11 interesantes datos sobre la temperatura del cuerpo

La temperatura de tu cuerpo puede revelar mucho acerca de tu salud. La temperatura corporal es uno de los signos vitales importantes que los doctores siempre están revisando. Una infección puede ocasionar fiebre, pero la temperatura del cuerpo también puede variar dependiendo de tu sexo, edad, e incluso cambia cuando dices una mentira.

Hombre con termómetro para medir temperatura

Sigue leyendo para aprender más cosas sobre la temperatura corporal estándar, fiebre, y otros factores que afectan en la temperatura de tu cuerpo.

1. ¿Qué se considera como temperatura corporal normal?

La temperatura corporal normal generalmente se considera en un rango de 36,5 y 37,5 ºC. Esta temperatura corporal «normal» puede variar dentro de este rango y la temperatura que sea normal para ti puede ser un poco más alta o más baja que la temperatura corporal promedio.

Tu cuerpo siempre está adaptando su temperatura en respuesta a las condiciones ambientales. Por ejemplo, la temperatura de tu cuerpo aumenta cuando haces ejercicio. Y si revisas tu temperatura con un termómetro, verás que es más alta al final de la tarde y por la noche que a primera hora de la mañana cuando te levantas.

Los bebés y los niños pequeños tienen una temperatura corporal más alta que los niños mayores y los adultos, porque la superficie de sus cuerpos es más grande en relación con su peso, y su metabolismo es más activo. Los recién nacidos generalmente tienen una temperatura corporal promedio de 37.5 grados C.

2. ¿Qué es una fiebre?

La fiebre es un aumento temporal de la temperatura corporal y, a menudo, es causada por una enfermedad. Una temperatura rectal, del oído o de la arteria temporal (la frente) de 38 grados o más generalmente indica fiebre. La fiebre generalmente desaparece en unos pocos días. Si tienes fiebre, también puede experimentar los siguientes síntomas:

  • Escalofríos y temblores.
  • Transpiración.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolores musculares.
  • Pérdida de apetito.
  • Irritabilidad.
  • Deshidratación.
  • Debilidad general.

Para los adultos, tener una temperatura corporal de 39.4 grados C o más puede ser motivo de preocupación y justifica una llamada a tu médico. También asegúrate de llamar a tu médico si, junto con la fiebre, tienes dolor de cabeza intenso; una erupción cutánea inusual; sensibilidad inusual a la luz brillante; rigidez en el cuello y dolor al inclinar la cabeza hacia adelante; confusión mental; vómitos persistentes; dificultad para respirar o dolor en el pecho; dolor abdominal o dolor al orinar; o convulsiones.

Para los bebés y niños pequeños, una temperatura que es solo un poco más alta de lo normal podría ser un signo de una infección grave. 

Llama a tu médico si tu hijo es menor de 3 meses y tiene una temperatura rectal de 38 grados C o más; tiene entre 3 y 6 meses y tiene una temperatura rectal de hasta 38.8 grados C y parece atípicamente irritable, letárgico o incómodo, o tiene una temperatura superior a 38.8 grados C; o si tiene entre 6 y 24 meses y tiene una temperatura rectal superior a 38.8 grados C que dure más de un día.

Si tu hijo tiene 2 años o más, llama a tu médico si ha tenido fiebre durante más de 3 días o si no responde.

Los niños pequeños de 6 meses a 5 años pueden experimentar convulsiones febriles si tienen una temperatura corporal alta, que generalmente implica pérdida de conciencia y sacudidas de las extremidades en ambos lados del cuerpo. 

Solicita atención médica de emergencia si una convulsión dura más de cinco minutos, o lleva a tu hijo al médico lo antes posible después de la convulsión para averiguar qué la causó.

3. La fiebre puede ayudarte a combatir una infección

A la mayoría de las personas les preocupa la fiebre, pero en realidad esta puede ser muy útil. Varios medicamentos de venta libre pueden reducir la fiebre, como el acetaminofeno  (Tylenol) o el ibuprofeno (Advil, Motrin IB), pero algunas veces es mejor no tratarla. 

Esto se debe a que la fiebre parece jugar un papel importante para ayudar a tu cuerpo a combatir las infecciones. Aún así, tu médico puede recetarte un antibiótico si sospecha una infección bacteriana, como neumonía o faringitis estreptocócica. 

4. ¿Qué temperatura corporal debes tener en cuenta cuando se trata del coronavirus?

La fiebre es uno de los síntomas del COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). La temperatura corporal baja no es un síntoma de COVID-19. 

