10 señales de que tu hijo tiene sensibilidad a los alimentos

Si tu hijo tiene alergia a los alimentos, probablemente ya sepas, por ejemplo, que le da urticaria después de comer fresas o no puede respirar después de comer cacahuates. Debido a esta respuesta inmune inmediata o reacción de IgE, las alergias alimentarias suelen ser muy fáciles de determinar. Sin embargo, más difícil de identificar es la sensibilidad a los alimentos, que son IgG o reacciones inmunes retardadas.

sensibilidad a los alimentos

Estas reacciones de IgG pueden ser muy difíciles de reconocer debido a la vaga y a menudo amplia gama de síntomas que pueden tardar hasta 72 horas en manifestarse.

10 señales de que tu hijo tiene sensibilidad a los alimentos

La sensibilidad a los alimentos puede desarrollarse con el tiempo, a menudo debido al consumo excesivo de estos alimentos y a los desequilibrios en el microbioma intestinal.

Las cinco principales sensibilidades alimentarias que se ven en los niños son: gluten, lácteos, maíz, soja y huevos. Las posibles consecuencias de consumir estos alimentos si tu hijo tiene sensibilidad a uno de ellos son la inflamación que puede provocar un intestino permeable y enfermedades crónicas como enfermedades autoinmunes en el futuro.

Entonces, ¿cuáles son los signos de sensibilidad a los alimentos en su hijo y cómo los evalúa?

10 señales de que su hijo tiene sensibilidad a los alimentos

  1. Dolores de estómago
  2. Estreñimiento y diarrea
  3. Fatiga, dolor articular y dolor muscular
  4. Infecciones frecuentes, especialmente de oídos y garganta
  5. Irritación y erupciones cutáneas
  6. Problemas de comportamiento
  7. ADD / ADHD u otros problemas de concentración
  8. Aumento o pérdida de peso inexplicable
  9. Mojar la cama con frecuencia
  10. Trastorno del espectro autista

Cómo realizar pruebas de sensibilidad a los alimentos

Se recomienda a todas las personas, sin importar la edad, que sigan una dieta de eliminación. Se trata de eliminar varios alimentos inflamatorios de tu dieta durante algunas semanas y luego vuelvan a agregar gradualmente cada alimento de uno en uno, observando reacciones y síntomas.

Dependiendo de la edad del niño, la gravedad de los síntomas y lo quisquilloso que sea, podemos adaptar la dieta para incluir solo los cinco alimentos inflamatorios principales enumerados anteriormente.

Puedes presentar al niño esta dieta como un experimento científico en el que va a jugar a los detectives y averiguar qué alimento causa qué síntoma o ningún síntoma. Ahora recuerda, estos síntomas de sensibilidad a los alimentos IgG son a menudo muy vagos y sutiles.

Análisis de sensibilidad alimentaria IgG

Por esa razón, se recomienda hacer un análisis de sangre de sensibilidad alimentaria IgG. La ventaja de esto es que podemos ver la respuesta inmunológica de tu hijo a una cantidad importante de alimentos. La desventaja de esta prueba es que no es 100% perfecta y puede haber falsos positivos si tu hijo tiene el intestino permeable y falsos negativos si no está consumiendo los alimentos actualmente.

Al final del día, el cuerpo sabe más que cualquier prueba. Si retiras los alimentos y tu hijo se siente mejor o los síntomas desaparecen, es un signo de sensibilidad a los alimentos. O, si cuando tu hijo vuelve a agregar la comida se siente peor o sus síntomas empeoran, eso es un signo de sensibilidad alimentaria.

5 consejos para ayudar a tu hijo a sobrellevar la sensibilidad a los alimentos

Al principio, esto puede parecer abrumador. Todos los padres quieren que sus hijos estén sanos. Afortunadamente, hay muchas cosas que puedes hacer para ayudarlos a crecer sanos y felices. Independientemente de la edad, los cinco consejos siguientes te ayudarán a facilitar su transición a una dieta más adecuada para sus cuerpos.

1. Capacita a tu hijo

Esto comienza con la dieta de eliminación. Permitir que tu hijo sea el detective y descubra qué alimentos causan un problema le da poder sobre su salud. Encuentro que una vez que los niños pasan por la dieta de eliminación, reconocen rápidamente la correlación entre el alimento agravante y los síntomas incómodos.

