8 consejos que te ayudarán a convertirte en un madrugador

Ser madrugador y tener la costumbre de levantarte temprano por las mañanas puede ser muy complicado, sobre todo cuando te has habituado a tener una mala rutina de sueño. Pero una vez que domines este hábito, podrás disfrutar de todos los beneficios que tiene para ofrecerte.

Levantarse temprano

Tips para ser más madrugador

A continuación te presentamos una lista de 8 consejos para que puedas ser más madrugador, y no tengas dificultades para levantarte de la cama y empezar el día lleno de energía.

1. No hagas cambios drásticos

Empieza lentamente, despertándote solo 15-30 minutos antes de lo habitual. Acostúmbrate a esto por unos días. Luego reduce otros 15 minutos. Haz esto gradualmente hasta que llegues a tu tiempo objetivo.

2. Acostúmbrate a dormir más temprano

Posiblemente estés acostumbrado a quedarte despierto hasta tarde, tal vez viendo televisión o navegando por Internet. Pero si continúas con este hábito, mientras intentas implementar el de levantarte más temprano, tarde o temprano uno de los dos cederá.

Y si es el de levantarse temprano, entonces te quedarás dormido hasta tarde y tendrás que empezar de nuevo.

Lo mejor es que te vayas a la cama más temprano, incluso si piensas que no podrás dormir, y que leas mientras estás en la cama. Si estás realmente cansado, es posible que te quedes dormido mucho antes de lo que crees.

3. Coloca tu reloj despertador lejos de tu cama

Esta es una muy buena técnica para ser más madrugador. Si dejas tu despertador justo al lado de tu cama, lo apagarás rápidamente o simplemente presionarás el botón de repetición. Si está lejos de tu cama, tendrás levantarte para apagarlo. Para entonces, ya estarás despierto. Ahora el objetivo es mantenerte despierto.

4. Sal de tu habitación tan pronto como apagues la alarma

No le permitas a tu mente empezar racionalizar regresar a la cama. Solo oblígate a salir de tu habitación. Una vez que hayas ido al baño, te laves la cara y te cepilles los dientes, estarás lo suficientemente despierto para empezar el día.

5. No pienses demasiado las cosas

Si permites que tu cerebro empiece a convencerte de no levantarte temprano, entonces nunca lo harás. No dejes que volver a acostarte sea una opción.

6. Ponte objetivos

Establece algún objetivo importante que puedas realizar temprano en la mañana. Esta razón te motivará a levantarte. Puede ser desde tener un momento de lectura, hacer una tarea o incluso hacer ejercicio.

7. Haz que despertarse temprano sea una recompensa para ti

Sí, al principio puede parecer que te estás obligando a hacer algo difícil, pero si lo transformas en algo placentero, pronto te encontrarás deseando levantarte temprano. Una buena forma de recompensarte es prepararte una taza de café o un té caliente y leer un libro.

Otras recompensas pueden ser hacer tu desayuno favorito, ver el amanecer o meditar. Encuentra algo que te resulte placentero e implementarlo de manera recurrente en tu rutina.

8. Aprovecha todo el tiempo extra

No te despiertes una o dos horas antes solo para estar metido en las redes sociales, a menos que ese sea uno de tus objetivos principales. No te vuelvas madrugador solo para malgastar todo ese tiempo extra

¡Empieza bien el día!

Puedes usar este tiempo para empezar con la preparación de los almuerzos de tus hijos, o planificar el resto del día, hacer ejercicio o meditar y leer.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.