¿Cómo debe ser tu dieta si sufres de intolerancia a la lactosa?

Si has experimentado molestias intestinales después de consumir productos lácteos, o si estás preocupado porque has escuchado que la leche es mala para los adultos, la información de este artículo es perfecta para ti. Hoy vamos a descubrir cómo lidiar con esta afección y qué dieta puedes seguir si te han diagnosticado intolerancia a la lactosa.

Problemas de intolerancia a la lactosa y qué dieta llevar

¿Dónde se encuentra la lactosa y cómo puedes decidir qué cosas comer?

Si tu intolerancia a la lactosa está relacionada a cuestiones genéticas, entonces, lamentablemente, no existe cura para ella. Sin embargo, muchas veces serás capaz de controlar tus síntomas mediante cambios en la dieta. Además, en la mayoría de los casos, las personas con intolerancia pueden tolerar fácilmente una pequeña cantidad de lactosa en sus alimentos.

Esto significa que solo necesitas reducir el consumo de productos lácteos y bebidas con alto contenido de lactosa, como la leche y la leche condensada. Pero los quesos duros en pequeñas cantidades no deberían tener consecuencias desagradables, como dolores de estómago.

Evalúa cómo reacciona tu cuerpo tú mismo

Pero para hacerte una idea de qué tan sensible es tu cuerpo al azúcar de la leche, tendrás que hacer la prueba individualmente. Por ejemplo, algunas personas pueden tolerar fácilmente la leche en el café, pero después de tener un cereal con mucha leche, ya se sentirán mal. Algunas personas pueden digerir la leche contenida en el chocolate, mientras que otras no.

Y en algunos productos lácteos, como yogures, quesos y requesón, los niveles de lactosa pueden variar según el tipo y el fabricante. En este caso, escribir un diario y realizar experimentos te ayudará a decidir qué puedes y qué no puedes comer.

Introduce un nuevo producto en tu dieta y observa tu condición y síntomas

Además de la leche y los productos lácteos, hay otros alimentos que a veces pueden contener lactosa. Estos incluyen salsas y mayonesas preparadas, galletas, chocolate, pasteles, algunos tipos de pan, mezclas para hotcakes preparadas, sopas y otras comidas instantáneas. Y también algunos productos semiacabados como jamón y embutidos.

Por lo tanto, es importante que las personas con intolerancia grave a la lactosa estén atentas a la composición de los productos para no pasar por alto este ingrediente.

¿Cómo sustituir los alimentos con lactosa?

Los sustitutos de la lactosa se pueden encontrar en muchas tiendas. Por ejemplo, quesos de soja, yogures de avena, leches vegetales: leche de almendras, coco, arroz, nueces o avena. Y todos los demás productos etiquetados sin lactosa o aptos para veganos.

También están surgiendo versiones sin lactosa o bajas en lactosa de la leche y los quesos normales. En cafés y restaurantes, siempre puedes consultar con el camarero sobre la composición de los platos, elegir una opción sin lactosa o pedirle que retire los ingredientes que no te convienen. Y las cafeterías a menudo ofrecen agregar leche vegetal en lugar de leche normal por una tarifa adicional.

Si no puedes reducir tu consumo de la lactosa en absoluto, los médicos recomiendan tomar suplementos de enzima lactasa para ayudar al cuerpo a procesar el azúcar de la leche en el intestino delgado.

Te podría interesar leer el artículo: cómo obtener calcio sin consumir leche.

¿Por qué no puedes renunciar por completo a los productos lácteos?

Si una persona restringe o evita por completo la leche y los productos lácteos, esto puede provocar una falta de calcio y vitamina D. La vitamina D ayuda a regular la cantidad de calcio en el cuerpo. El calcio fortalece la salud de los huesos y los dientes, regula las contracciones musculares (incluida la frecuencia cardíaca) y la coagulación de la sangre.

La deficiencia de calcio en la infancia puede provocar raquitismo y, en la edad adulta, osteoporosis y lesiones graves posteriores, como una fractura de cadera.

Por lo tanto, vale la pena discutir con tu médico cuál es la mejor manera de reponer la cantidad de estas vitaminas y minerales en tu dieta. Puede sugerir comer más ciertos alimentos alternativos con calcio, como el brócoli, soja, tofu, nueces, pescado enlatado de huesos blandos y otras fuentes de calcio. O también podría recetarte suplementos de calcio y vitamina D.

Bibliografía:
  1. Malik TF, Panuganti KK. Lactose Intolerance. [Updated 2021 May 19]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2021 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK532285/