Cómo cultivar suculentas a partir de semillas

Con más de 2,000 especies de suculentas y cactus aptas para la decoración, vale la pena invertir nuestro tiempo y esfuerzo para tratar de cultivarlas a partir de semillas. Las suculentas pueden ser útiles para decorar prácticamente cualquier objeto y espacio en el hogar y el jardín.

Suculentas en una maceta

Las suculentas son hermosas, modernas y diversas, y con el cuidado adecuado, son ridículamente fáciles de cuidar y duran mucho tiempo. Las suculentas están teniendo un momento importante en este momento, y queremos llenar nuestras casas, oficinas y espacios al aire libre con ellas.

Además de ahorrar dinero en plantas maduras, cultivar suculentas desde las semillas nos ayudará a introducir variedades  que de otro modo serían difíciles de encontrar.

Cómo cultivar suculentas desde semillas

Un par de cosas a tener en cuenta antes de comenzar: el cultivo de cactus y suculentas a partir de semillas es un proceso muy similar, pero querrás investigar el tiempo de germinación de cada variedad para asegurarte de que no las elimines del suelo cuando no sea el momento.

Considera definitivamente el tiempo de germinación antes de comprar las semillas. Además, la luz solar y la temperatura son importantes para monitorear cuando se cultivan suculentas a partir de semillas. Las temperaturas moderadas de la primavera y el otoño permiten condiciones óptimas de crecimiento.

Lo que necesitarás:

  • Bandejas de plantación poco profundas (no más de 4 pulgadas de profundidad con agujeros de drenaje en la parte inferior).
  • Arena (prueba arena hortícola o arena de construcción), piedra pómez o perlita.
  • Tierra para macetas (opcional).
  • Semillas de cactus o suculentas.
  • Palillo de dientes.
  • Tapa transparente o envoltura de plástico para bandejas.

Busca el tipo de planta adulta con la que deseas terminar y luego considera el tiempo de germinación (durante el cual deberás prestar mucha atención a los niveles de humedad) y el clima para encontrar la mejor para tus necesidades.

Algunas variedades fáciles de cultivar incluyen:

  • Echeveria.
  • Sedum.
  • Áloe.
  • Jade.

Proceso del cultivo de suculentas y cactus

Hay muchas combinaciones sugeridas para los medios de cultivo (es decir, la mezcla de tierra en la que plantarás las semillas). Algunos sugieren solo arena hortícola, otros una mezcla de tierra para macetas y arena afilada, piedra pómez o perlita. La cantidad que necesitarás dependerá de la proporción que decidas usar, el tamaño de las bandejas de siembra y cuántas bandejas estés usando.

Las suculentas con hojas más gordas retienen más agua, por lo que puedes usar más piedra pómez en tu mezcla para un drenaje óptimo. Las plantas con hojas más delicadas se beneficiarán de una mayor proporción de suelo. Descubrimos que una mezcla de mitad y mitad de tierra para macetas tamizada gruesa y arena o perlita funciona bien para la mayoría de las variedades (y combinaciones de diferentes variedades) al tiempo que proporciona suficiente drenaje para las plantas.

  1. Como las plantas bebés son especialmente susceptibles a las enfermedades, querrás pasteurizar tu mezcla de tierra antes de plantar las semillas. Haz esto horneando la mezcla de tierra a 300 grados F durante aproximadamente 30 minutos para matar insectos y bacterias.
  2. (Alternativamente, puedes calentar la tierra en el microondas durante aproximadamente 10 minutos). Deja que se enfríe, luego humedécelo bien y deja que se drene.
  3. Lava a fondo las bandejas para asegurarte de que no haya residuos del suelo viejo. Llena las bandejas de siembra con tu mezcla de tierra, aproximadamente a 1/2 pulgada de la parte superior.

¿Cómo plantar semillas de suculentas?

Las semillas de suculentas son muy pequeñas, por lo que querrás hacer este paso en un área protegida donde el viento no las sople. Humedece la superficie del suelo para que las semillas se adhieran al suelo. Extiende cuidadosamente las pequeñas semillas sobre la superficie, dándoles algo de espacio entre ellas, (el espacio intermedio dependerá del tipo de  semillas que estés plantando.

También debes tener en cuenta el tamaño que tendrá la planta una vez madura, para evitar que queden espacios o falte. Usa un palillo de dientes para extenderlas suavemente. Si tu bandeja está dividida en celdas, pon una o dos semillas en cada celda. No cubras las semillas con tierra.

Si estás cultivando más de un tipo de suculenta a la vez, te recomendamos que separes cada tipo en bandejas separadas. Dado que tendrán diferentes tiempos de germinación, esto les facilita darles la cantidad adecuada de luz solar y agua dependiendo de sus etapas de crecimiento.

