Cirrosis Salud

Cirrosis – Los primeros síntomas y complicaciones

Cuando el órgano interno más grande falla, en última instancia, todo el cuerpo siente las consecuencias. Los primeros síntomas de la cirrosis hepática a menudo aparecen solo después de años y en muchos casos no sugieren inmediatamente una enfermedad del hígado.

Síntomas de cirrosis y posibles complicaciones

Primeros síntomas de la cirrosis hepática

Si el tejido del hígado se reemplaza cada vez más por el tejido conectivo, el hígado puede funcionar cada vez con menos eficiencia. Esto tarde o temprano afecta a todo el cuerpo. Especialmente se afecta el metabolismo.

Las toxinas que realmente deberían ser degradadas por el hígado se transportan a través de la sangre a todo el organismo. Aquí pueden causar un daño considerable, por ejemplo en el cerebro. Además, el hígado ya no puede producir proteínas importantes. Una de sus posibles consecuencias es la coagulación de la sangre.

La cirrosis del hígado también se manifiesta en la piel: puede volverse amarillenta y algunas veces causar extrema picazón. También existe la posibilidad de que se formen con más facilidad los cálculos biliares.

El hígado enfermo también afecta el equilibrio hormonal y algunas otras funciones metabólicas. Muchos pacientes con cirrosis hepática pierden peso porque su cuerpo ya no utiliza adecuadamente los nutrientes y disminuye la propia ingesta del cuerpo.

Para detener la cirrosis hepática, la enfermedad causante siempre debe ser tratada. Si esto no sucede, más y más células del hígado se descomponen y son reemplazadas por tejido conectivo. Luego, hay complicaciones que deben tratarse de inmediato para prevenir una falla del órgano que pone en peligro la vida (coma hepático).

Síntomas generales

Cabe destacar que la descomposición de las células hepáticas se hace en una etapa avanzada de la enfermedad, ya que el órgano tiene una función de reserva relativamente alta. Los primeros síntomas generalmente son inespecíficos y no revelan inmediatamente daño hepático:

  • Cansancio;
  • Eficiencia reducida;
  • Pérdida de peso;
  • Transpiración;
  • Trastornos mentales;
  • Posiblemente presión o dolor en la parte superior del abdomen;
  • Signos de la piel.
También puedes leer:  Dejar de usar tacones trae estos 5 beneficios

A menudo, los síntomas se pueden ver primero en la piel que en el hígado. Las lesiones cutáneas durante la cirrosis hepática incluyen:

  • Color de piel gris amarillento a amarillento.
  • Neoplasias de los vasos sanguíneos en forma de estrella, especialmente en la cara y la parte superior del cuerpo (las llamadas arañas vasculares o angioma de araña).
  • Prurito.
  • Enrojecimiento de las palmas de las manos.
  • “Lengua de laca”, labios o lengua roja, suave y seca
  • Trastornos del metabolismo y desequilibrio hormonal.

Muchas personas que tienen cirrosis hepática pierden peso. En particular, la masa muscular se ve deteriorada en el curso de la enfermedad. El cuerpo tampoco absorbe muchas vitaminas y minerales. Incluso la hormona insulina ya no se degrada adecuadamente, causando una alteración del metabolismo del azúcar o del almidón. Si no se toma ninguna acción, puede conducir a la diabetes mellitus (diabetes hepatogénica).

Un metabolismo perturbado también afecta el equilibrio hormonal, especialmente en los hombres. Los testículos se encogen y genera impotencia, Además, el pecho se ensancha y el vello corporal se cae y se forma un vientre abultado. En las mujeres, el sangrado menstrual irregular es un signo de un equilibrio hormonal alterado.

Complicaciones de la cirrosis

Si la causa de la cirrosis hepática no se trata, pueden ocurrir complicaciones graves. El tejido conectivo que se forma durante la enfermedad es una barrera para el suministro de sangre. La vena porta, el enlace entre el hígado y los intestinos, también se ve afectada.

También puedes leer:  Causas comunes de la fatiga después de comer y cómo prevenirla

En las venas del hígado y la vena porta, existe una hipertensión peligrosa (hipertensión portal), porque la sangre no puede fluir adecuadamente a través del hígado cicatrizado. Los vasos se dilatan fuertemente y las venas varicosas se forman especialmente en el esófago o el estómago.

A medida que la presión arterial continúa aumentando, pueden explotar y causar sangrado masivo. El resultado de tal pérdida de sangre son sudores, frecuencia cardíaca alterada y aceleración respiratoria hasta el punto de un shock mortal. Este sangrado varicoso representa un peligro mortal y el paciente debe ser llevado a una clínica lo antes posible.

Debido a la presión arterial alta en la vena porta, el líquido se presiona en el abdomen y puede conducir a una ascitis (acumulación de líquido en la cavidad abdominal). El vientre se hincha y duele, además, la respiración es difícil. Las bacterias pueden pasar del intestino al líquido seroso abdominal.

Si las toxinas pasan a través de la sangre hacia el cerebro, se producen varias afecciones neurológicas y psiquiátricas (encefalopatía hepática). Los primeros signos suelen ser trastornos del sueño , cambios de humor o dificultades de coordinación. Más tarde, las manos comienzan a temblar violentamente.

También se presentan períodos de confusión y pérdida de conciencia. La intoxicación puede retroceder si se trata la causa de la cirrosis. De lo contrario, existe el riesgo de insuficiencia hepática potencialmente mortal.

Las células hepáticas dañadas son más propensas a degenerarse y causar cáncer, especialmente en la hepatitis viral. Luego se forma un tumor maligno (carcinoma hepático), que crece relativamente rápido y forma tumores secundarios.

Es de vital importancia prestar atención a cualquier síntoma y realizar la consulta oportuna con el médico.

5/5 (2 Reviews)