6 comportamientos de las personas emocionalmente maduras

¿Te encuentras rodeado de personas que consideras «inmaduras»? ¿Sabes distinguir a las personas emocionalmente maduras? La madurez emocional no es exactamente lo mismo que la madurez estándar. En cambio, se refiere específicamente a la capacidad de uno para manejar situaciones negativas o estresantes sin causar una escalada innecesaria.

personas emocionalmente maduras

Suena simple, pero si alguna vez te has encontrado en una situación tensa que involucra a varias personas nada contentas, entonces sabrás que es mucho más difícil disipar una mala situación que terminar diciendo algo incorrecto o dejar que tus sentimientos se lleven lo mejor de ti.

6 comportamientos de personas emocionalmente maduras

Las personas emocionalmente maduras también tienden a tener relaciones positivas y saludables con los demás, y tienden a ser más felices en general. Combinados, todos estos factores son suficientes para hacer que cualquiera se esfuerce por alcanzar esta madurez.

1 – Son conscientes de sus necesidades y emociones

Para ser emocionalmente maduro, uno debe ser consciente de sus sentimientos, necesidades y pensamientos. Así es como las personas emocionalmente maduras pueden hacer esto con facilidad:

Reconocen necesidades y sentimientos

Es fácil cerrarnos cuando sentimos emociones negativas. Pero es esencial estar al tanto de ellas en primer lugar. Negar las emociones solo causará problemas internalizados o causará estragos y explosiones eventualmente.

Ponen las cosas en perspectiva

Las personas emocionalmente maduras conocen sus privilegios, y regularmente se controlan y cambian sus perspectivas para darse cuenta de que tienen suerte en comparación con todos los demás.

Por supuesto, el sufrimiento y la tristeza no son competencias, y no importa cuán «buena» sea tu situación, te puedes molestar cuando las cosas van mal. Pero también ayuda mucho que recuerdes todas las cosas buenas de tu vida cuando tienes que lidiar con sentimientos fuertes.

No se toman las cosas personalmente

Las personas emocionalmente maduras nunca caen en el hábito de pensar que el mundo está en su contra. ¡Sus egos no son tan grandes como para creer que el mundo gira en torno a ellos!

Tampoco transforman las cosas en algo personal

Cuando una persona madura emocionalmente se encuentra con un conflicto, no salta a un modo defensivo donde toma todo como un ataque personal. Dejan de lado su orgullo (dentro de lo razonable, por supuesto) y se comunican con honestidad y empatía, para resolver bien el problema.

No dejan que sus emociones los controlen

Cuando alguien es consciente de cómo se siente, puede evitar que sus emociones tomen el control de sus acciones. Por otro lado, reprimir las emociones también puede hacer que te influyan inconscientemente, lo cual es algo que no le sucede a las personas emocionalmente maduras.

2 – Son positivos pero realistas

El optimismo es beneficioso en la vida cotidiana, y las personas emocionalmente maduras tienden a poner el pensamiento positivo por encima de una mentalidad de pesimismo. Son brillantes y felices la mayor parte del tiempo, lo que los hace agradables, y no dejan que nada los deprima por mucho tiempo.

Pero esto no significa que estos individuos sean idealistas sin esperanza con la mente en las nubes. Es todo lo contrario. Son realistas sobre las situaciones en las que se encuentran y las ven de manera precisa.

Aun así, usan el pensamiento positivo para enfocarse en los aspectos correctos, o en cómo pueden esforzarse para resolver problemas y mejorar situaciones. No se quedan atrapados en su tristeza. Al lo contrario, las personas emocionalmente maduras:

  • Se mantienen con los pies en el suelo, y aceptan la realidad
  • Comprenden que la vida no puede ser solamente sucesos positivos o negativos, sino un equilibrios de ambos
  • Miran hacia el futuro, preparados para los buenos tiempos y para los desafíos que sin duda surgirán
  • Están decididos a sacar el máximo provecho de las malas situaciones y a encontrar el lado positivo en cada momento de adversidad
  • Asumen lo mejor de quienes los rodean, salvo aquellos que han demostrado ser poco confiables anteriormente
  • Se sienten agradecidos naturalmente por las cosas pequeñas en su vida cotidiana

3 – Son flexibles y de mente abierta

Una persona emocionalmente madura sabe que sus puntos de vista no son la verdad absoluta. Se mantienen flexibles y siempre están abiertos a escuchar nuevas ideas y opiniones, incluso aquellas que chocan con sus pensamientos.

Investigaciones han demostrado que las personas de mente abierta a menudo son más felices en general, tienen un mejor pensamiento positivo y mejores habilidades de manejo de conflictos.

Por supuesto, hay un límite para la mentalidad abierta. No estamos diciendo que las personas emocionalmente maduras toleran lo intolerable, por ejemplo. Pero incluso en estas situaciones, mantienen cierto grado de curiosidad. Su objetivo es comprender las causas detrás de estos puntos de vista para poder hablar a favor o en contra de ellos.

4 – Preguntan antes de hablar

Es posible que conozcas personas en tu vida que hablan y hablan y hablan, pero siempre parecen no escuchar lo que tienes para decir. Estas personas no son emocionalmente maduras, ya que están más interesadas en sí mismas que en otras personas, poniéndose por encima de los demás.

