Depresión sonriente: es posible estar deprimido mientras te muestras feliz

El término “depresión sonriente“, donde las personas parecen felices ante los demás mientras sufren síntomas depresivos internamente, se ha vuelto cada vez más popular. Artículos sobre el tema han aparecido en la literatura popular, y el número de búsquedas de Google para la condición ha aumentado dramáticamente este año. Algunos pueden cuestionar, sin embargo, si esto es realmente una condición patológica real.

depresión sonriente

Depresión sonriente: es posible estar deprimido mientras te muestras feliz

Si bien la depresión sonriente no es un término técnico que usan los psicólogos, ciertamente es posible estar deprimido y lograr enmascarar con éxito los síntomas. El término técnico más cercano para esta condición es “depresión atípica”. De hecho, una proporción significativa de las personas que experimentan un mal humor y una pérdida de placer en las actividades logran ocultar su condición de esta manera. Y estas personas podrían ser particularmente vulnerables al suicidio.

Difícil detectar a personas con depresión sonriente

Puede ser muy difícil detectar a las personas que sufren de depresión sonriente. Pueden parecer que no tienen una razón para estar tristes: tienen un trabajo, un apartamento y tal vez incluso niños o una pareja. Ellos sonríen cuando los saludas y pueden llevar conversaciones placenteras. En resumen, se ponen una máscara al mundo exterior mientras llevan vidas aparentemente normales y activas.

En el interior, sin embargo, se sienten desesperanzados y abatidos, a veces incluso teniendo pensamientos acerca de terminar todo. La fuerza que tienen para continuar con su vida diaria puede hacer que sean especialmente vulnerables a llevar a cabo planes de suicidio. Esto contrasta con otras formas de depresión, en las cuales las personas pueden tener ideas suicidas, pero no tienen suficiente energía para actuar en base a sus intenciones.

Si bien las personas con depresión sonriente ponen una “cara feliz” al mundo exterior, pueden experimentar un real levantamiento en su estado de ánimo como resultado de acontecimientos positivos en sus vidas. Por ejemplo, recibir un mensaje de texto de alguien de quien tenían muchas ganas de escuchar o ser elogiado en el trabajo puede hacer que se sientan mejor por unos momentos antes de volver a sentirse mal.

Síntomas de la depresión atípica

Otros síntomas de esta afección incluyen comer en exceso, sentir una sensación de pesadez en los brazos y piernas y ser herido fácilmente por la crítica o el rechazo. Las personas con depresión sonriente también tienen más probabilidades de sentirse deprimidas por la noche y sentir la necesidad de dormir más de lo normal. Sin embargo, con otras formas de depresión, su estado de ánimo puede empeorar por la mañana y puede sentir la necesidad de dormir menos de lo que normalmente está acostumbrado.

La depresión sonriente parece ser más común en personas con ciertos temperamentos. En particular, está relacionado con ser más propensos a anticipar el fracaso, tener dificultades para superar situaciones vergonzosas o humillantes y tender a rumiar o pensar excesivamente sobre las situaciones negativas que han tenido lugar.

Carga y tratamiento para la depresión sonriente

Es difícil determinar exactamente qué causa este tipo de depresión, pero un estado de ánimo bajo puede deberse a varias cosas, como problemas de trabajo, ruptura de relaciones y sentimientos como si la vida no tuviera un propósito y un significado.

Te puede interesar:
¿Cuántas horas deberías dormir para evitar la depresión?

Es muy común. Aproximadamente una de cada diez personas está deprimida, y entre el 15% y el 40% de estas personas sufren de la forma atípica que se asemeja a la depresión sonriente. Dicha depresión a menudo comienza temprano en la vida y puede durar mucho tiempo.

Si sufres de una depresión sonriente, es especialmente importante obtener ayuda. Sin embargo, lamentablemente, las personas que padecen esta afección generalmente no lo hacen, ya que, en primer lugar, no creen que tengan un problema; este es el caso en particular si parece que continúan con sus tareas y rutinas diarias como antes. También pueden sentirse culpables y racionalizar que no tienen nada por lo que estar tristes. Así que no le cuentan a nadie sobre sus problemas y terminan sintiéndose avergonzados de sus sentimientos.

Entonces, ¿cómo se puede romper este ciclo? Un punto de partida es saber que esta condición realmente existe y que es grave. Solo cuando dejamos de racionalizar nuestros problemas porque pensamos que no son lo suficientemente serios, podemos comenzar a hacer una diferencia real. Para algunos, esta idea puede ser suficiente para cambiar las cosas, porque los pone en un camino para buscar ayuda y liberarse de las cadenas de la depresión que los han estado frenando.

El ejercicio y la meditación pueden ayudar

La meditación y la actividad física también han demostrado tener enormes beneficios para la salud mental. De hecho, un estudio realizado por la Universidad de Rutgers en los EE. UU., mostró que las personas que habían hecho meditación y actividad física dos veces a la semana experimentaron una caída de casi el 40% en sus niveles de depresión solo ocho semanas después del estudio. La terapia cognitiva conductual, aprender a cambiar los patrones de pensamiento y comportamiento, es otra opción para los afectados por esta condición.

Buscar un propósito en la vida puede ser solución a depresión encubierta

Y encontrar significado en la vida es de suma importancia. El neurólogo austriaco Viktor Frankl escribió que la piedra angular de la buena salud mental es tener un propósito en la vida. Dijo que no deberíamos aspirar a estar en un “estado sin tensión”, libre de responsabilidades y desafíos, sino que deberíamos luchar por algo en la vida. Podemos encontrar un propósito quitando la atención de nosotros mismos y colocándola en otra cosa.

Así que encuentra un objetivo que valga la pena e intenta avanzar regularmente en él, incluso si es por una pequeña cantidad cada día, porque esto puede tener un impacto positivo.

También podemos encontrar un propósito cuidando a otra persona. Cuando nos quitamos el foco de atención y empezamos a pensar en las necesidades y deseos de otra persona, comenzamos a sentir que nuestras vidas son importantes. Esto puede lograrse como voluntario o cuidando a un miembro de la familia o incluso a un animal.

Sentir que nuestras vidas son importantes es, en última instancia, lo que nos da un propósito y un significado, y esto puede hacer una diferencia significativa para nuestra salud mental y nuestro bienestar.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.