Ellos mismos toman la decisión de evitar la comida y no la ven como una regla arbitraria que pueden romper una vez que están fuera de la casa. Dependiendo de cuán quisquilloso sea tu hijo, los cambios pueden ser más difíciles, pero enfatiza todos los alimentos deliciosos que tu hijo puede comer, en lugar de centrarse en los pocos que no puede comer.

2. Come lo que comen

Muéstrale a tu hijo que todos los demás están de acuerdo con él y que su sensibilidad no es sólo de ellos. La comida está intrínsecamente ligada a nuestra cultura, nuestra familia y nuestra vida social.

Eso puede ser frustrante si tiene una dieta restringida, pero también le brinda una gran oportunidad para crear nuevos recuerdos con su familia: cocinar juntos, encontrar nuevos restaurantes favoritos, tal vez incluso crear nuevos bocadillos para llevarlos de viaje.

Tus hijos te miran en cada situación, así que modela para ellos. Muéstrales cómo prepararse y cocinar por sí mismos. Demuestra la importancia de leer las etiquetas nutricionales y hacer preguntas en los restaurantes.

El estrés de un cambio de dieta disminuye cuando se rodea de una red de apoyo familiar. No debes esperar que tu hijo pueda renunciar a un alimento que amaba mientras el resto de la familia lo come, y tu familia no debe esperar que cocines una comida diferente para cada persona. No deseas crear una dinámica en la que un niño se sienta privado.

Apóyalos quitando la comida de tu casa. Lo más probable es que la comida ofensiva no sea tan buena para nadie más de todos modos. Es mejor eliminar los alimentos problemáticos como el gluten y los lácteos antes de que la enfermedad tenga la oportunidad de arraigarse.

3. Facilita la transición siendo creativo en la cocina

Esta es una gran oportunidad para inventar nuevas recetas e involucrar a toda la familia. Establezca algunas pautas y crea un menú semanal con tus hijos, dándoles algo de opinión sobre lo que comen. Si tus hijos son quisquillosos para comer, recuerda que las papilas gustativas eventualmente se adaptan y cambian, y cuanto antes se hagan los cambios, mejor.

Es posible que puedas controlar lo que comen tus hijos cuando están en casa, pero ¿qué pasa cuando están fuera de casa? Aquí es donde un poco de preparación es realmente esencial. Prepare un almuerzo para tu hijo (si está dentro de tus posibilidades) para evitar los almuerzos escolares problemáticos.

Explícales que no deben intercambiar comida con sus compañeros de clase o comer la comida de la cafetería, y házles eso más fácil empacando bocadillos y almuerzos divertidos que disfruten. Concéntrate en frutas y verduras enteras u otras opciones portátiles como sobras de sopa en un termo, mantequillas de nueces, tortillas de arroz integral (si tu hijo puede tolerar los granos ) y tal vez un muffin casero como regalo.

4. Educa a otros padres y maestros

Se el defensor de tu hijo. Si no puedes preparar un almuerzo para tu hijo, habla con los maestros sobre tus opciones. Explícales la situación y asegúrete de que comprendan la gravedad de la sensibilidad a los alimentos y qué alimentos son problemáticos. Pide una copia del menú del almuerzo escolar y ayuda a tu hijo a seleccionar las comidas adecuadas.

Dependiendo de la edad del niño, la contaminación cruzada en el aula puede ser una preocupación. Pregúntale al maestro de tu hijo si puedes darle algunos bocadillos aprobados para tener a mano en caso de que un compañero de clase traiga comida para compartir. Ciertos materiales para manualidades contienen gluten, así que asegúrate de informar al maestro de tu hijo sobre este hecho.

Fuera del aula, educa a otros padres sobre la sensibilidad a los alimentos. Si tu hijo va a una fiesta de cumpleaños, pregúntales si puede traer algunas delicias sin gluten para los invitados a la fiesta. La mayoría de las personas no se darán cuenta de la sensibilidad y, como padre, debes enseñarles.

5. Busca un sistema de apoyo fuera de tu familia

Hay muchos recursos excelentes para padres de niños con restricciones dietéticas. Puede ser abrumador ayudar a tu hijo a lidiar con la sensibilidad a los alimentos mientras intentas navegar los cambios tú mismo.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.