Depresión Psicología

8 conductas de adultos que tuvieron padres depresivos en la infancia

Hoy en día, casi el veinte por ciento de la población cumple con los criterios para alguna forma de depresión, y eso no significa personas que están sintiendo tristeza temporalmente y estarán mejor la próxima semana, sino personas que tienen dificultades reales para funcionar en la vida. Cuenta cada quinta persona que veas en la calle, y es cómo cuántas personas en tu comunidad pueden estar sufriendo de depresión. Necesitamos entender la conexión entre la depresión adulta y el comportamiento durante la infancia.

adultos con padres depresivos en su infancia

La cantidad de personas que sufren depresión ha alcanzado proporciones épicas, y el problema parece empeorar. Toma largas horas de trabajo, combina eso con mayor responsabilidad, poco tiempo para relajarse, montañas de deudas, una dieta deficiente, sin tiempo para hacer ejercicio, además de otros factores estresantes, y tienes una receta para el desastre. Desafortunadamente, esta lista de factores estresantes se aplica a la mayoría de las personas hoy en día, y el resultado final generalmente son emociones negativas subyacentes, que pueden conducir a la depresión y otros problemas de salud mental.

Sin embargo, la depresión no es solo ambiental, también es genética. Esta es la razón por la cual los hijos de padres deprimidos tienen una probabilidad mucho más alta de desarrollar depresión ellos mismos. De hecho, según un estudio, el 25% de los niños con dos padres deprimidos tenían problemas emocionales o de conducta.

8 comportamientos de adultos que tuvieron padres depresivos en la infancia

En este artículo, discutiremos los comportamientos típicos de adultos que tuvieron padres deprimidos para que puedas obtener la ayuda que necesitas si padeces depresión, o busques los signos en tus seres queridos.

1. Abuso de sustancias

Debido a su depresión recurrente o incluso constante, adultos que tenían padres deprimidos a menudo intentan ahogar sus sentimientos con drogas o alcohol. Según la Asociación de Ansiedad y Depresión de Estados Unidos, alrededor del 20 por ciento de personas (en EU) con un trastorno de ansiedad o estado de ánimo como la depresión, tienen un trastorno por consumo de alcohol u otras sustancias, y alrededor del 20 por ciento de aquellos con un trastorno por consumo de alcohol o sustancias, tienen también un trastorno de ansiedad o del estado de ánimo.

También puedes leer:
7 razones de porqué los antidepresivos no funcionan

Las sustancias pueden aliviar temporalmente los síntomas depresivos, pero a la larga, los estudios han demostrado que las drogas y el alcohol empeoran la enfermedad mental.

2. Comportamiento antisocial

Debido a que los padres con depresión tienen más probabilidades de desconectarse de los demás y pasar más tiempo solos, el niño puede comenzar a imitar este comportamiento una vez que alcanzan una determinada etapa de desarrollo. Esto puede trasladarse fácilmente a la edad adulta si el niño no tiene ninguna influencia adulta que no sea la de sus padres.

Según un artículo sobre NCBI, “la depresión se asocia significativamente con una crianza negativa más hostil y con una crianza más desconectada (retraída). Debido a que los padres pueden no brindar el apoyo emocional que el niño necesita, el niño mismo comienza a retirarse porque se siente ya descuidado o imitando el comportamiento de los padres.

3. Problemas para mantener las relaciones

La depresión hace que sea difícil tener relaciones constantes con los demás, porque la persona simplemente no tiene la energía para mantenerse al día con la relación. Además, la ansiedad social a menudo ocurre comórbidamente con la depresión, lo que puede dificultar aún más las relaciones adultas. Si los padres no tienen muchas amistades fuera de su matrimonio, tienden a pasar más tiempo en casa. Como resultado, pueden sofocar al niño, lo que puede conducir a un vínculo no saludable. Además, el niño puede mostrar dificultad para hacer amigos, y esto también puede llevarlo a la adultez.

4. Baja autoestima

Los adultos que tenían padres deprimidos generalmente tienen poca confianza en sí mismos porque nunca se les enseñó cómo desarrollar su propia personalidad. De acuerdo con Michelle Sherman, PhD, profesora asociada clínica de psicología en el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Oklahoma en Oklahoma City, los hijos de padres deprimidos podrían incluso culparse por la depresión de sus padres. Esto, junto con la crianza negativa, puede llevar a una baja autoestima y problemas para mantener un sentido de sí mismo.

También puedes leer:
Cuento de la autodependencia por Jorge Bucay.

5. Bajo rendimiento

Los padres sanos normalmente respaldan los esfuerzos de los niños y los alientan a perseguir sus objetivos. Sin embargo, un padre desilusionado con depresión puede no tener la capacidad de estar ahí para sus hijos emocionalmente, lo que puede obstaculizar el rendimiento de un niño. Debido a que el niño no tiene a los padres alentándolos, es posible que no rindan al máximo de sus capacidades, lo que puede provocar problemas en la escuela y el lugar de trabajo más adelante.

adultos con padres depresivos en la infancia

6. Pérdida de interés en la vida

Las personas con depresión tienden a perder interés en las cosas que alguna vez consideraron placenteras, y si los padres muestran estos comportamientos, los niños también pueden comenzar a retirarse. Esto puede conducir a un sentido distorsionado de sí mismo, ya que el niño no aprende lo que le gusta o no, o puede no tener la confianza o la fuerza de voluntad para probar y seguir con las nuevas actividades.

7. Dificultad para concentrarse

Según un artículo sobre NCBI, “problemas para concentrarse y tomar decisiones, así como otros síntomas, pueden surgir como signos tempranos de depresión en los niños y tienen el fuerte potencial de interferir con el funcionamiento intelectual y académico, mientras que las fallas escolares asociadas pueden aumentar de forma independiente el riesgo de depresión”.

Los niños que tienen dificultad para concentrarse en la escuela que no reciben tratamiento para la depresión, tienen una mayor probabilidad de presentar estos síntomas como adultos. Este comportamiento, una vez más, se puede atribuir a la crianza desvinculada.

8. Sentimientos de abrumar

No es sorprendente que los adultos con padres deprimidos no aprendan habilidades efectivas para enfrentar el estrés, lo que puede conducir a otros trastornos mentales, como la ansiedad. El adulto puede sentir que es inadecuado para enfrentar la vida cotidiana y, como resultado, puede comenzar a retirarse de muchas actividades.

 

Comparte esto:
Suscribirte al Boletín
Recibe en tu correo las últimas publicaciones de Vida Lúcida Totalmente gratis!
También podrás recibir novedades y noticias sobre salud y los temas de interés que tratamos.
2016 (C) Derechos reservados
   
* No olvides revisar tu bandeja de entrada para confirmar tu suscripción.
Vida Lúcida Social!
Forma parte de Vida Lúcida Social. Crea tu cuenta gratis y comienza a conectar con más personas que buscan el bienestar y mejorar su calidad de vida.
2018 (C) Vida Lúcida