Psicología Salud mental

La psicología y efectos de llorar

efectos de llorar

Los psicólogos Jonathan Rottenberg y Lauren M. Bylsma de la Universidad del Sur de Florida , junto con su colega Ad JJM Vingerhoets de la Universidad de Tilburg, describen algunos de sus hallazgos recientes sobre los efectos de llorar en el número de diciembre de Current Directions in Psychological Science, una revista de la Asociación para la Ciencia Psicológica.

Los efectos de llorar dependen de la situación

Los psicólogos analizaron las cuentas detalladas de más de 3.000 experiencias de personas que recientemente habían llorado (que se produjeron fuera del laboratorio) y encontraron que los efectos de llorar dependen totalmente de el qué, dónde y cuándo de un episodio de llanto particular.

Los investigadores encontraron que la mayoría de los encuestados reportó mejoras en su estado de ánimo después de un ataque de llanto.

Sin embargo, un tercio de los encuestados informó que no hubo mejoría en el estado de ánimo y una décima se sintió peor después de llorar.La encuesta también reveló, que las personas llorando recibieron apoyo social durante su episodio, eran los más propensos a reportar mejoras en el estado de ánimo.

Beneficios de llorar

La investigación hasta la fecha no ha producido una imagen clara de los beneficios de llorar, en parte debido a que los resultados a menudo parecen depender de la forma en que se estudia el llanto. Los autores señalan varios retos en estudiar con precisión el comportamiento de llorar en un laboratorio.

Los voluntarios que lloran en un laboratorio a menudo describen sus experiencias como no catárticas o que los haga sentir mejor. Más bien, llorando en un entorno de laboratorio a menudo resulta en los participantes del estudio que se siente peor; esto puede ser debido a las condiciones estresantes del estudio en sí, como ser grabado en video o visto por los asistentes de investigación. Esto puede producir emociones negativas (como la vergüenza), que neutraliza los beneficios positivos por lo general asociados con el llanto.

No dejes de leer:
5 hábitos cotidianos que pueden causarte depresión

Sin embargo, estos estudios de laboratorio han proporcionado resultados interesantes sobre los efectos físicos de llorar. Personas bajo el llanto sí muestran efectos tranquilizantes tales como una respiración más lenta, pero también experimentan mucho estrés y excitación desagradable, incluido el aumento de la frecuencia cardíaca y la sudoración.

Lo que es interesante es que la calma corporal suele durar más tiempo que la excitación desagradable. Los efectos calmantes pueden ocurrir más adelante y superar la reacción de estrés, lo que explicaría por qué la gente tiende a recordar sobre todo el lado agradable de llorar.

Llorar puede transformar algo negativo en algo positivo

La investigación ha demostrado que los efectos de llorar también dependen del que está derramando las lágrimas. Por ejemplo, las personas con trastornos de ansiedad o del estado de ánimo, son menos propensos a experimentar los efectos positivos de llorar. Además, los investigadores informan que las personas que carecen de información sobre sus vidas emocionales (una condición conocida como alexitimia) en realidad se sienten peor después de llorar.

Los autores sugieren que para estos individuos, su falta de visión emocional puede impedir que el tipo de cambio cognitivo necesario para una experiencia triste, se transforme en algo positivo.

El llanto ha llegado naturalmente a nosotros desde el día en que nacimos. Cuando éramos niños, lloramos cuando teníamos hambre, sueño, estábamos cansados, frustrados, sucios, lo que sea. A medida que crecimos un poco más, nuestras lágrimas rodaron cuando nos sentimos ignorados, asustados, amonestados por adultos, o nos caíamos. Las lágrimas no duraban mucho tiempo, y en pocos minutos estábamos de vuelta a nuestros normales, curiosos, activos “yoes” infantiles.

No dejes de leer:
Estudio revela reacción del cuerpo humano ante emociones

Pero ¿qué sucedió mientras fuimos creciendo? Hemos aprendido a reprimir nuestras emociones. No mostrar nuestra decepción o dolor tan fácilmente. Nos hicimos grandes chicos y chicas grandes, y nuestros padres y maestros nos recuerdan una y otra vez parar de llorar por esto o aquello y ser valientes.

Pero hecho del asunto es que todos tenemos a llorar incluso como adultos en algún momento u otro en nuestras vidas. Y los científicos han descubierto que los que tienen un buen llanto periódicamente en realidad llevar vidas más saludables.

Los efectos de llorar pueden curarte

1. Soltar la tensión y las toxinas de las tensiones emocionales del cuerpo. Después de una buena bronca, ¿no nos sentimos todos un poco más ligeros?
2. Las lágrimas que fluyen por la emoción, en realidad contienen mayores cantidades de proteína y beta endorfina – analgésicos naturales. Las lágrimas también matan las bacterias, lubrican los ojos y nos ayudan a ver mejor.
3. Los que lloran más a menudo que otros reportan menos enfermedades físicas que aquellos que la mantienen en su interior.
4. Ayuda a calmar tu interior y trae paz. Podemos ver la situación más claramente y con calma después de una buena sesión de llanto.

Ser fuerte y valiente no se trata de la supresión de las emociones. Se trata de la claridad, la voluntad de enfrentar lo que la vida ofrece a nuestra manera. Y conociendo el poder de la liberación. Así que la próxima vez que sientas que las lágrimas brotan, ve a buscar la caja de pañuelos y llora con todo tu corazón. Te sentirás mejor en más de un sentido.

Investigación y redacción: Vida Lúcida