Psicología

Si amas a tu perro como si fuera tu hijo, debes leer esto, la ciencia explica porqué

P. Elizabeth Anderson una vez tuvo una hija llamada Grace. Como cualquier padre lo haría, ella y su esposo la cuidaban, la nutrían y trataban de evitar que se metiera en problemas. La llevaban de vacaciones y disfrutaron de su compañía en la casa. “Ella fue mi compañera constante”, dice Anderson, una periodista del Distrito de Columbia.

mujer abrazando a su mascota

Entonces, cuando Grace murió inesperadamente a la edad de 14 años, la pareja fue aplastada. Pero debido a que Grace era un perro, “no pude hablar con nadie acerca de este inmenso dolor“, dice Anderson, quien escribió el libro “El vínculo poderoso entre las personas y las mascotas: nuestras conexiones ilimitadas con los animales de compañía“.

La profundidad de la devastación de Anderson la sorprendió, pero es común sentirse así después de la pérdida de un perro, dice Lori Kogan, profesora asociada de ciencias clínicas en la Facultad de Medicina Veterinaria y Ciencias Biomédicas de la Universidad Estatal de Colorado. Algunas personas se sienten tan tristes, de hecho, que se preguntan si la muerte de un compañero humano hubiera sido más fácil de sobrellevar. “Las personas se sienten culpables porque se sienten peor cuando su perro muere que cuando un miembro de la familia muere“, dice Kogan. “Y luego creen que son malas personas“.

Pero en realidad, es normal. Hay una razón por la que te sientes así, dice ella. A diferencia de los sentimientos encontrados que tenemos el uno con el otro, y que surgen después de la muerte de una persona, “nuestra relación con los perros es muy sencilla“, dice Kogan. Algunos podrían llamarlo amor verdadero.

Una conexión de amor con tu mascota

mujer abraza a su perro

La investigación sugiere que la conexión que muchos humanos sienten con sus compañeros caninos es muy parecida al amor. En un estudio reciente en la revista Science, por ejemplo, los investigadores encontraron que la misma hormona asociada con el amor materno y el amor apasionado, la oxitocina, aumenta tanto en los cachorros como en sus dueños cuando las dos especies no hacen más que mirarse fijamente. Los resultados sugieren “una coevolución entre humanos y perros“, dice el autor principal del estudio, Takefumi Kikusui, profesor del Departamento de Ciencia Animal y Biotecnología de la Universidad de Azabu en Japón. Esa es parte de la razón por la cual, dice, “es muy natural formar un vínculo entre perros y humanos“.

También puedes leer:
10 conductas que demuestran que tu pareja ya no te ama

Stanley Coren, profesor emérito del departamento de psicología de la Universidad de Columbia Británica, dice que los perros son el mejor amigo de un hombre porque los hemos domesticado para que sean de esa manera.
“Lo inventamos para encajar en un cierto nicho en nuestras vidas”, dice Coren, quien ha escrito una serie de libros populares sobre perros. “Y así durante al menos 14,000 años, hemos estado creando un animal que entiende nuestras comunicaciones y entendemos sus comunicaciones y tienen un vínculo con nosotros”.


Por ejemplo, si una persona señala algo a distancia, un perro mira en la dirección del dedo, como un humano. Pero ¿si el perro fuera un lobo? Simplemente miraría el dedo, dice Coren. “Hemos ordenado al perro para que lea nuestras comunicaciones”, dice.

Para Anderson, que ahora es madre de un maltés y un Yorkie, los perros pueden ser más amables que los humanos porque “hacen todo lo posible por complacernos”, dice ella. “Quieren hacer lo que queremos, su amor es absolutamente incondicional, son cariñosos; todo tipo de cosas que los humanos disfrutan en una relación, los perros lo tienen de manera natural”.

Un antidepresivo y un relajante natural

mujer besando en la frente a su mascota

Más de 54 millones de hogares estadounidenses poseen más de 77 millones de perros, según la Asociación Estadounidense de productos para Mascotas . “Hemos incorporado completamente a las mascotas en la cultura humana”, dice Anderson. “Damos a nuestros perros nombres humanos, los disfrazamos para las vacaciones, les damos regalos, y nos afligimos profundamente cuando mueren”.

¿Eso es saludable?

Según la experiencia y la investigación, si. Los estudios han demostrado, por ejemplo, que simplemente acariciar a un perro “familiar y amistoso” puede reducir el ritmo cardíaco, hacer que la respiración sea más regular y relajar los músculos, dice Coren. En un estudio no publicado, las personas tuvieron una presión arterial significativamente menor solo dos meses después de adoptar perros en comparación con quienes vivían solos, informa la American Heart Association . La organización concluye que ser dueño de un perro “puede tener algún papel causal” en la reducción del riesgo de enfermedad cardíaca.

También puedes leer:
30 Cosas de las que te arrepentirías cuando seas viejo

La investigación reciente ha puesto de relieve cómo los perros pueden reducir el estrés y aumentar la salud mental. Un estudio de 2012  en el International Journal of Workplace Health Management de una empresa de 550 empleados descubrió que los niveles de estrés de los trabajadores disminuían a lo largo del día si traían a sus perros al trabajo. Lo opuesto fue para los empleados sin perros y los que no pudieron llevar a sus mascotas a su trabajo.

¿Puedes estar amando demasiado a tu perro?

Es factible que tu apego hacia tu compañero peludo pueda ir demasiado lejos. “Así como puedes tener relaciones poco sanas y apegos con las personas, puedes tener apegos no saludables con las mascotas”, dice Kogan.

Digamos, por ejemplo, que usas a tu perro como excusa para aislarte de los humanos. “Si no tienes a nadie en tu vida, eso es una señal de alerta“, dice Anderson. La investigación muestra que las conexiones sociales débiles pueden ser perjudiciales para la salud física y mental, incluso haciendo que tengas el doble de probabilidades de morir que de ser obeso, según un metanálisis de 2010. Además, Coren agrega que “la falta de apoyo social es una de los principales contribuyentes a la depresión “.

¿Las buenas noticias? Los perros parecen tener un efecto similar en la salud de las personas al igual que una pareja o un familiar. Un estudio de 2011 encontró que los dueños de mascotas tenían una mejor autoestima, estaban en mejor forma y se sentían menos solos que las personas sin perritos u otras mascotas.

Tiene sentido, dice Coren. Simplemente llevar a tu perro a dar un paseo, por ejemplo, facilita la aptitud física y la interacción humana. Eso es particularmente importante hoy en día, cuando las interacciones sociales cara a cara son cada vez más reemplazadas por las digitales, dice Anderson. “Somos una sociedad mucho más móvil, y es difícil hacer amigos a veces”, dice ella. Los perros pueden ayudar a llenar ese vacío. ¿Aun mejor? A diferencia de un amigo humano, agrega, “un perro guardará tus secretos”.

Comparte esto:
Suscribirte al Boletín
Recibe en tu correo las últimas publicaciones de Vida Lúcida Totalmente gratis!
También podrás recibir novedades y noticias sobre salud y los temas de interés que tratamos.
2016 (C) Derechos reservados
   
* No olvides revisar tu bandeja de entrada para confirmar tu suscripción.
Vida Lúcida Social!
Forma parte de Vida Lúcida Social. Crea tu cuenta gratis y comienza a conectar con más personas que buscan el bienestar y mejorar su calidad de vida.
2018 (C) Vida Lúcida