La conexión entre el estrés y las bacterias intestinales (SIBO)

La vida moderna está llena de estresores crónicos. Estos a menudo están presentes sutilmente en tu vida, desde dispositivos inteligentes y horas de trabajo cada vez más largas, hasta una lista de tareas pendientes en constante crecimiento y una gama de compromisos que te bombardean desde todos los ángulos. Y cada vez más enfermedades están asociadas con ello. Revisa la conexión del estrés y el sobrecrecimiento bacteriano (SIBO) en la siguiente información.

estrés y bacterias en el intestino

Estos niveles de estrés aumentados afectan tu mente y tu cuerpo más de lo que puedes darte cuenta. El estrés emocional es un factor importante que contribuye a las seis causas principales de muerte tan sólo en los E.U.: cáncer, enfermedad coronaria, lesiones accidentales, afecciones respiratorias, cirrosis hepática y suicidio.

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos estima que el estrés representa alrededor del 75% de todas las visitas al médico. Estos pacientes informan que tienen problemas cardíacos, malestar estomacal, úlceras, insomnio, fatiga, dolor de espalda y dolores de cabeza, entre otros.

El estrés también aumenta tu riesgo de diabetes, especialmente en personas con sobrepeso.

Conexión entre el estrés y el sobrecrecimieto bacteriano (SIBO)

El estrés incluso puede conducir a un sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado (SIBO), ya que afecta directamente a tu sistema digestivo. SIBO es una infección intestinal que ocurre cuando las bacterias comienzan a colonizar el intestino delgado y a multiplicarse.

Normalmente, la mayoría de las bacterias intestinales residen en el intestino grueso y el colon, mientras que el intestino delgado suele ser bastante estéril. Sin embargo, ciertos factores como una dieta alta en carbohidratos, daño nervioso o muscular en el estómago, dismotilidad y algunos medicamentos pueden causar una reserva anormal de bacterias en el intestino delgado.

El SIBO puede provocar una serie de síntomas incómodos que incluyen gases e hinchazón, diarrea, fatiga y rosácea u otras erupciones cutáneas.

Ahora echemos un vistazo más profundo a cómo exactamente el estrés y el sobrecrecimiento bacteriano están relacionados, después veremos algunas estrategias simples que puede usar para proteger tu cuerpo del estrés y prevenir (o superar) el SIBO.

El estrés impide al cuerpo producir ácido gástrico

Cuando tu cuerpo está sano, el estómago secreta ácido gástrico para matar las bacterias ingeridas antes de que ingresen al intestino delgado. Sin embargo, si tu eje HPA, el subsistema hormonal en tu cuerpo que controla las hormonas del estrés está desequilibrado debido al aumento del estrés, tu cuerpo no produce suficiente ácido estomacal para matar las bacterias necesarias.

Este es un mecanismo protector que tu cuerpo tiene lugar para garantizar suficientes reservas de energía para una situación de lucha o huida. Sin embargo, en nuestro mundo moderno, el estrés constante que soportamos puede transformar este mecanismo protector en una producción crónica y continua de bajo nivel de ácido gástrico, permitiendo que las bacterias ingresen al intestino delgado, proliferen y promuevan el desarrollo de SIBO.

El estrés causa dismotilidad

Los músculos en tu tracto digestivo tienen una forma de barrer los alimentos no digeridos residuales y otra materia a través de tu tracto gastrointestinal entre comidas, un tipo de peristaltismo conocido como complejo motor migratorio.

Sin embargo, cuando las hormonas del estrés se liberan en el torrente sanguíneo, estos músculos simplemente dejan de hacer su trabajo, o lo hacen de manera menos eficiente, permitiendo que las bacterias se acumulen y haciendo que los alimentos se estanquen, lo que fermenta y alimenta aún más las bacterias en el intestino.

Además de eso, cuando estás estresado, probablemente te hayas dado cuenta de que estás buscando bocadillos poco saludables, o como es bien conocido también: te dan ganas de “comer estrés”.

Esto se debe a que el estrés impulsa a tu cuerpo a producir más cortisol, lo que hace que sus niveles de azúcar en la sangre fluctúen y provoque refrigerios y comer en exceso con frecuencia.

Esta afluencia constante de alimentos impide que tu tracto digestivo complete completamente su “limpieza”, lo que se suma al problema al crear un caldo de cultivo para las bacterias.

El estrés afecta la inmunidad de la mucosa

A menudo hemos escuchado hablar sobre relación entre tu intestino y el espectro autoinmune. Sin embargo, es posible que no hayas escuchado hablar sobre la inmunoglobulina A secretora (IgA) antes.

Este anticuerpo sirve como la primera línea de defensa para proteger tu pared intestinal de toxinas y microorganismos patógenos. Bloquea tu acceso a los receptores en tu revestimiento intestinal, los atrapa en el moco y ayuda a su eliminación física de tu intestino.

Sin embargo, ¿te imaginas lo que sucede cuando estás estresado? Sí, tu cuerpo produce menos de este anticuerpo para ahorrar energía, lo que puede aumentar tu riesgo de sobrecrecimiento bacteriano dentro de tus intestinos.

El estrés y el sobrecrecimiento bacteriano aumenta tu riesgo de infección

¿Sabías que las hormonas del estrés en realidad facilitan la vida de las bacterias? El estrés promueve la unión bacteriana a los tejidos y aumenta el riesgo de infección.

