8 señales que muestran que estás dando demasiado a los demás

A veces nos exigimos dando demasiado y ayudando a los demás, porque sentimos que nos hace mejores, que podemos arreglar algunas de nuestras fallas, y que tal vez los otros nos respetarán más. Mientras tanto, caemos en el vicio de dar sin establecer límites para nosotros y para los demás. Y eso puede ser algo muy dañino para ambas partes, pero sobre todo para ti si te encuentras con las personas equivocadas.

dando demasiado

8 signos de que estás dando demasiado a los demás

Realmente hay muchas personas dispuestas a recibir. Pero tú ¿No sientes que tal vez estás dando demasiado? 

Los siguientes son 8 signos de que eres el que está dando demasiado.

Cuando tu ayuda mantiene la dependencia y la irresponsabilidad

Presta atención a quién estás ayudando.Sucede que tenemos que tenemos que enfrentar el hecho de que nuestras buenas intenciones pueden ir por el camino equivocado. A veces, ayudar continuamente a alguien no es bueno para él y para ti mismo.

El apoyo saludable conduce a una mayor independencia, a desarrollar un potencial positivo en otras personas. Si alguien se aferra a ti con la esperanza de que siempre reciba una mano tuya, desafortunadamente tendrás que detenerte. Es mejor dirigir el deseo de ayudar a quienes realmente lo usan para poder seguir su propio camino.

Cuando alguien no aprovecha tu ayuda

Es muy difícil. Debido a que sientes que alguien realmente necesita tu ayuda y le das otra oportunidad, pero esta persona no la aprovecha y no hace nada con ella. Y eso demuestra que solo te utiliza cuando se siente cómodo, sin una auténtica búsqueda por cambiar.

Usa lo que constantemente le das, pero no puede traducir esta ayuda en su propio éxito, para salir de su agujero. Todo lo contrario, extrae de ti un puñado de responsabilidades para escapar, pero cuando rompe otra promesa y la siguiente, es realmente una pérdida de tiempo y energía.

Por eso no debes ayudar a esa persona realmente, ya que solamente se beneficia al conocer a alguien como tú, que de vez en cuando le extiende una mano y que se pasa dando demasiado.

Cuando lo que das bloquea su desarrollo

A veces las personas tienen miedo de ir más allá, asumir la responsabilidad de sí mismas, de lo que hacen. Muy a menudo, tienen que depender de alguien que da y ayuda incondicionalmente, y que hace ciertas cosas por ellos. Esto puede aplicarse a compañeros, hijos propios, pareja y amigos.

Saben que harás lo que te pidan, pero tienes que estar atento a qué conduce tu ayuda. Porque si tú te desgastas y esfuerzas… y ellos se quedan quietos, significa que tu ayuda realmente los está estancando. Y por lo tanto no se desarrollan, no desarrollan sus habilidades, ni se preparan para algo nuevo.

Te puede interesar:
Qué es el prolapso rectal, sus causas y síntomas

Cuando tienes la impresión de que alguien te está manipulando

Sientes que algo anda mal, que das ayuda, pero lo haces porque la otra persona te empuja a hacerlo. El chantaje emocional a menudo es común, pero no se detecta de inmediato.

“Creo que me ahorcaré”, “me suicidaré”, “no sirvo para nada”: estos son mensajes constantes que provocan la necesidad de ayuda en nosotros y, mientras tanto, es mera manipulación. Presta atención de si no sufres una manipulación de esta manera.

Cuando ayudar te cansa

Tienes permitido admitir: “Estoy harto de ayudar, me siento agotado mental y físicamente”. Porque ayudar y dar debe estar en armonía con el respeto propio. Estar dando demasiado y la ayuda poco saludable es algo que te agota, que viola tu sentido de seguridad, incluso cuando alguien te pide dinero.

Aléjate de las formas negativas de ayuda, aprender a rechazar, a negarte a “salvar” a alguien. La ayuda saludable es ofrecer apoyo dentro de tus propios recursos y capacidades.

Cuando ayudar destruye una relación

La ayuda debe construir relaciones y fortalecerlas. Pero cuando sucede lo contrario, cuando tu relación con otra persona empeora porque te sientes usado y maltratado, esto no es una buena ayuda. Mejor aléjate de ahí.

Cuando solo hay apoyo en una dirección se da un desequilibrio, una sensación de daño, conflicto y resentimiento.

Cuando ayudar te abruma

Realmente quieres ayudar a alguien, lo ves débil y vulnerable, pero sientes que esa persona no quiere aceptar esta ayuda, porque no quiere tomar medicamentos, por ejemplo, no quiere ir a terapia, no quiere recibir ayuda profesional, y ves que es necesaria ya que tu buena palabra no es suficiente.

Sin embargo, recuerda que todos son responsables de sus propias vidas, de sus elecciones. No puedes obligar a nadie a aceptar ayuda, esa persona debe querer ayudarse a sí misma.

Cuando tu ayuda se convierte en un servicio a largo plazo

A veces esto sucede cuando decidimos dar una forma exclusiva de ayuda o un favor, por ejemplo, cuidar al hijo de tu vecino, ayudar a tu tía en las compras, llevar a tu amiga al trabajo.

Y das por sentado que solo fue un favor de una vez, pero de repente te ves recibiendo al hijo de tu vecino cada dos días, haciendo las compras de tu tía una vez por semana, y de la nada tu amiga te llama para avisarte que lleva esperándote 3 minutos a que pases por ella.

Oye, no hiciste una cita, dilo en voz alta antes de comenzar a sentirte utilizado.

Ayudar y dar es un gran valor, pero no podemos ser utilizados y estar dando demasiado. Ayudemos para tener salud, la nuestra y la de los demás.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse  
Notificar