11 alimentos que siguen buenos después de su fecha de vencimiento

Con la situación actual nos encontramos constantemente revisando nuestras despensas hasta el fondo y utilizando lo que sea que encontremos. Algunos de nosotros queremos evitar las salidas al supermercado a toda costa u ordenamos comida a domicilio. Sea cual sea tu caso, aún no tires esos alimentos que han pasado su fecha de vencimiento.

Alimentos que siguen buenos después de su fecha de vencimiento

Dependiendo del tipo de alimento, puede que muchos de ellos sigan buenos a pesar de haberse vencido. Las fechas de vencimiento son un aproximado de cuánto tiempo un producto seguirá en buen estado. Sin embargo, muchas veces puede ser seguro consumirlos incluso después.

Primero, lo más importante es entender qué significan realmente las fechas de caducidad.  

Las fechas de “caducidad” son las recomendaciones de los fabricantes de alimentos sobre cuánto tiempo se mantendrán los alimentos en su mejor calidad. Consumirlo después de la fecha no debería ser perjudicial. 

Las fechas de “vencimiento” son para que los consumidores sepan cuánto tiempo se considerará fresco el producto. Después de eso, la comida puede echarse a perder. Es una pauta aproximada y siempre puedes usar tu propio juicio para determinar si la comida aún está buena. 

Las fechas que dicen «Vender antes de» son para que las tiendas sepan cuánto tiempo deben tener este producto en exhibición. Puedes consumir el producto después de esa fecha, pero probablemente la calidad y el sabor hayan disminuido. Esta fecha no es una cuestión de seguridad alimentaria. 

Las fechas de caducidad también reflejan la calidad, no la seguridad alimentaria, y es una recomendación aproximada del fabricante.

Estos son 11 alimentos que se mantienen en buen estado incluso después de su fecha de vencimiento 

1. Queso duro     

Los quesos duros como el parmesano aún pueden ser comestibles incluso cuando comienzan a mostrar signos de envejecimiento. Si pasa su fecha de caducidad, es posible que se forme moho blanco o azul verdoso en la superficie. En este caso solo corta las partes afectadas y el resto del queso será perfectamente comestible.

Los quesos duros tienen un bajo contenido de humedad, lo que dificulta el crecimiento de las bacterias, ya que la mayoría de las bacterias prefieren los ambientes húmedos.

2. Huevos    

Los huevos son artículos perecederos que pueden deteriorarse tan rápido como otros alimentos de origen animal. Pero su vida útil se puede extender por un par de días con un manejo adecuado. Si se mantienen en el refrigerador a 4.4 grados Centígrados, se mantendrán en buen estado durante aproximadamente tres o cuatro semanas después de la fecha de empaque.

3. Granola y cereal     

Los alimentos secos y procesados ​​contienen poca o ninguna humedad, lo que reduce su perecibilidad. Esto hace que sean completamente comestibles entre una y tres semanas después de su fecha de vencimiento. Los frutos secos, las patatas fritas y las galletas saladas duran mucho tiempo por la misma razón.   

4. Pan     

 El pan puede durar aproximadamente una semana después de su fecha de vencimiento, pero tienes que estar atento al moho. Guarda el pan en un ambiente seco y fresco. Para que el pan dure más tiempo, congélalo y se conservará entre tres y seis meses. Con el tiempo puede perder su frescura y sabor, pero aún así será comestible.   

5. Pasta     

El bajo contenido de humedad de la pasta puede compensar la rancidez, ya sea blanca o integral. Por lo tanto, es seguro usarla hasta aproximadamente dos años después de su fecha de vencimiento. Ten en cuenta que la calidad disminuirá con el tiempo. Esto mismo se aplica al arroz seco y la avena cruda.   

6. Maíz enlatado   

El maíz enlatado es uno de los alimentos más duraderos que hay disponibles. La fecha de caducidad suele ser de tres o cinco años. Pero puede consumirse con seguridad hasta uno o dos años después, ya que el proceso de enlatado mata los microorganismos que estropean los alimentos y no hay oxígeno dentro que los eche a perder.   

los frijoles, champiñones, salsa para pasta, pollo, chile y frutas son otros productos enlatados que duran mucho tiempo. El sabor se verá afectado a medida que pase el tiempo, pero deberían ser seguros de consumir.

7. Ingredientes secos    

La harina blanca, la sal, el bicarbonato de sodio, el polvo de hornear y el azúcar se incluyen en esta categoría.

Dado que no hay humedad en los ingredientes secos, son menos susceptibles al crecimiento bacteriano en general. La sal, en particular, nunca se echa a perder porque no tiene los medios para apoyar el crecimiento bacteriano y, a menudo, se usa como conservante.

8. Leche    

La leche de vaca puede durar hasta una semana después de su fecha de vencimiento, pero generalmente sólo alrededor de 2-3 días. Siempre huele antes de usarla para asegurarte de que no tenga un olor agrio. La forma en que se procesó la leche también puede afectar la duración de su vencimiento. La leche pasteurizada, UHT (temperatura ultra alta) y cruda, todas difieren en términos de vida útil..  

9. Nueces    

Las nueces no contienen mucha humedad, pero debido a su alto contenido de grasa, siempre inspecciona las nueces antes de comerlas si han estado en tu despensa por un tiempo. 

Si tienen olor a hierba o pintura, se ven oscuras o aceitosas, o si hay daños por agua en el empaque, tiralas. Lo mejor es siempre almacenar las nueces en un lugar fresco y seco. Si tienes espacio en tu refrigerador, guárdalas allí. Si no, un armario oscuro y fresco será suficiente.  

10. Hortalizas de raíz    

 Las hortalizas de raíz como la remolacha, la zanahoria y la chirivía pueden durar varias semanas sin ningún efecto negativo en su sabor.

En general, cuanto más fresca sea la comida y más agua y aceite contenga, más rápido se echará a perder.

11. Miel   

La miel nunca se echa a perder. Es un ácido de baja humedad, tiene un alto contenido de azúcar e incluso contiene peróxido de hidrógeno. En general, es un entorno muy desfavorable para la mayoría de los microbios. Entonces, si la miel se sella correctamente y se almacena en un ambiente seco, durará para siempre.    

Cómo saber cuando un alimento se ha echado a perder  

En caso de que tengas esta duda, usa tus sentidos de la vista, el tacto y el olfato para comprobar si la comida se ha echado a perder. Si huele mal, se siente mal y se ve mal, lo más probable es que lo esté.

Por ejemplo, la leche en mal estado tendrá un olor desagradablemente agrio o incluso pútrido. La carne que tiene un olor acre, tipo amoníaco, que está adquiriendo un tono verde y es viscosa también demuestra obvias señales de que está en mal estado. 

La decoloración o el moho en verduras y frutas son un signo de rancidez.   

Además, no consumas productos enlatados si:

  • Están abollados o abultados.
  • Si el sello está roto.
  • Si salen restos de comida seca desde la parte superior, o
  • Si la comida del interior huele mal.
  • Si tiene un color antinatural o moho espumoso / similar al algodón en la parte superior.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.