Si crees que puede haber estado expuesto al nuevo coronavirus, los CDC recomiendan que te tomes la temperatura dos veces al día  para ver si tienes fiebre. Los CDC definen la fiebre como 38 grados C o más. Si tienes un niño menor de 4 años, usa un termómetro para el oído para medir su temperatura o coloca un termómetro regular debajo del brazo de tu hijo en el centro de la axila. 

Si la temperatura de la axila de tu hijo es de 37.4 grados C o más, tiene fiebre.

5. Mientras envejecemos nuestra temperatura corporal disminuye

Si te parece que siempre tienes frío, incluso durante los días calurosos de verano, podría ser tu edad. Estudios han demostrado que a medida que envejecemos, nuestra temperatura corporal promedio disminuye ligeramente. 

Un estudio publicado en el Journal of Clinical Nursing que midió la temperatura corporal de 133 residentes de hogares de ancianos encontró que la temperatura corporal estaba por debajo del promedio en aquellos de 65 a 74 años; era incluso más baja en personas de 75 a 84; y se encontraba en las más bajas entre los mayores de 85 años, algunos de los cuales tenían una temperatura corporal de 34.16 grados C en circunstancias normales.

Es importante saber esto, porque las personas mayores pueden tener fiebre a temperaturas más bajas que los adultos más jóvenes.

6. Hombres y mujeres tienen diferentes temperaturas corporales

En un estudio, investigadores de la Universidad de Utah, E.E.U.U. encontraron que la temperatura corporal normal de las mujeres es, en promedio, 0.2 grados más alta que la de los hombres (36.5 vs. 36.3). Pero las manos de las mujeres son 1.5 grados C más frías que las de los hombres en promedio: 30.6 grados C, en comparación con 32.2 grados C para los hombres.

7. Un gorro puede no ser suficiente para ayudarte a retener el calor corporal

¿Recuerdas cuando tu mamá te decía que usaras un gorro cuando hiciera frío afuera, porque la mayor parte del calor corporal se pierde por la cabeza? Resulta que su consejo puede no haber sido completamente acertado, según un artículo publicado en la revista médica BMJ

Los estudios han demostrado que no hay nada que sea especial en cuanto a tu cabeza en lo que respecta a la pérdida de calor: cualquier parte de tu cuerpo que no esté cubierta pierde calor y reducirá la temperatura central de tu cuerpo proporcionalmente.

8. Decir una mentira puede hacer que tu temperatura cambie

Decir mentiras no hará que tu nariz crezca, pero sí la hará más fría. A pesar de esta discrepancia con la vieja historia para niños, los investigadores de la Universidad de Granada en España llamaron a sus hallazgos el «efecto Pinocho». 

En un estudio publicado en abril de 2018, se utilizaron imágenes térmicas para demostrar que la ansiedad provocada por una mentira hace que la temperatura de la nariz disminuya y la temperatura de las áreas alrededor de la frente aumenten.

9. El pimiento rojo puede incrementar la temperatura corporal

¿Te gusta la comida picante? Con ellas puedes elevar la temperatura de tu cuerpo y acelerar tu metabolismo. Un estudio publicado en Physiology and Behavior hizo que los participantes agregaran aproximadamente 1 gramo de pimiento rojo a sus alimentos. Su temperatura corporal central aumentó, pero la temperatura de su piel se redujo. 

Los autores del estudio teorizan que este aumento de la producción de calor junto con la disminución de las sensaciones de apetito demuestra un beneficio potencial de consumir pimiento rojo para las personas que intentan controlar su peso, especialmente para quienes generalmente no consumen alimentos picantes.

10. Un corazón fresco puede proteger tu cerebro

La hipotermia terapéutica es un tipo de tratamiento que a veces se usa para las personas que tienen un paro cardíaco (cuando el corazón deja de latir repentinamente). Una vez que el corazón empieza a latir nuevamente, los médicos utilizan dispositivos de enfriamiento para reducir la temperatura corporal del paciente alrededor de 31.6 a 33.8 grados C. 

La disminución de la temperatura corporal inmediatamente después del paro cardíaco puede reducir el daño al cerebro y aumenta las posibilidades de que la persona se recupere.

11. La temperatura corporal puede ayudar a determinar la hora de la muerte

Después de que las personas fallecen, ya no producen calor corporal, y el cuerpo se enfría lentamente. Este proceso se llama algor mortis (en latín, «la frialdad de la muerte»). El algor mortis se ha utilizado como herramienta en investigaciones forenses para estimar cuánto tiempo pasó desde que falleció la persona hasta que se descubrió el cuerpo. 

Pero varios factores afectan la temperatura corporal, por lo que no es una técnica totalmente confiable o precisa.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.