El estrés promueve el desarrollo de biofilms

Los biofilms o biopelículas son una comunidad de microorganismos que comparten nutrientes y ADN. Desafortunadamente, las biopelículas también protegen a las bacterias de las hierbas y los suplementos antimicrobianos utilizados para ayudar a reparar el intestino y mantener a raya las condiciones como SIBO, por lo que prevenir su acumulación es esencial para una salud óptima.

Te puede interesar:
2 tipos de inflamación en el cuerpo, cuál es la peor y debes evitar

Esta es otra razón por la que necesitas mantener controlados tus niveles de estrés. Las hormonas del estrés y otras sustancias involucradas en la respuesta al estrés, incluidos el cortisol y las catecolaminas, promueven la formación de biopelículas al ayudar a las bacterias patógenas a acceder a los nutrientes que necesitan para permanecer en su cuerpo.

Qué hacer para manejar el estrés y vencer la formación de SIBO

Afortunadamente, hay muchas maneras de evitar que se formen estas biopelículas, así como de ayudar a tu cuerpo a combatir el SIBO y mantenerlo saludable a largo plazo. Estas son algunas soluciones que puedes comenzar a implementar de inmediato:

No hay una mejor manera de controlar y aliviar el estrés. Rápidamente descubrirás lo que funciona mejor para ti personalmente, para que puedas diseñar la rutina de desestresamiento perfecta para ti. Estas son algunas estrategias favoritas para aliviar el estrés:

Terapia de sauna de infrarrojos

Es posible que puedas tener tu propio sauna infrarrojo, o quizás prefieras ir a uno en un spa natural u otra instalación. Puedes encontrar uno cerca de tu casa. Los saunas infrarrojos te ayudan a relajarte y desintoxicar tu cuerpo. Se recomienda usarlos al menos dos veces por semana para aliviar el estrés.

Ejercicio suave y trabajo corporal

Ya sea que se trate de yoga, dar un largo paseo o llevar su bicicleta al parque el fin de semana, el ejercicio suave puede eliminar el estrés. El masaje y el trabajo corporal también se pueden agregar fácilmente a tu rutina mensual e incluso pueden mejorar la función intestinal y ayudar con el estreñimiento.

Practica la gestión del tiempo consciente

¿Alguna vez te has sentido abrumado por tu lista de tareas? La priorización es muy importante ahora porque es muy fácil que tus compromisos se acumulen y se conviertan en una fuente de estrés diario que solo empeora con el tiempo. Este no es un ejercicio fácil para muchas personas. Sin embargo, elegir con cuidado en qué pasas tu tiempo y eliminar obligaciones innecesarias es la clave para un estilo de vida más tranquilo y reparador.

Apaga las noticias

Si bien mantenerse informado puede ser beneficioso, mirar demasiadas noticias puede bombardear tu cerebro con información angustiosa innecesariamente. Intenta mantener tu exposición a esta negatividad al mínimo desconectándote regularmente de todos los dispositivos y redes sociales.

Mantener todas las pantallas fuera de tu habitación cada noche es un lugar maravilloso para comenzar. Como beneficio adicional, evitarás la exposición a la luz azul nocturna que puede interrumpir tu sueño y, como sabes, ¡una buena noche de sueño es esencial para aliviar el estrés!

Combatir SIBO con adaptógenos reductores de estrés

Los adaptógenos son una clase de hierbas que ayudan a tu cuerpo a adaptarse al estrés interno y externo, a normalizar las funciones de tu cuerpo y pueden usarse de manera segura a largo plazo. Pueden ayudarte a prevenir el estrés y el sobrecrecimiento bacteriano (SIBO) directamente, así como a mejorar la forma en que el sistema digestivo de tu cuerpo responde a él.

Ashwagandha

Se ha demostrado que esta hierba ayurvédica calma la mente y estimula la función inmunológica. Al aumentar la función suprarrenal, también puede equilibrar las hormonas del estrés, aliviar la ansiedad y ayudar con la fatiga suprarrenal, así como prevenir las úlceras inducidas por el estrés.

La maca contra el estrés y el sobrecrecimiento bacteriano

Se ha demostrado que esta hierba andina mejora la absorción de hierro en tu tracto digestivo, así como equilibra todo tu sistema hormonal y aumenta tus niveles de energía y vitalidad en general.

Ginseng

Esta hierba se ha utilizado durante siglos en China, y es una de las raíces más veneradas en la medicina tradicional china. Se ha demostrado que ayuda con la pérdida de peso, el estrés, la depresión y la ansiedad, entre muchos otros beneficios.

Rhodiola Rosea

Esta poderosa planta en realidad previene la secreción de cortisol, además de ofrecer efectos antidepresivos y protectores del corazón.

Eleuthero

Además de ser una hierba china que aumenta los niveles de energía y te ayuda a quemar grasa para obtener energía, Eleuthero te ayuda a estabilizar tu azúcar en la sangre, evitando comer en exceso y alcanzar bocadillos azucarados entre comidas.

Todas estas hierbas adaptogénicas se pueden encontrar en el suplemento en tiendas naturistas. También, junto con estas hierbas, puedes adquirir vitamina C, L-tirosina y vitaminas B clave para ayudar a su cuerpo a lidiar con los estresores físicos y emocionales con mayor facilidad y evitar que conduzcan a SIBO

Controlar el estrés es una parte clave para mejorar tu salud. Esto no solo te ayudará a reparar tu intestino, sino que también te ayudará a lograr una salud y bienestar vibrantes y de por vida a través de la prevención y reversión de enfermedades crónicas.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse  
Notificar