¿El gluten afecta al cerebro?

Hay personas que después de comer alimentos que contienen gluten, experimentan una sensación de niebla cerebral, no pueden concentrarse o pensar con claridad. En general, se sienten como si hubieran consumido algún tipo de droga, o incluso llegan a pensar que están en las primeras etapas de una enfermedad mental, como la demencia. 

Cómo el gluten puede afectar nuestro cerebro

En algunos casos, detrás de estos síntomas y molestias que se pueden repetir durante años, se oculta una intolerancia al gluten, dado que el gluten es más perjudicial para la salud de lo que la gente piensa.

¿El gluten puede causar enfermedades?

Hay mucha información sobre la demencia senil, la enfermedad de Alzheimer o el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Pero es muy difícil encontrar información sobre el  gluten o la enfermedad celíaca, pero también sobre cómo los alimentos que lo contienen pueden confundir o aturdir a una persona con sensibilidad al gluten o enfermedad celíaca, lo que da como resultado una falta de atención y lucidez mental.

En este caso, el hecho de que el cerebro esté confundido no tiene nada que ver con los síntomas de la enfermedad de Alzheimer, ni con la demencia, la depresión y otros trastornos mentales, a pesar de las similitudes que puedan existir entre los síntomas.

¿Puede producir confusión mental?

Hay muchas personas que pasan muchos años de su vida sumergidos en una especie de niebla mental, no pueden concentrarse, ni pueden procesar correctamente la información en el trabajo o los estudios. Esto puede ocurrir varias veces al día o incluso más, pero aún se desconocen las causas que lo producen.

Estas molestias pueden estar relacionadas con los alimentos consumidos, como podría ser una proteína contenida en el pan del desayuno, o en la pasta para el almuerzo o cena.  

¿El gluten nubla tu cerebro?

Todos los alimentos que lo contienen provienen de cereales en grano. El gluten es una proteína que se encuentra, en la mayoría de casos, en cereales como el trigo, centeno, avena y cebada. El gluten puede desencadenar los síntomas descritos anteriormente, especialmente en las personas más sensibles a él.

Esto se debe a algunas reacciones que toman lugar en el cerebro, y que alteran el delicado equilibrio de las hormonas y algunos elementos químicos.

Como consecuencia de todo esto, pueden ocurrir varios problemas psicológicos a largo plazo, pero en la mayoría de los casos, simplemente causan confusión mental momentos después de ingerir comida a base de gluten.

En muchos casos, esta confusión mental se debe a intolerancia o alergia al gluten.  

Gluten, la droga del trigo

El gluten es muy difícil de digerir. En muchos casos, sus aminoácidos no se descomponen apropiadamente en el intestino y quedan fragmentados. Estos fragmentos de proteínas se llaman péptidos y, dependiendo del estado de la mucosa intestinal, si alcanzan a llegar a la circulación sanguínea pueden alterar otras sustancias presentes en el cuerpo, como las endorfinas, que realizan funciones importantes para el cerebro y que están involucradas en el control del dolor, la felicidad y el apetito.

Efectos de la intolerancia al gluten

Los péptidos de gluten pueden desencadenar reacciones alérgicas que se manifiestan con inflamación. A diferencia de lo que sucede con la picadura de un insecto, en el que la inflamación es claramente visible en una parte del cuerpo, la inflamación producida por el gluten en el intestino, es menos evidente y sus causas generalmente son difíciles de identificar.

En los casos en que la alergia al gluten causa inflamación cerebral, es aún más difícil de detectar. El tejido cerebral, a diferencia del de la piel, no muestra dolor, picazón o hinchazón.

Intolerancia al gluten y deficiencia de hierro

A pesar de que la intolerancia se origina en el intestino, sus síntomas no se limitan simplemente a la indigestión, sino que también pueden manifestarse en la forma de fatiga crónica, cuya causa puede parecer desconocida a simple vista. En otros casos, la sensibilidad al gluten puede causar otros trastornos, como anemia, y fatiga constante debido a la falta de hierro.

Una mala absorción de hierro es generalmente resultado de una alergia al gluten. En estos casos, cuando se elimina de la dieta, el hierro se empieza a absorber correctamente y la anemia desaparece.

La sensibilidad al gluten también puede causar efectos contrarios a la fatiga que se presenta como nerviosismo crónico. También puede provocar problemas con la piel y los dientes. 

¿Qué efectos tiene la intolerancia al gluten en nuestro cuerpo?

Deficiencia de ácido en el estómago

Una mala digestión de las proteínas del gluten y la falta de ácido gástrico pueden revelar que hay una alergia al gluten o celiaquía. Esto puede producir diferentes consecuencias, entre las que se encuentran los efectos secundarios causados por la ingesta regular de medicamentos que inhiben la producción de ácido en el estómago.

Por otro lado, la deficiencia de zinc y vitamina B6 puede conducir a algunas deficiencias de ácido en el estómago. En muchas ocasiones, la acidificación o acidez estomacal pueden deberse a dietas poco saludables o la existencia de enfermedad celíaca.

Mucosa intestinal dañada

Cuando no hay suficiente ácido en el estómago, las partículas de gluten se digieren solo parcialmente, por lo que no pueden pasar a través de la mucosa intestinal, dañando el revestimiento intestinal en el proceso. Este problema puede manifestarse a lo largo de los años, sin que el paciente reconozca las causas.

Las principales causas del daño a la mucosa intestinal son originadas por una flora intestinal débil, debido al consumo excesivo de antibióticos, laxantes u otros medicamentos, presión arterial alta o hábitos alimenticios poco saludables que favorecen los procesos inflamatorios crónicos, como la deficiencia de ácidos grasos omega-3 o un estilo de vida con poca actividad física, poca luz solar o desequilibrio hormonal.

Una dieta sin gluten promueve la lucidez mental

Las personas que padecen enfermedad celíaca o que tienen una sensibilidad particular al gluten experimentan gran parte de los problemas descritos anteriormente. Por eso es realmente útil llevar una dieta libre de gluten y así poder verificar cuáles son los efectos reales en el cuerpo.

Solo así será posible averiguar si el problema de falta de energía o concentración se debe a la intolerancia al gluten. Para realizar esta prueba, debe seguirse una dieta rigurosa durante al menos cuatro semanas en las cuales no se ingerirá ningún alimento con gluten. Esta prueba también se puede realizar con niños para evaluar si padecen intolerancia al gluten.

En caso de que las molestias se hayan debido a una alergia al gluten, empezarás a notar que después de haberlo eliminado de tu dieta, serás capaz de pensar con mayor claridad y aumentar tu capacidad de concentración y aprendizaje. También puede haber una mejora en tu estado de ánimo.

Te puede interesar:
Los 7 errores comunes en dietas reductoras

Acerca del autor

Avatar

Dra Yaritza Delgado

Médico Cirujano. Egresada de La universidad de Los Andes con más de 17 años de experiencia. Dedicada al bienestar y la salud de los seres humanos. Creo que el conocimiento tiene una función para el bienestar de la comunidad, y he dedicado mi vida al mejoramiento y educación de la Sociedad. Soy Escritora e investigadora publicada.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse  
Notificar