7 mitos sobre el colesterol que probablemente crees

Cuando hablamos de colesterol, generalmente se hace referencia al colesterol en la sangre. Este es ceroso, graso y se puede encontrar en todas las células del cuerpo. El cuerpo utiliza el colesterol para producir hormonas, vitamina D y ácido biliar, que ayuda a descomponer las grasas.

Mitos sobre el colesterol

El colesterol viaja en el torrente sanguíneo en lipoproteínas de baja densidad (LDL) y lipoproteínas de alta densidad (HDL). Demasiado LDL puede causar acumulación de colesterol (también conocida como placa) en las arterias, lo que hace que el corazón trabaje más para circular la sangre.

Las placas pueden romperse y causar coágulos de sangre que bloquean la sangre al cerebro (un derrame cerebral) o al corazón (un ataque al corazón). Por estas razones, el LDL es apodado colesterol “malo”. En contraste, el HDL transporta el colesterol desde todo el cuerpo hasta el hígado, que lo elimina del cuerpo y al que se le otorga el nombre de “colesterol bueno”.

Tener colesterol alto en gran parte se refiere a tener demasiado LDL y esto te pone en mayor riesgo de enfermedad cardíaca. En general, no hay signos ni síntomas que indiquen que tienes colesterol alto, lo cual es parte de la razón por la cual la enfermedad cardíaca, la causa de muerte número uno en hombres y mujeres, se llama asesina silenciosa.

Mitos sobre el colesterol

Vale la pena señalar que el cuerpo produce todo el colesterol que necesita, por lo que no hay necesidad biológica de obtenerlo de los alimentos, aunque está presente en los alimentos de origen animal y se lo denomina “colesterol dietético”.

1. Comer colesterol aumenta el colesterol

Parece una suposición bastante razonable, ¿verdad? Por eso, antes de 2015, las pautas dietéticas recomendaban un límite diario de 300 miligramos de colesterol, con la idea de que comer colesterol elevaba el colesterol en la sangre, un factor de riesgo para las enfermedades del corazón.

Sin embargo, la revisión más reciente de la evidencia encontró que comer colesterol no eleva el colesterol en la sangre a niveles preocupantes y que ya no es un objetivo de reducción de la salud pública. Dicho esto, muchos alimentos que contienen colesterol, como la carne roja, también contienen grasas saturadas. Además, las dietas bajas en colesterol, como las basadas en plantas, pueden ser muy saludables.

2. El café eleva el colesterol

Algunos estudios a corto plazo encontraron que el café sin filtrar aumentó las LDL. La buena noticia es que el café filtrado, que es mucho más común, no parece afectar mucho al colesterol. Señalan que hay pruebas sólidas de que está bien que los adultos sanos disfruten de un o dos tazas de café al día sin preocuparse por aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas, cáncer o muerte prematura.

3. Los alimentos grasos están llenos de colesterol

No todos los alimentos grasos son ricos. De hecho, el colesterol solo se encuentra en los alimentos de origen animal. Eso significa que los alimentos grasos de las plantas como los aguacates, las nueces y el aceite de oliva son naturalmente libres de colesterol.

Estos alimentos aparecen en muchos de los patrones de alimentación más saludables. En particular, las nueces y el aceite de oliva se denominan componentes clave de una dieta mediterránea muy saludable para el corazón.

Te puede interesar:
El exceso de ejercicios provoca envejecimiento prematuro

4. Reemplazar la grasa saturada con carbohidratos es una forma saludable de reducir el colesterol

De acuerdo con las pautas de 2015, reemplazar la grasa saturada con carbohidratos reduce el colesterol total y LDL (esto es algo bueno). Sin embargo, también aumenta los triglicéridos y reduce el HDL (algo que no es tan bueno). Reemplazar la grasa saturada con carbohidratos puede ser especialmente dañino si esos carbohidratos provienen de granos refinados y azúcares agregados (refrescos, galletas o papas fritas, por ejemplo).

Para una mejor salud, se debe reducir el colesterol total y LDL al comer grasas poliinsaturadas en lugar de grasas saturadas. Por cada uno de los por ciento de calorías que se intercambian (PUFA en, SFA fuera), el riesgo de enfermedad cardíaca se reduce entre un 2 y un 3 por ciento. Para una dieta de 2,000 calorías, eso equivale a solo 20 calorías (aproximadamente dos gramos) de grasa saturada para reemplazar y comenzar a obtener beneficios. Algunos alimentos ricos en grasas poliinsaturadas incluyen el salmón, la trucha, el aceite de girasol, las nueces y el tofu.

5. Una mala alimentación es la única razón

La mayoría de las personas con colesterol alto tienen dietas desequilibradas. Sin embargo, una de cada 500 personas sacará las LDL del torrente sanguíneo, dejándolas acumuladas en la sangre y causando daños que podrían provocar un ataque cardíaco precoz, un accidente cerebrovascular o un paro cardíaco antes de los 65 años.

Hasta el 90 por ciento de las personas con esta condición genética no saben que la tienen. Aunque esta es una ruta diferente al colesterol alto, tratarla aún comienza con comer mejor y moverse más. En particular, eso significa hacer ejercicio regularmente, comer menos carnes rojas y productos lácteos con toda la grasa, y comer más pescado, granos enteros, verduras, nueces y aceites. Dependiendo de tu situación, tu médico puede agregar medicamentos reductores de colesterol a la mezcla, pero un estilo de vida saludable es una base importante para el tratamiento.

6. Sólo los adultos necesitan que se les analice el colesterol

Los estándares nacionales para las evaluaciones de salud recomiendan que incluso los niños sanos se revisen los niveles de colesterol una vez cuando tienen entre 9 y 11 años, y nuevamente cuando tienen entre 17 y 21 años.

En comparación, los adultos sin factores de riesgo deben controlar su colesterol una vez cada cuatro o seis años. Es una buena idea hablar con tu médico para saber si existen factores de riesgo que pueden requerir un monitoreo más regular (por ejemplo, fumar, diabetes, obesidad, presión arterial alta, antecedentes familiares de enfermedad cardíaca prematura).

7. El único número que necesito conocer es el de mi colesterol total

El puntaje total de colesterol es un punto de partida, pero no todo el panorama del colesterol. En general, las puntuaciones de colesterol total por encima y más allá de los 200 miligramos por decilitro de sangre son señales de alerta. Dentro de las puntuaciones de colesterol total se encuentran los resultados para LDL, HDL y lipoproteínas de muy baja densidad (VLDL).

El riesgo más bajo de enfermedad cardíaca se asocia con LDL de menos de 100 miligramos por decilitro, HDL de más de 60 miligramos por decilitro y triglicéridos de menos de 150 miligramos por decilitro (es decir, 30 miligramos por decilitro de VLDL).

Acerca del autor

Avatar

Juan Carlos Cantú

El Doctor Juan Carlos Cantú es Cirujano general (Cirugía Endoscópica) con amplia experiencia en la redacción de artículos médicos para sitios web de salud y bienestar.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse  
Notificar