Cuestionar: 11 razones por las que es importante hacer preguntas

No hace falta decir que ni tú ni ningún ser humano del planeta tiene todas las respuestas. Todos en la tierra estamos aprendiendo y creciendo lentamente todos los días. Cada persona adquiere nuevos conocimientos e información de vez en cuando para agregarlos a su base de datos natural de conocimientos en sus cerebros. Para lograr este fin, debemos hacer preguntas.

hacer preguntas

Desde los albores de los tiempos y el comienzo de la comprensión del conocimiento y la civilización, hacer preguntas ha sido parte del canon humano. Todos sabemos que somos capaces de hacer preguntas. Desafortunadamente, en algún momento, muchos comienzan a sentirse avergonzados de hacer esto en lugar de fingir saber muchas cosas.

Cuestionar: 11 razones por las que es importante hacer preguntas

Este tipo de comportamiento está completamente en contra del desarrollo humano natural. También es una forma tóxica de vivir tu vida, ya que necesitas la aportación de otros para crecer y cambiar para mejor. ¿Todavía no estás convencido? Aquí hay 11 razones por las que es importante hacer preguntas.

1. Así aprenden los seres humanos de forma natural

Desde que eras niño, aprendiste haciendo preguntas. Aprendiste a través de una combinación de experiencias positivas y negativas, y mucha curiosidad.

Así es como los seres humanos continúan funcionando hasta la edad adulta. La única diferencia es que pierdes la falta de vergüenza y miedo a medida que envejeces. Con el tiempo, no estarás seguro de si está bien hacer preguntas o no.

¿Las buenas noticias? La mayoría de las veces, las preguntas son bienvenidas, así que pregunta. Trae de vuelta esa curiosidad infantil que alguna vez tuviste. Descubrirás que tu cerebro se adapta muy bien al aprendizaje haciendo consultas.

2. Cuestionar te permite reflexionar

No es necesario hacer preguntas a otros. A veces, puedes preguntártelas a ti mismo. Esto resulta muy útil durante los períodos de autorreflexión. La autorreflexión es el acto de hacer una pausa y tomarse un tiempo para pensar en situaciones actuales o pasadas. Durante la autorreflexión, normalmente:

  • Consideras tus comportamientos, ya sean pasados ​​o presentes, y determinas si aún son adecuados.
  • Identificas las fuentes de errores o acciones negativas de tu parte.
  • Determinas qué lecciones has aprendido del momento en que estás reflexionando.
  • Decides cómo manejarás mejor situaciones similares en el futuro.

La autorreflexión es un paso muy positivo y crucial para la superación personal. Si no te cuestionas a ti mismo, nunca podrás realmente reflexionar de esta manera.

Aquí hay algunos ejemplos de preguntas que podrías hacerte durante este período de reflexión:

  1. ¿Cómo me sentí durante el tiempo del incidente?
  2. ¿Hay algo que me haya molestado durante la semana que no haya abordado?
  3. ¿Cómo reaccioné cuando sucedió ese evento? ¿Fue por reflejo? Si es así, ¿qué lo desencadenó?
  4. ¿Cómo puedo comunicar esta necesidad en el futuro?
  5. ¿Me siento realizado en mi trabajo? Si, no, ¿por qué?
  6. ¿Qué puedo hacer para mejorar mi situación?
  7. ¿Cuál es la conclusión del error que cometí?
  8. ¿Cómo puedo mejorar para el futuro?
  9. ¿Cuál sería una forma más inteligente de manejar las cosas si este problema vuelve a surgir?

3. Te ayuda a comprender a lo que te enfrentas

La vida está llena de desafíos que se te presentan casi constantemente, y es probable que te enfrentes a uno ahora mismo. Hacer preguntas en esa situación te permitirá saltarte las conjeturas y llegar al meollo del problema.

A menudo, puedes gastar mucha energía simplemente tratando de usar la inferencia para averiguar qué se debe hacer. Hacer preguntas, incluso si no obtienes una respuesta directa, indicará claramente tus áreas de enfoque y proporcionará información adicional.

4. Proporciona regalos a tu mente

Cuando haces preguntas, le estás regalando a tu cerebro numerosos beneficios que puedes usar más adelante. Aquí hay algunas cosas que te son «regaladas» por el simple hecho de hacer preguntas:

Sabiduría

Cuestionar las cosas que te rodean hace que tu cerebro sea más flexible, lo que permite una mejor percepción, más tolerancia y comprensión, y una mayor capacidad para ser imparcial en tu vida.

Flexibilidad

Cuando haces preguntas, se forman nuevas señales y patrones en el cerebro, que van y vienen. Cuantos más patrones crees el cerebro en este proceso, es más probable que se vuelva flexible. En este contexto, ser flexible significa acceder a memorias e información almacenadas adicionales sin volver a un estado anterior menos funcional.

Pensamiento positivo

Hacer preguntas, especialmente si es difícil para ti, te da una mejor comprensión de cuánto control tiene sobre tu vida y tus acciones. Esto puede ayudarte a sentirte más en paz contigo mismo a medida que aprendes a regular y manejar tus emociones para el futuro.

