diagnóstico de síndrome de fatiga crónica.

Es posible que tengas que efectuarte una variedad de pruebas médicas para descartar otros problemas de salud que tienen síntomas similares.

El tratamiento para el síndrome de fatiga crónica se centra en aliviar los síntomas, sin embargo muchas personas que han incursionado en dietas especiales, pueden decir que una dieta alimenticia especial se debe considerar si tienen esta enfermedad.

5 cambios en la dieta para superar la fatiga crónica

Estos son 5 cambios que puedes hacer en tu dieta y que pueden ayudarte a superar la fatiga crónica.

1. Aceite de linaza como remedio para la fatiga crónica

Puedes tomar 1.000 mg de aceite de linaza al día. Todos los ácidos grasos omega-3 y 6 son muy buenos para hacer que la sangre fluya y alivie las articulaciones. También se puedes comprar en botella y usarlo en recetas, en gachas de avena, en batidos, sopas, lo que sea. Es muy versátil.

No dejes de leer:
5 Señales de que tienes alergia a los alimentos

2. Quita el café si quieres reducir la fatiga crónica

fatiga crónica manzanilla

Sí, huele bien, pero sabes que estarías mejor sin él. Es muy difícil de resistir, pero incluso el descafeinado puede hacerte sentir nerviosa y puede darte un bajón enorme después.

No seas tan rigurosa sin embargo, hazlo gradualmente y no seas demasiado dura contigo misma. El SFC (Síndrome de Fatiga Crónica) es suficientemente malo. El té de manzanilla y el té de diente de león son sustitutos increíbles, también el té de jengibre.

3. No busques la comida chatarra

Si no tienes la energía para comer bien en absoluto, es probable que vayas a la comida chatarra fácil, la que no tienes ni siquiera qué cocinar: papas fritas, chocolate, pan y queso.

Tu cuerpo sabe que estás fuera de lugar, tu mente te está diciendo constantemente que estás enferma, así que se lo merece, ¿no? Pero tal vez trates de sustituir el chocolate con una pieza de fruta de vez en cuando. Algunos podrían argumentar que la fruta es todavía bastante dulce, pero está llena de nutrientes y tiene que ser mejor que lo que tienes en tu mano ahora mismo.

Si quieres evitar sentir el bajón que te hace sentir la fatiga crónica por comer estos alimentos chatarra, simplemente evítalos.

No dejes de leer:
5 Minerales que pueden ayudar a perder peso

4. Limita el consumo de lácteos

Puede que no tengas grandes problemas con los productos lácteos, pero tu energía se puede disparar si renuncias a ellos. Tu piel puede aclarar y puedes ser capaz de moverte más durante el día.

Trata de sustituir la leche de vaca con leche de arroz o leche de almendras, por ejemplo (no las comerciales, haz las tuyas tu misma). El yogur de coco es totalmente libre de productos lácteos, y es lo más cercano que tenemos al cielo en la tierra por medio de los alimentos. Te sentirás mejor.

5. Come tus verduras para bajar la fatiga crónica

fatiga crónica jugos

Hay trucos para incluir más más verduras en tu dieta. Hay momentos en que puedes tener más crisis de fatiga crónica, puedes dormir tantas horas al día y comer poco. Incluso la idea de sentarte a comer puede parecer insondable sin interesarte en comer alimentos sólidos.

Hay algunas recetas deliciosas con vegetales para sopas, jugos y licuados que te agradará comer y te harán sentir con más energía y frescura por ser alimentos vivos.

Estos son sólo cinco trucos, pero tienes que ser paciente y encontrar lo que funciona mejor para ti. Si estás sufriendo de síndrome de fatiga crónica, la inversión en una buena nutrición es una de las cosas más amables que puedes hacer por ti mismo.

Una investigación y redacción de Vida lúcida