Recetas

Preparación de vinagre de manzana casero

vinagre de manzana casero

Si quieres saber cómo se prepara el auténtico vinagre de manzana casero has llegado al lugar adecuado, ya que en la siguiente entrada te vamos a mostrar como confeccionar este maravilloso producto, que posee grandes beneficios medicinales y no presenta ningún tipo de elementos químicos que puedan ser perjudiciales para nuestra salud.

Preparación de vinagre de manzana casero

Ingredientes
Los ingredientes para nuestro vinagre de manzana casero no pueden ser más simples, de hecho, sólo necesitamos manzanas para ello.

Elaboración

Extraer el zumo de manzana

Lo primero que vamos a hacer es extraer el zumo. Las mejores manzanas para nuestro propósito son aquellas que no tienen golpes ni señales de moho y además son especialmente dulces. A destacar las que son de origen ecológico, aunque sean más caras. En caso contrario tendremos que limpiarlas a conciencia para evitar que cualquier fertilizante pueda estropear el proceso de fermentación.

Vamos a usar sólo la pulpa de la manzana, sin la piel ni su corazón. Ponemos el zumo o mosto en un envase ancho (los materiales aconsejados son cristal o barro) y solo lo llenemos hasta la mitad, para así asegurarnos una correcta fermentación. Para evitar que entre oxígeno y los gases puedan escaparse lo taparemos con un globo.

Durante este paso debemos vigilar que la temperatura esté entre los 18 y los 20 grados y hemos de esperar un tiempo aproximado entre un mes o mes y medio para completar el proceso. Si nuestro zumo de manzana tiene una temperatura mayor o menos que la indicada la fermentación se puede estropear.

No dejes de leer:
Bebida natural para aliviar alergias.

Consejos: el punto dulce de las manzanas es esencial, por lo que si son demasiado ácidas tendremos que añadir azúcar, pero sin pasarnos, ya que esto va a hacer que aumente también la graduación alcohólica de nuestro vinagre de manzana casero. Antes comentaba que usaremos sólo la pulpa, sin embargo echar algunos trocitos de piel va a conseguir que la fermentación sea mucho más rápida, cuidando siempre de que esté libre de cualquier producto químico.

Convirtiendo el zumo en vinagre de manzana casero

Antes de convertir este mosto en vinagre tenemos que verterlo en otro recipiente, con mucho cuidado de no usar el contenido que se ha quedado acumulado en el fondo. Este poso es uno de los indicativos de que nuestro zumo está listo pero no es apto para el consumo y por tanto hay que desecharlo. A continuación vamos a poner el recipiente en un lugar muy cálido, cercano a una estufa o a una ventana con abundante sol durante tres días, cubierto por un paño limpio.

Fermentación del vinagre de manzana casero

El último paso, después de que hayan pasado los tres días, es destapar el vaso y mantenerlo a una temperatura de 20 grados, evitando la exposición directa a la luz, por lo que el mejor lugar es aquel que es oscuro y no tiene variación térmica. Hay que remover el vinagre una vez al día para que se oxigene pero con mucho cuidado de no romper la capa de fermento que se acumula en la superficie, ya que estas bacterias son esenciales en este proceso. El tiempo que tenemos que esperar para que se complete la fermentación puede variar en cada caso, pero suele durar entre uno y dos meses.

No dejes de leer:
Desayuno de avena, durazno, manzana y coco

Y listo, ya tenemos en nuestras manos el auténtico vinagre de manzana casero 100% natural y sólo nos queda pasarlo a una botella opaca para que se conserve mejor.

Redacción: Equipo de Vida Lúcida