5. Te da mejores respuestas saber cuestionarte las cosas

Tratar de resolver algo basado solo en tu percepción o respuesta funciona solo en casos de verdad o hecho objetivo, y eso es sólo si conoces ese hecho, para empezar. Pero con dilemas más subjetivos, pedir ayuda o ideas de opiniones externas puede ser muy beneficioso. Esto es porque:

  • Más perspectivas te brindan más ideas para abordar la situación, y más años combinados de experiencia detrás de todo.
  • Tu cerebro salta automáticamente a la primera solución que piensa y puede beneficiarse de otras ideas.
  • Otras personas ofrecen respuestas imparciales a tus situaciones; puedes estar demasiado cerca de tu propia situación para encontrar una respuesta verdaderamente racional por tu cuenta.

6. Te hace aprender en lugar de juzgar

Es fácil para los seres humanos caer en el mal hábito de juzgar a los demás en lugar de buscar conocer su punto de vista. Puedes romper este hábito o patrón aprendiendo a hacer preguntas amables antes de siquiera pensar en juzgar a alguien. Este es un rasgo claramente positivo, ya que:

  • Evita que te apresures
  • Te da la oportunidad de recopilar toda la información necesaria.
  • Te informa si se necesita una solución
  • Te mantiene entrenado en el panorama general

7. Hacer preguntas fomenta la cooperación

Hacer preguntas es una buena forma de romper el hielo en muchas situaciones, pero también te obliga a trabajar con otras personas. Esto te enseña lecciones de trabajo en equipo y / o liderazgo, dependiendo del rol que asumas.

La colaboración viene con mucho poder. Durante años, la investigación ha indicado resultados más positivos de quienes trabajan en grupos cooperativos que de quienes trabajan solos. Como tal, es más probable que juntes todas las cabezas para tener éxito que si intentas ir solo.

8. Le caerás mejor a la gente

¿Alguna vez has estado en una situación en la que conoces a alguien y luego esa persona sólo se la pasa hablando solo de sí mismo? Lo más probable es que no te guste mucho esa persona. Por otro lado, es posible que hayas notado que tiendes a llevarte más bien con las personas que te preguntan por ti.

Los estudios demuestran que es más probable que cause una impresión positiva en alguien si primero eres tú el que le haces preguntas. Esto se debe a varias razones:

Los seres humanos responden naturalmente a los favores percibidos subconscientemente; después de escucharlos, es probable que quieran escucharte a ti a cambio.

  • A la mayoría de las personas les gusta hablar de sí mismas y aprecian a quienes les permiten hacerlo.
  • Dejar que los demás hablen de sí mismos primero le da la oportunidad de demostrar sus habilidades de escucha activa, mostrando a su interlocutor que es una buena persona con quien hablar.
  • Tienes la oportunidad de hacer preguntas memorables e inusuales que dejarán un recuerdo imborrable de ti en la mente de la otra persona.

9. Te covertirá en un mejor líder

Hay un dicho que dice que los mejores líderes son buenos seguidores. Esta es probablemente la razón por la que los líderes supremos y poderosos, sabelotodo, son del tipo que nunca le hacen preguntas a nadie. ¡No seas ese tipo de persona!

De hecho, una encuesta encontró un vínculo entre la eficacia en el liderazgo y la curiosidad. Aquellos que hacen más preguntas a las personas con las que trabajan tienden a ser vistos como mejores líderes. Cuando le haces preguntas a la gente, les estás demostrando que te importan y al mismo tiempo recopilas información que tu, como líder, puedes necesitar.

10. Cuando haces preguntas, esto puede influir en los demás

Cuando le haces una preguntas a alguien, tienes la capacidad de formularla de una manera específica que los llevará a la respuesta que deseas que tengan. Ésta es una táctica predominante que se utiliza en los métodos de persuasión.

Si bien esto no es algo que desees hacer con amigos, familiares o incluso con la mayoría de tus colegas, es un truco ingenioso que puede funcionar de maravilla en determinadas situaciones. Perfecciona tu habilidad para usarlo a tu favor, ¡y quedarás bastante impresionado con los resultados!

11. Te obliga a repensar

A veces, hacer preguntas te dará una respuesta que no esperabas en absoluto. En esa situación, debes repensar toda tu perspectiva y enfoque. Puede ser bastante impactante al principio, ¡pero mantén tu pensamiento positivo!

Tienes que ver el lado positivo de este tipo de situación. Ser forzado inconscientemente a repensar tus posturas es en realidad algo fantástico.

Esto puede abrir el espacio para más preguntas. Pídele a la persona que explique su punto de vista o haz una pregunta aclaratoria rápida. ¡Es posible que pronto te encuentres en medio de una discusión fascinante!

Notas finales

Es fácil caer en el hábito de ser un sabelotodo pero abstenerse. El acto de hacer preguntas es hermoso y lleno de posibilidades. Las personas que te rodean tienen tantas ideas y perspectivas únicas para compartir y saben más sobre ciertos temas que tú. Realmente no tienes nada que perder si haces estas preguntas a quienes tienen más información.

No necesitamos mantener los tropos de nunca pedir direcciones, fingir conocimientos para parecer geniales o ser demasiado orgullosos para solicitar conocimientos a quienes los tienen. Es hora de tomar la valentía y la curiosidad en tus manos y hacer preguntas al contenido de tu corazón. ¿Quién sabe qué conocimiento descubrirás de esta manera?

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.