Cómo saber si trabajas con un narcisista, maquiavélico o psicópata

¿Alguna vez has tenido la sensación de que uno de tus compañeros de trabajo solo se preocupa por sí mismo y no le interesa el bienestar de los demás ni de la compañía? Si es así, entonces probablemente estás trabajando con un narcisista, maquiavélico o psicópata.

Señales de que trabajas con un narcisista, maquiavélico

Los intereses de estos individuos no son intereses organizacionales. Sus intereses son para ellos mismos.

Los tres tipos de personas, llamados colectivamente personalidades de la Tríada Oscura, pueden estar guiados por los valores incorrectos, carecer de una brújula moral y de compasión por los demás, y utilizar su posición de empleados para perseguir sus propios objetivos.

  • Narcisista: tienen un fuerte sentido de derecho y una necesidad constante de atención y admiración. Son arrogantes y se consideran superiores a los demás.
  • Maquiavélico: son astutos, engañosos, desconfiados y manipuladores. Se caracterizan por tener creencias cínicas y misantrópicas, insensibilidad, se interesan por el dinero, poder y estatus, y el uso de tácticas de influencia astutas. En contraste con los narcisistas, los maquiavélicos no necesariamente tienen que ser el centro de atención y están satisfechos con el papel de titiritero, moviendo los hilos discretamente.
  • Psicópata: es poco probable que consideren las necesidades y deseos de los demás y no tienen miedo de cruzar los límites morales. Al crear caos en la organización, así como en la vida personal de los compañeros de trabajo, pueden perseguir sus agendas personales sin ser detectados. No solo disfrutan lastimar a las personas, sino que utilizan estratégicamente la humillación y el acoso para desviar la atención de otras personas de sus actividades egoístas ocultas. Los psicópatas a menudo son vistos como los más malévolos de la Tríada Oscura.

Los miembros de la tríada oscura no siempre son líderes

Muchos investigadores han estudiado estos comportamientos entre los líderes organizacionales, pero esta vez estamos hablando exclusivamente de los empleados. Estos comportamientos entre los empleados pueden dañar a las organizaciones de varias maneras.

Algunos miembros de la Tríada Oscura podrían estar muy interesados ​​en ser promovidos a posiciones de liderazgo. Dado que quienes ocupan puestos de liderazgo suelen tener mayor poder, el puesto también ofrece la oportunidad de causar un daño mayor. Esto hace que sea importante la detección de conductas problemáticas antes de una posible promoción.

Los narcisistas quieren convertirse en líderes porque se sienten autorizados a ocupar estos puestos y quieren ser admirados. Los psicópatas quieren posiciones de liderazgo porque quieren más libertad para hacer lo que quieran. Pero un maquiavélico es un poco diferente. 

Estos elegirán los puestos que mejor se adapten a sus propias necesidades y objetivos. Para ellos, podría ser más importante tirar de los hilos. Si un maquiavélico puede, como empleados, manipular a los líderes, eso podría ser suficiente para ellos.

Pero estos comportamientos pueden ser más difíciles de detectar entre los empleados que entre los jefes.

Los jefes son vistos como las personas más capaces para desarrollar y ejecutar una estrategia, y no se espera tanto un comportamiento estratégico en los empleados. Como consecuencia, un comportamiento estratégico turbio en los empleados puede pasar desapercibido y las organizaciones pueden perder la oportunidad de mitigar esas influencias destructivas de los miembros de la Tríada Oscura

Además, los narcisistas, maquiavélicos y psicópatas pueden comportarse de manera muy diferente con sus empleados y compañeros de lo que se comportan con sus jefes.

