Cómo deshidratar las verduras verdes en casa

Deshidratar verduras es más fácil de lo que puedes imaginar, y puede ser una idea genial para aquellos de nosotros con jardines que tienen una tendencia a producir una gran cantidad de verduras en determinados momentos.

deshidratar verduras

¿Cómo se puede utilizar toda esa abundancia a la vez? Bueno, una opción es deshidratar las verduras a baja temperatura para conservar sus nutrientes vitales, y luego molerlas en un polvo fino. A esta verdura deshidratada la podemos agregar a batidos, sopas o jugos durante todo el año para un incremento de potencia nutricional verde.

Razones por las que deberías deshidratar alimentos

  1. Mejorar su sabor y la consistencia: el secado concentra los sabores, el sabor o el dulzor, reduce las notas ácidas o amargas. La consistencia se vuelve crujiente. Las verduras secas se pueden utilizar de esta manera o rehidratadas.
  2. Conservación: el secado es una de las técnicas de conservación más antiguas. Al eliminar el agua de un alimento, disminuimos su deterioro, lo que hace que dure mucho más tiempo. Deshidratar verduras verdes alarga su vida desde unos pocos días hasta unos pocos meses.
  3. Para el medio ambiente: prolongar la vida útil de un producto significa reducir los desechos. Comprar un producto de temporada y mantenerlo seco durante todo el año es más respetuoso con el medio ambiente que comprar productos fuera de temporada.
  4. Salud: cuando la deshidratación de los vegetales se realiza correctamente y a temperaturas inferiores a 42 ° C, permite conservar el contenido nutricional de los alimentos, alterándolos lo menos posible.
  5. Es fácil de hacer y económico: secar verduras es muy simple, especialmente si aprendes cómo hacer lo en casa y ahorrar dinero al reducir los desperdicios, manteniendo incluso las partes menos nobles durante mucho tiempo, pudiendo almacenar las verduras cuando están en plena estacionalidad.
También puedes leer:  13 alimentos saludables libres de grasa

Cómo deshidratar las verduras

Ingredientes

  • Verdes, verdes y más verdes!
  • Acelga, espinaca, col, diente de león, etc.

Métodos de disecado.

  1. Lavar e higienizar bien las hierbas.
  2. Precalentar el horno durante unos 10 minutos.
  3. Colocar las hojas sobre la bandeja del horno, en láminas sore papel de cocina (recomendado).
  4. Cuidar la temperatura del horno que no supere los 40 a 50 grados y monitorearlo, la temperatura del horno debe estar siempre en el mínimo.
  5. Se recomienda dar vuelta las láminas de vez en cuando.
  6. El tiempo de secado (no cocción!) es de entre 4 a 6 horas.

Una vez terminado el proceso de secado, a continuación, tendrás que moler sus verduras en polvo. Se puede usar un molinillo de café eléctrico.También es posible usar un molinillo de especias, un mortero o un procesador de alimentos.

Es recomendable moler en tandas.

La cantidad de polvo resultante no es relativamente mucho, lo que significa que es muy concentrado el resultado. óptimo para batidos o como lo usarías a cualquier otro polvo verde.

Otra opción es deshidratar las verduras y frutas con un deshidratador de alimentos, esta es la solución más práctica y eficiente. Existen varias secadoras en el mercado, de diferentes formas y precios. Es ideal conseguir un deshidratador que tenga flujo horizontal, lo que permite secar de forma rápida y homogénea diferentes tipos de alimentos, además de que puedes elegir la temperatura y el programa.

Acerca del autor

Avatar

Julieta Sofía Medina

Julieta es nutrióloga clínica, especialista en: Dietética, Obesidad, Sobrepeso, Enfermedades Gastrointestinales, Enfermedades Cardiovasculares y Nutrición Geriátrica.