Descubre los numerosos beneficios de comer ajo cuando tienes diabetes

El ajo es un alimento repleto de beneficios y propiedades. Por cientos de años, se ha considerado como un potente alimento que impulsa el sistema inmunológico y la salud en general. Pero investigaciones recientes han demostrado que entre los beneficios de comer ajo también están los de reducir los niveles de azúcar en sangre y otros problemas relacionados con la diabetes.

Beneficios de comer ajo si tienes diabetes

¿Cuáles son los beneficios de comer ajo si eres diabético?

Varios estudios sugieren que consumir cantidades moderadas de ajo (al menos un diente al día) cuando tienes diabetes tipo 2 puede ayudar a regular tus niveles de azúcar en sangre y mejorar la sensibilidad a la insulina. 

Los resultados de nueve estudios que analizaron la conexión entre el ajo y la diabetes mostraron que hubo una reducción significativa de la glucosa en sangre (azúcar) en ayunas en tan solo 1-2 semanas en un grupo que tomó de 0,05 a 1,5 g de suplemento de ajo al día. Además, los niveles de A1C se redujeron significativamente en la semana 12. También se demostró que el consumo de ajo reduce el colesterol LDL (malo) y aumenta el colesterol HDL (bueno).

El ajo también puede mantener tu corazón más saludable, ya que reduce la presión arterial y además puede reducir el riesgo de eventos cardiovasculares (como un ataque cardíaco y accidente cerebrovascular) en pacientes con presión arterial alta.

¿Existen efectos secundarios por consumir un exceso de ajo?

Dejando a un lado los beneficios para la salud de comer ajo, hay algunas cosas que debes considerar si planeas aumentar tu consumo de ajo. Si bien el ajo es generalmente seguro de consumir, tendrás que lidiar con su potente sabor y olor, y con un mal aliento persistente. Consumir demasiado también puede causar un fuerte olor corporal.

El ajo puede contribuir a la acidez del estómago, gases, náuseas, vómitos y diarrea, especialmente si lo consumes crudo. También puede aumentar el riesgo de sangrado, por lo que no se recomienda consumirlo unas semanas antes de una cirugía. Además, si estás tomando un anticoagulante, es mejor hablar con tu médico antes de consumir grandes cantidades.

¿Cómo puedo agregar más ajo a mi dieta?

El ajo es un buen complemento para muchas comidas, especialmente salsas, sopas y otros platos salados. Si no te importa el sabor fuerte, puedes agregar dientes de ajo crudos finamente picados a tus ensaladas u otras comidas. 

Se recomienda dejar reposar el ajo picado durante al menos cinco minutos para mejorar sus beneficios para la salud. Si prefieres el ajo un poco más suave, saltéalo en aceite de oliva u hornéalo antes de agregarlo a tus comidas favoritas.

¿Qué hay de los suplementos de ajo?

Si no puedes soportar una mayor cantidad de ajo en tu dieta, empezar a tomar un suplemento de ajo puede ser tu mejor opción.

Los suplementos pueden ser especialmente útiles para los adultos mayores que tienen una ingesta calórica más baja o un menor control de sus elecciones de alimentos, o para las mujeres embarazadas que no pueden soportar el ajo en su forma natural.

También asegúrate de consultar con tu médico o farmacéutico para estar seguro de que la ingesta adicional de ajo no interfiera con ninguno de tus otros medicamentos.

Ten en cuenta que los beneficios de comer ajo superan con creces su olor menos favorable. Entonces, si tienes diabetes tipo 2, considera agregar un poco de ajo adicional a tu próxima comida. Tu cuerpo te lo agradecerá.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.