Estos 15 comportamientos pueden ayudar a identificar a los miembros de la Tríada Oscura:

Comportamientos alarmantes a los que debes prestar atención

1. Reclamar en exceso o atribuirse falsamente el mérito de las contribuciones a la organización. (narcisismo)

2. Anunciarse y promocionarse activamente. (narcisismo, maquiavelismo)

3. Ser agresivo después de una retroalimentación negativa y criticar la fuente de la retroalimentación. (narcisismo)

4. Tratar a los miembros valiosos de la organización (empleados ejemplares) de manera diferente a aquellos que no impulsan su ego. (narcisismo)

5. Demostrar una perspectiva egoísta con una mentalidad de «escoge tus batallas». (Maquiavelismo)

6. Intentar controlar o minimizar la influencia de otras personas. (narcisismo, maquiavelismo, psicopatía)

7. No compartir conocimientos con otros compañeros. (Maquiavelismo)

8. Usar la manipulación para alcanzar objetivos estratégicos. (Maquiavelismo, psicopatía)

9. Conspirar para beneficio personal sin considerar las consecuencias para los demás. (narcisismo, maquiavelismo, psicopatía)

10. Competir en lugar de cooperar. (Maquiavélico, psicopatía)

11. Tomar decisiones rápidas y enfocadas a corto plazo sin considerar las consecuencias para los demás. (psicopatía)

12. Tomar decisiones audaces y arriesgadas sin tener en cuenta las reglas organizativas o la ética. (narcisismo, psicopatía)

13. Cuestionar las figuras de autoridad, las reglas y el status quo. (psicopatía)

14. Intimidar o criticar a los compañeros de trabajo para que se centren en las relaciones interpersonales en lugar de en las tareas a mano. (psicopatía)

15. Influir a compañeros de trabajo a tener comportamientos inaceptables o seducir a compañeros de trabajo o supervisores a relaciones románticas. (Maquiavélico, psicopatía)

¿Qué debe hacer un gerente después de identificar a dichos candidatos o empleados?

No los contrates si puedes evitarlo. Si ya trabajan para ti, no los promociones.

Si eres un jefe y detectas cualquiera de estos comportamientos alarmantes lo mejor es hablar con la persona sobre su comportamiento, así como verificar con otras personas en la organización con la que la persona interactúa. No esperes hasta que llegue un período de revisión de desempeño, busca todos los comentarios que puedas recibir sobre la persona.

Esto podría ser solo la punta del iceberg y probablemente haya otros comportamientos que son potencialmente problemáticos. Lo mejor es que eches un buen vistazo a la situación.

Si eres un empleado y observas un comportamiento alarmante tienes que comunicarlo inmediatamente. No lo dejes pasar. Habla con la persona en cuestión. Y habla con otros para saber bien qué sucedió. Si pasó una vez, tal vez fue solo un malentendido. 

Pero si sucedió varias veces y le sucedió a diferentes personas, entonces ciertamente es algo con lo que se tendrá que lidiar. Necesitas hablar con tu jefe. Es necesario asegurarse de que no vuelva a suceder.

Realmente hay que tener cuidado al promover a estas personas. Porque solamente tendrás más problemas una vez que estas personas tengan más libertad de acción, más responsabilidades y también sus propios empleados.

Entrenamiento para encaminar a estas personalidades complicadas

De alguna manera, el entrenamiento puede ser algo útil cuando estamos tratando con este tipo de personas.

Un maquiavélico estará de acuerdo con el aprendizaje de nuevas maneras de lograr sus objetivos, que es en sí su principal meta. Pero es más difícil para los narcisistas, ya que no manejan muy bien las críticas y comentarios. Por lo tanto, debes implementar el entrenamiento como una forma de hacerlos aún mejores de lo que ya son. 

Sin duda alguna, los psicópatas son los más difíciles de entrenar de los tres. Pero si podemos llevarlos a un punto en el que comprendan que el entrenamiento es algo útil, no necesitan aceptarlo de manera genuina. Aunque estén fingiendo esto puede ser útil, si eso significa que están siguiendo las reglas en el trabajo.

Si se trata de las personalidades de la Tríada Oscura, si les damos mucho margen de maniobra en las organizaciones, o mucha influencia estratégica, la utilizarán. Sin embargo, si los limitamos, con controles y contrapesos y comentarios sobre el desempeño, por ejemplo, es posible que no tengan la oportunidad de expresar estos rasgos. 

Puede que no sean tan desagradables si los mantenemos bajo control. No significa que sus rasgos malos desaparezcan, solo significa que no tendrán la oportunidad de expresarlos. Una vez que sepas que alguna de estas personas trabaja para ti, debes utilizar todas tus medidas de recursos humanos.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.