Alimentación Cáncer Salud

Aceite de pescado protege contra el cáncer de mama

 

cáncer de mama cápsulas

El cáncer de mama es uno de los cánceres más comunes entre las mujeres. Hay muchos factores que contribuyen al desarrollo de esta enfermedad temida y la dieta es muy importante. Cambios en la dieta puede hacer mucho para prevenir, e incluso a veces tratar el cáncer de mama. Los ácidos grasos Omega-3 – se encuentran en algunos peces de agua dulce y la vida marina – pueden desempeñar un papel importante. Los estudios científicos indican que su consumo regular puede reducir el riesgo de cáncer de mama hasta en un 14% por el consumo de dos porciones de pescado graso a la semana.

Investigación sobre la dieta y el cáncer de mama

Un grupo de científicos chinos compararon los datos de diferentes estudios publicados anteriormente que buscaban la asociación entre el consumo de pescado y ácidos grasos omega-3 poliinsaturados (también conocidos como n-3 PUFA) y el riesgo de cáncer de mama. 26 publicaciones que examinaban 20.905 casos de cáncer de mama entre 883.585 participantes se incluyeron en el metanálisis. Los resultados fueron publicados en 2013 en The British Medical Journal (BMJ).

Cáncer de mama

Los investigadores concluyeron que los altos consumos de ácidos grasos omega-3 del pescado bajaron el riesgo de cáncer de mama en la población estudiada. Las participantes estaban tomando una combinación de EPA (ácido eicosapentaenoico) y DHA (ácido docosahexaenoico), ambos un importante tipo de grasas omega-3. Por cada 100 miligramos de omega-3 por día, el riesgo se redujo en un 5%. El riesgo podría reducirse hasta en un 14%, lo que presenta una reducción significativa que se atribuye a un hábito dietético específico.

El estudio proporciona soporte para el uso de aceite de pescado de alta calidad para las mujeres que desean reducir su riesgo de cáncer de mama.

¿Qué debes comer?

Se habla mucho acerca de las grasas de omega-3 y omega-6. Pero el mundo de los ácidos grasos es complicado. Y cuando intentas establecer cuál es la mejor manera de satisfacer tus necesidades diarias, las cosas pueden ser aún más complicadas. Así que aquí está un breve resumen del tema que podría ayudar a aclarar las cosas un poco.

Las grasas poliinsaturadas del omega-3 y omega-6 (de cadena larga) se consideran esenciales para el funcionamiento del cuerpo. Construyen las células y apoyan el cerebro y sistema nervioso. Puesto que el cuerpo no puede producirlos, es necesario que se suministre con la comida o, alternativamente, en forma de suplementos. Sin embargo, ciertas cosas deben tenerse en cuenta cuando se trabaja fuera de tu mejor dieta de prevención del cáncer:

No dejes de leer:
Jengibre y limón la mejor combinación para bajar de peso

La proporción de ácidos grasos omega-6 y omega-3

Para estar saludable, se necesita una proporción de 1: 1 de omega-6 y omega-3. Hoy en día, la proporción es de 15: 1 a favor de los ácidos grasos omega-6. El problema es que el exceso de ácidos grasos omega-6 y no suficientes omega-3 puede hacer que te enfermes. Ácidos Omega-6 son pro-inflamatorios, y los omega-3 son antiinflamatorios, así que cuando se altera el equilibrio, diferentes enfermedades crónicas pueden desarrollarse, incluyendo el cáncer, enfermedades del corazón y las enfermedades autoinmunes.

La gente en el mundo desarrollado son a menudo deficientes en ácidos grasos omega-3. Consumimos demasiadas fuentes de ácidos grasos omega-6 (diferentes aceites vegetales procesados, por ejemplo, aceite de soja, aceite de cártamo, aceite de girasol y aceite de maíz), mientras ignoramos pescado rico en ácidos grasos omega-3. Por lo tanto, lo primero que debes hacer es reducir tu consumo de omega-6.

Las fuentes de omega-3

El omega-3 se puede obtener de las plantas y diferentes peces de agua fría y la vida marina. Por desgracia para los vegetarianos y los veganos, los peces son una fuente muy superior de ácidos grasos omega-3.

Los pescados grasos contienen tanto EPA (ácido eicosapentaenoico) y DHA (ácido docosahexaenoico). El DHA es muy importante para ti y ha sido acreditado para hacerle llegar los beneficios del consumo de omega-3.

Cuando se trata fuentes vegetales, tales como aceite de semilla de lino, semillas de chía y las nueces, sólo contienen ALA (ácido alfa-linoleico), que son de cadena más corta que el omega-3. En las circunstancias adecuadas, el ALA se puede convertir en otro ácido grasoomega-3, pero la conversión es pobre y se hace aún más difícil en personas que ya tienen deficiencia de ciertos nutrientes.

Además, en el estudio mencionado anteriormente, no encontró ninguna asociación entre ALA y la reducción del riesgo de cáncer.

Las mejores fuentes de omega-3 para la prevención del cáncer de mama

Los siguientes peces son una buena fuente de ácidos grasos omega-3:

  • Salmón salvaje
  • Caballa
  • Sardinas
  • Boquerones
No dejes de leer:
Riquísimo y súper nutritivo batido Verde con Espinaca.

Cuánto pescado se debe comer

Si estás sana y estás tratando de mantener su salud, Chris Kresser, una autoridad en el campo de la nutrición y la medicina integrativa, recomienda comer 6 oz (180 gramos) de porciones de pescado graso de 2 a 3 veces a la semana. Comer pescado te proporcionará suficiente cantidad de EPA y DHA, y también te suministrará con proteína, selenio y vitamina D.

Cáncer de mama Salmón

Si ya estás sufriendo de una enfermedad crónica, es posible que tengas que utilizar suplementos junto con pescado entero. Kresser sugiere tomar 1 gramo de aceite de pescado de alta calidad todos los días en combinación con el consumo de pescado de 2 a 3 veces a la semana. Esto asegurará que recibas una dosis terapéutica de DHA, que es de 1,5 gramos por día.

Una porción de tamaño normal de filete de salmón contiene hasta 3 gramos de EPA / DHA (dependiendo de la época del año, cómo se prepara y de donde proviene).

¿Aceite de pescado o pescado?

Este es un dilema para muchos, y diferentes autores tienen opiniones diferentes sobre el tema. Ya se ha mencionado la opinión de Chris Kresser, que aboga por el uso de cápsulas de aceite de pescado sólo para ciertos grupos de personas.

 

Los resultados del análisis publicado en BMJ, sin embargo, favorecieron al aceite de pescado cuando se trataba de la prevención del cáncer de mama.

Si compras suplementos, asegúrate de que contengan EPA y DHA. Para mejorar la absorción de aceite de pescado, necesita tomar las cápsulas con una comida rica en grasas. Por ejemplo, si te tomas el suplemento junto con aceite de oliva, el cuerpo será capaz de usarlo mucho mejor en comparación que cuando se toma solo.

En conclusión y de acuerdo a la literatura actual, si deseas reducir el riesgo de cáncer de mama (y algunos otros tipos de cáncer, también), debes:

  1. Incluir pescado graso en tu menú 2 a 3 veces a la semana.
  2. Limitar el consumo de omega-6.
  3. Considerar un suplemento de aceite de pescado de alta calidad.

Una investigación y redacción de Vida Lúcida