Cómo hacer mantequilla casera solo con dos ingredientes

Mantequilla1

Te habrás hecho esta pregunta tras leer el titular del artículo y habrás pensado que es imposible elaborar mantequilla casera usando dos ingredientes.

¿Cómo hacer mantequilla casera solo con dos ingredientes?

Usando sólo nata y sal, elaboraremos una mantequilla tan deliciosa que se te quitará la gana de volver a adquirirla en el supermercado.

Razones para elaborar tu propia mantequilla casera

  • La mantequilla es rica en vitamina A, vitaminas D, E y K.
  • La mantequilla contiene lecitina que protege a las células de la oxidación.
  • Contiene minerales importantes como el cromo, el zinc, el cobre y el selenio que es un poderoso antioxidante.
  • Es fuente de yodo, necesario para producir hormonas tiroideas que ayudarán a mantener las células y el metabolismo sano.
  • Muchas de las grasas saturadas de la mantequilla tienen propiedades anticancerígenas.
  • La mantequilla contienen ácido linoleico conjugado que protege contra el cáncer y la perdida de peso.
  • La mantequilla contiene glicoesfingolípidos una categoría especial de ácidos grasos que protegen contra las infecciones gastrointestinales
  • Hay más de una razón para comer mantequilla (claro está, todo sin exceso y con medida) entre ellas está también que proporciona grasas saludables para el cerebro, tiene la mejor relación de ácidos grasos omega-6 con omega-3 (que reduce la grasa corporal). Junto con el café, la mantequilla te ofrece buenos beneficios.

Ingredientes:
• 1 litro de nata para montar (la nata debe tener como mínimo un 35% de materia grasa)
• Sal marina al gusto (opcional)

Te puede interesar:
5 señales de advertencia de salud que te indican las axilas

Modo de elaboración de la mantequilla casera

• La nata tiene que estar bien fría y procedente de vaca de libre pastoreo, que sea orgánica. La pondremos en un bol para batirla con unas varillas o una batidora o un robot de cocina.
• Vamos a batir a velocidad media, y poco a poco veremos cómo se va montando la nata.
• Cuando la nata se monte del todo, subiremos la potencia para que el batido sea más rápido.
• En un momento dado veremos que la nata se corta. Se ha convertido en mantequilla, ha adoptado un color amarillento y soltado el suero.
• Ya tenemos la mantequilla, pero queda colarla y lavarla. Debemos pasarla por agua hasta que observemos que el agua que cae es limpia. Al mismo tiempo iremos presionando la mantequilla para que suelte todo el líquido.
• La pondremos sobre un papel de cocina para que absorba y después la colocaremos en un recipiente y añadiremos sal al gusto.

Si la vas a consumir pronto lo mejor es guardarla en el frigorífico y colocarle un papel film. Pero también se puede congelar y no perderá sus propiedades.

¡Ya tienes tu rica mantequilla casera con solo dos ingredientes lista para las tostadas del desayuno!

Redacción: Vida Lúcida

Acerca del autor

Avatar

Juan Carlos Cantú

El Doctor Juan Carlos Cantú es Cirujano general (Cirugía Endoscópica) con amplia experiencia en la redacción de artículos médicos para sitios web de salud y bienestar.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse  
Notificar