5 razones por las que ‘dar a los demás’ ayuda en la depresión

Dar a los demás“. ¿Suena como el consejo de la escuela dominical? Pero dar a los demás es ahora uno de los cinco “Pasos para el bienestar mental” recomendados por el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido. “Los actos como el voluntariado en tu centro comunitario local pueden mejorar tu bienestar mental”, afirma el sitio web del NHS. ¿Puede ser verdad? ¿Dar a los demás es realmente una intervención que vale la pena para mejorar tu estado de ánimo?

dar a los demás

Cinco maneras en que dar a los demás mejora tu estado de ánimo

Según un proyecto de investigación reciente en la Escuela de Medicina de Exeter que recopiló pruebas de 40 estudios diferentes en los últimos 20 años, sí. Ellos también concluyeron que el voluntariado llevó a una depresión más baja y a un mayor bienestar.

Pero ¿cómo ayuda? ¿Qué hace exactamente el voluntariado que puede hacer que te sientas mejor?

1. Dar a los demás implica el poder de la conexión social

A pesar de nuestras vidas modernas que parecen enfocadas en el “culto al yo”, los humanos son animales sociales que necesitan interacción para florecer. Sin esto, corre el riesgo de sentirse mal entendido, soledad severa y baja confianza en sí mismo. De hecho, la falta de conexión social ha demostrado ser causa de depresión.

El voluntariado, por otro lado, nos permite interactuar con otros de maneras valiosas y ser apreciado.

Y la sensación de conexión que genera el voluntariado podría ayudar a tu depresión de una manera sorprendente si ya estás en terapia. El estudio anterior también descubrió que cuanto más conectado se sentía, más probable era que obtuviera resultados de sus sesiones de terapia.

2. Ayudar a los demás puede crear un cambio en los patrones de pensamiento

La depresión provoca pensamientos cada vez más negativos conocidos como “errores de pensamiento” o “distorsiones cognitivas” en la psicología.

Estos pensamientos pueden ser debilitantes. Según la terapia conductual cognitiva (TCC), esto se debe a que inician un ciclo. Los pensamientos crean sentimientos y sensaciones corporales que desencadenan acciones. Y si estás deprimido, esta acción podría ser sentarse en el sofá todo el día sintiendo que no tiene energía para hacer nada, o puede ser una acción negativa, como decirle a tu mejor amigo que se vaya, lo que lo envía a una situación aún más baja.

El voluntariado te hace subir y salir por la puerta y tomar una acción positiva: ayudar a los demás. La TCC cree que empujarnos a nosotros mismos a una acción más positiva como esta es una manera de romper el ciclo de pensamientos negativos y estados de ánimo bajos, un método conocido como ‘intervención conductual’.

Dar a los demás también tiene el beneficio adicional de cambiar tu enfoque, incluso si es solo por una hora o más. Esto significa que obtienes un descanso muy necesario de tus pensamientos negativos e incluso podrías encontrarte experimentando pensamientos positivos (disfruto ayudando a esta otra persona, tengo habilidades para compartir que ni siquiera sabía que tenía, mi vida no es tan mala realmente, etc). Y los pensamientos positivos como estos pueden cambiar tu ciclo de pensamientos, emociones y acciones en una espiral ascendente, en lugar de descendente.

3. El voluntariado cambia tu perspectiva

dar a los demas ayuda en la depresion

Mira la imagen de arriba. ¿Qué ves? ¿Una anciana o una joven? Ambos están ahí, pendientes en tu perspectiva personal.

Y la vida puede ser igual: a veces, todo lo que necesitas hacer es cambiar el ángulo en el que estás mirando las cosas (tu perspectiva) y pensamientos nuevos y más positivos, así como mejores oportunidades abiertas para ti.

Te puede interesar:
10 Tips para combatir la depresión naturalmente

Sin embargo, cuando estás deprimido, puede ser muy difícil sentirte motivado a cambiar de perspectiva por ti mismo. Tu pensamiento puede sentirse tan confuso que es casi imposible.

El voluntariado hace el trabajo por ti, mostrándote diferentes perspectivas de la vida al hacer que interactúes con personas con las que quizás no te encuentres y aprendiendo cómo ven y viven sus vidas. Esto puede provocar un cambio natural en la forma en que ves y vives la tuya. Podría ser más bien un cambio de perspectiva en ti mismo como, “Tengo habilidades útiles para compartir”, “Realmente puedo cambiar las vidas de otros”, “Tengo más poder del que me di cuenta”.

4. Dar a los demás ha sido vinculado a un aumento de la autoestima

En una revisión exhaustiva sobre el voluntariado en el Reino Unido hubo una prevalencia de personas que informaron que había elevado su autoestima.

Se debe hacer más investigación sobre por qué esto es así, aunque la lógica diría que el voluntariado puede enseñarte nuevas habilidades, mejorar las que ya tienes, ayudarte a sentirte útil y reconocer tus recursos internos, brindarte más propósitos y también mejorar tu interrelación con los demás. Todos los cuales están destinados a ayudar a tu confianza.

Y cuanto mejor te sientes sobre ti mismo, cuanto más veas tu verdadero valor, más difícil será sentirte deprimido.

5. El voluntariado conduce a una mejor salud en general

Se sospecha de la conexión entre la mente y el cuerpo durante mucho tiempo. De alguna manera, es lógica: todos nos sentimos malhumorados cuando estamos enfermos, y si gozamos de mejor salud, es más fácil estar de mejor humor. Entonces, ¿sentirte bien dando a los demás puede aumentar la salud física?

Un estudio[¹] de cuatro años realizado en la Universidad Carnegie Mellon en adultos mayores de 50 años que se ofrecieron como voluntarios, encontró que aquellos que se ofrecieron como voluntarios durante 200 horas o más al año tenían menos probabilidades de desarrollar presión arterial alta y más probabilidades de disfrutar de bienestar psicológico.

Pero ¿qué fue primero, el bienestar o la mejor salud? Es complicado para los estudios desempaquetar, y se requiere más evidencia. Pero quizás la pregunta realmente debería ser, ¿por qué no ser voluntario y disfrutar de mejores niveles de ambos?

Como beneficio adicional, también se piensa que el voluntariado no solo reduce el estrés, sino que también aumenta la longevidad. ¿Recuerdas el resumen de la investigación realizado en la Universidad de Exeter? También informó una reducción del 22 por ciento en el riesgo de morir.

¿No tienes tiempo para ser voluntario?

No tienes que inscribirte en un programa comunitario para dar su tiempo y energía a los demás. No hay nada de malo en hacer pequeños actos de generosidad en tu vida diaria.

Como lo expresa el NHS, “incluso el acto más pequeño puede contar, ya sea una sonrisa, un agradecimiento o una palabra amable”.

Desde tomarse unos minutos para hablar con la mujer que trabaja en tu tienda local o el hombre sin hogar frente a tu lugar de trabajo, hasta dedicarte a sonreírle a un extraño por día, ¿de qué manera puedes ofrecer parte de tu tiempo y energía a otros regularmente?

¿Has visto un resultado positivo en tu estado de ánimo como voluntario? Comparte a continuación e inspira a otros.

Bibliografía
  1. Sneed, R. S., & Cohen, S. (2013). A prospective study of volunteerism and hypertension risk in older adults. Psychology and Aging, 28(2), 578-586.

    http://dx.doi.org/10.1037/a0032718

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.