5 formas de ser más resistente al estrés

El estrés es inevitable, por ello la clave es aprender a afrontarlo si queremos recibir menos consecuencias por el estrés crónico.

Cómo ser más resistente al estrés

Conoce cinco alternativas para mejorar nuestra respuesta al estrés y desarrollar resiliencia sin agregar tiempo adicional a nuestro horario.

La resiliencia significa ser capaz de adaptarse a las inevitables tensiones y fracasos de la vida. Si a menudo te sientes infeliz o deseas modificar la forma en que reaccionas ante algo, es posible que debas trabajar en tu capacidad de recuperación.

5 formas de ser más resistente al estrés

Aquí hay cinco tácticas que puede usar para aumentar su resistencia y aprovechar al máximo la vida.

1. Ser más consciente

Ser más consciente de nuestros pensamientos y acciones puede ayudarnos a identificar patrones y áreas en las que podemos mejorar. Además, te permite reconocer lo que ya estás haciendo bien.

2. Observa tus reacciones

La próxima vez que te sienta ansioso, detente y observa tu reacción. Quizás te estés preguntando, “¿De dónde viene esto?” Una vez que lo hagas, puedes elegir otra reacción o forma de pensar.

3. Escucha a tu cuerpo

¿Cómo reacciona tu cuerpo ante situaciones estresantes? ¿Estás apretando la mandíbula o los dientes? ¿Notas que tu frecuencia cardíaca aumenta? ¿Estás preocupado repetidamente por el mismo problema?

4. Anótalo

Haz una lista de los signos y síntomas del estrés. Escribe lo que te dice tu mente en el momento de estrés. Entonces puede que te preguntes si lo que te estás diciendo a ti mismo es cierto, real o lógico.

El estrés a menudo desencadena pensamientos irracionales. Al observarlos, puedes retroceder y obtener una perspectiva diferente.

5. Centra tu atención

Una técnica poderosa para lidiar con el estrés es concentrarse en el presente. Centrar tu atención requiere práctica. Para desarrollar esta habilidad, trata de concentrarte en los detalles de tu entorno y experiencias diarias.