Enfermedades Medicina natural remedios naturales Terapias

Jarabe natural para resfriados con jengibre, limón y miel

resfriados

Este jarabe natural para resfriados con jengibre, es de gran utilidad aún si no padeces de resfriados ya que es muy eficiente para prevenir los estados de resfrío y congestión.

Incluso si no estás tan fulminado en la temporada de gripe y no padeces resfriados fuertes, es bueno tener una receta como elixir relajante, ideal para los días fríos de invierno, sin importar el estado de tu estómago o garganta. Y si es tu elección, y sabes que relajarte sería saludable para tu cuerpo, puedes agregar un trago de whisky: es muy curativo.

Beneficios del jarabe natural para resfriados

Todos, o casi todos, sabemos ahora más que nunca -gracias al mundo de cibernético de información- sobre las maravillas que hacen el jengibre, la miel de abejas y el limón juntos. Nuestras abuelas lo sabían muy bien, pero estas recetas se fueron perdiendo mientras la medicina actual tomó bentaja sobre la natural.

Son muy beneficiosos para tu sistema inmune ya que lo levanta eficazmente solos y aún más combinados. Tanto la miel como el limón son eficaces contra infecciones, y las tres ayudan a combatir inflamaciones, alivian el sistema respiratorio y te dan energía. Además, esta mezcla actúa directamente en tu sistema inmunológico si la usas con constancia.

Receta para el resfriado

resfriados jarabe

Así es que, prepárate para la temporada de resfriados con el camino correcto.

No dejes de leer:
Cómo deshacerse de las hormigas de azúcar para siempre

Se necesitan los siguientes ingredientes:

Método de preparación:

Lavar el limón y cortar en rodajas finas. Pelar el jengibre y cortar rodajas finas también. Poner a ambos en un frasco de vidrio limpio de 1L. Verter la miel, pero no llenar el frasco hasta arriba. Deja reposar durante un día para que el limón y el jengibre saquen su jugo.

Se cierra el frasco y colocar en la nevera durante 1-2 meses. Cuando la mezcla se convierte en una gelatina, diluirla con un poco de agua hervida caliente (opcional). Tu remedio está listo.

La dosis diaria para adultos – 2 cucharadas por día.

Para los niños – 1/2 cucharaditas.

Investigación y redacción: equipo de Vida Lúcida