Por otro lado, una persona emocionalmente madura escucha y observa antes de reaccionar. Siempre piensan antes de hablar o actuar, reuniendo pistas del contexto y hechos del discurso de las personas y el entorno antes de hacer un movimiento que han considerado cuidadosamente. Controlan sus impulsos, lo que evita cualquier arrebato emocional.

Además de eso, las personas emocionalmente maduras no escuchan para probar sus puntos de vista, ellos tratan de entender y relacionarse. El hecho de que escuchar sea dos veces más complicado que el acto de hablar es una de las razones por las cuales muchas personas no cumplen con éxito este rasgo positivo.

5 – Son honestos

Cuando alguien es emocionalmente maduro, también es emocionalmente honesto. Debido a que están tan en sintonía consigo mismos, no tienen problemas para estar en contacto con sus sentimientos y, por lo tanto, pueden comprenderse a sí mismos y ser honestos sobre sus pensamientos sinceros.

También ven que otros aprecian la honestidad de ellos y que la honestidad es crucial para una comunicación efectiva y positiva. Aquí hay algunas formas en que las personas emocionalmente maduras son honestas:

Integros

Una persona emocionalmente madura está comprometida con una vida de integridad. Quieren trabajar solo con la verdad, y nada más que la verdad, incluso si esa verdad duele. Son honestos con los demás y con ellos mismos, basándose en hechos.

También esperan honestidad de los demás, por lo que tienen una mente abierta para escuchar todo tipo de comentarios e información.

Sinceros

Una persona emocionalmente madura es sincera. No sienten la necesidad de pretender ser alguien que no son. No llevan máscaras. De hecho, muestran su verdadero yo y están orgullosos de sus propias identidades.

Aceptan asistencia

Para muchas personas, ser honesto y admitir que necesitan ayuda puede ser difícil. Pero aceptar que esta ayuda es necesaria es parte de vivir honestamente, y las personas emocionalmente maduras no dejan que su orgullo les impida buscar ayuda. No tengas miedo de buscar ayuda, ya sea física o emocional. ¡La gente apreciará que estés abierto a ellos!

No dicen mentiras piadosas

Las personas emocionalmente maduras dicen las cosas como las ven y no intentan cuidar los sentimientos de los demás con mentiras. Sin embargo, esto no significa que una persona emocionalmente madura no tenga sensibilidad. Pueden ser amables y dejar que alguien sepa la verdad de manera suave, pero no ven ningún beneficio en las mentiras piadosas.

Ser vulnerable da miedo, pero una persona emocionalmente madura ha aprendido a superar ese miedo. Se sienten cómodos con sus lados buenos, lados malos y defectos, y no tienen miedo de ser abiertos sobre sus vidas y quiénes son.

Pueden ser reales contigo y generar confianza con quienes los rodean. La vulnerabilidad también puede ayudar al pensamiento positivo, promoviendo una mejor salud mental.

6 – Asumen la responsabilidad cuando están equivocados

Cuando alguien carece de madurez emocional, es posible que no pueda aceptar cuando está equivocado y asumir la responsabilidad de lo que haya causado o lo que haya sucedido. Alguien que carece de esa madurez puede:

  • Ponerse directamente a la defensiva
  • Desviar la culpa
  • Señalar con el dedo
  • Poner excusas
  • Centrarse en proteger sus egos

Pero esto muestra una falta de madurez masiva porque significa que esta persona no está dispuesta a hacer las cosas bien, todo por su orgullo. Es una acción egoísta y es la marca de alguien que no ha madurado emocionalmente. Aquí hay algunas formas de cómo reaccionan a sus errores quienes han madurado emocionalmente:

Admiten

Si alguien le sugiere que ha hecho algo mal, una persona emocionalmente madura considera el tema con seriedad. No tienen interés en luchar para demostrar su inocencia y ofrecerán una disculpa cortés.

No sienten una necesidad intensa de estar en lo cierto todo el tiempo, lo que a menudo afecta a quienes son menos maduros, por lo que no pierden el tiempo tratando desesperadamente de probar su inocencia.

Reconocen

A veces, las personas emocionalmente maduras se dan cuenta con mucha anticipación cuando sus acciones no son las correctas. Tienen un nivel de autoconciencia que les permite ver y admitir las fallas rápidamente, por lo que pueden reconocer el problema y compensarlo de inmediato de una manera positiva.

Son responsables

Las personas emocionalmente maduras nunca culpan a otros por sus problemas. No culpan al tráfico o al clima, no culpan a las personas que los rodean, y ni siquiera culpan a los que también son parcialmente responsables. Se hacen responsables y toman responsabilidad de sus errores, sin importar cuán menores sean.

No da excusas

A menos que haya una justificación válida, o si ha habido un malentendido, una persona emocionalmente madura nunca tendrá ninguna razón para dar excusas. Saben que no importa por qué hicieron algo mal, lo único que importa es que lo hicieron en primer lugar.

Internalizan sus prejuicios

Las personas emocionalmente maduras saben que tienen preferencias innatas y que, como seres humanos, pueden ser irracionales e imperfectos. Los prejuicios a menudo se internalizan y pueden ser difíciles de romper.

Por lo tanto, las personas maduras tienen esto en cuenta cuando interactúan con otros y se aseguran de controlarse a sí mismos y tener más cuidado con los temas que tienden a presionar algún desencadenante.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.