Cubre las bandejas con una tapa transparente o envoltura de plástico. Colócalas en un lugar bien iluminado pero fuera de la luz solar directa. Asegúrate de que la temperatura se mantenga a unos 70 grados F. Mantén la tierra húmeda pero no mojada, ya que demasiada agua puede ahogar las semillas. Abre la tapa dos veces al día para mantener el aire en movimiento. Si estás utilizando envoltura de plástico, es posible que desees hacer algunos agujeros de ventilación con el palillo de dientes.

Observa su crecimiento

mezcla de suculentas

Dependiendo del tipo de suculenta que hayas elegido, temperatura y luz solar, las plantas pueden tardar entre tres días y algunas semanas en comenzar a crecer. Algunos incluso pueden tardar entre varios meses y un año en germinar, por lo que es importante que investigues al comprar las semillas para anticipar el tiempo de crecimiento.

Una vez que vea que las hojas comienzan a emerger, retira la tapa durante el día para mantenerlas ventiladas.

A medida que las plantas crecen durante la primera semana o dos, continúa manteniendo el suelo húmedo y asegura un drenaje adecuado. Este es el momento en que las raíces apenas comienzan a desarrollarse, por lo que es muy importante mantenerlas hidratadas.

Una vez que las raíces se establecen, no es necesario mantener la superficie del suelo húmeda en todo momento. Controla el crecimiento de las plantas y usa tu propio criterio hasta que las riegues aproximadamente una vez por semana, como lo haría con plantas adultas.

Este es también el momento de comenzar a introducir las suculentas a más luz solar. Si bien las suculentas y los cactus son plantas del desierto, eso no significa que prosperen de la luz solar directa y el calor. Especialmente a las plantas bebés no les gusta la luz solar directa, así que espera hasta que sus hojas comiencen a madurar antes de introducirlas lentamente en más y más luz.

Aumenta la luz en aproximadamente una hora cada pocos días hasta que tolere la cantidad de luz en el área donde deseas mantenerlas permanentemente. Nuevamente, la mejor cantidad de luz variará dependiendo de cada tipo de planta.

Replantando suculentas

En general, es hora de retirar las suculentas o cactus jóvenes de la bandeja de siembra cuando su tamaño sea lo suficientemente maduro como para que no se dañen con el manejo y el trasplante. Sin embargo, no apresures este proceso: es mejor mantenerlos en un área más confinada un poco más de lo necesario que desarraigarlos antes de que estén listos. Por lo general, es hora de replantar después de seis meses más o menos.

Debido a que sus bolas de raíz son bastante apretadas, las suculentas son bastante fáciles de trasplantar. Afloja suavemente el suelo alrededor de la base y levanta, sin tirar de las raíces, hasta que la planta se suelte. Usa los dedos para limpiar la tierra vieja y las raíces muertas que puedan estar colgando.

Asegúrate de que su nueva maceta sea más grande que la anterior para que las plantas tengan espacio para crecer. Coloca algunas rocas o grava suelta en el fondo para el drenaje, luego mezcla un nuevo medio de suelo que sea apropiado para este tipo suculenta.

Llena la maceta nueva hasta la mitad con la nueva mezcla, coloca la planta adentro y agrega más mezcla de tierra para cubrir las raíces. Presiona la tierra hacia abajo suavemente alrededor de la base para asegurarla. Espera unos días antes de regar para darle a la planta algo de tiempo para adaptarse al nuevo suelo.

Cómo cuidar las suculentas y cactus

Cuidar las suculentas y los cactus es muy fácil cuando sabes lo que estás haciendo. Sin embargo, cada tipo de planta prefiere cosas diferentes, por lo que una vez más es importante saber qué variedades tienes para garantizar el mejor cuidado.

En general, las suculentas aman la luz, pero no siempre la luz solar directa. Y con la luz viene el calor, así que ten en cuenta la temperatura y la rapidez con que se evaporará el agua al elegir un hogar para tus plantas. También es importante rotar las plantas para que todos los lados reciban la luz adecuada. (Una planta inclinada podría ser un indicador de que necesita más luz solar).

El exceso de riego es un error común al cuidar las plantas suculentas. Las suculentas tienden a requerir más agua en la primavera y el verano cuando el clima es cálido y las plantas prosperan. Asegúrate de que el suelo se esté secando entre riegos a una profundidad de aproximadamente una pulgada debajo de la superficie del suelo.

Riega la tierra directamente hasta que el agua salga por los agujeros de drenaje del recipiente. La mayoría de las suculentas requieren agua cada semana más o menos, pero ten en cuenta que esto varía mucho según el tipo y el clima.

Limpia tus plantas de vez en cuando para eliminar el polvo, la suciedad y cualquier deshecho. Si los insectos se convierten en un problema para tus plantas, es posible que debas reducir la cantidad de agua que les estás dando. Mezcla una solución de alcohol isopropílico al 70% y rocía la tierra para eliminar los huevos y las larvas. Considera agregar una pequeña cantidad de fertilizante cuando replantes las suculentas.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.