El ginseng ayuda a reducir la obesidad y a quemar grasa

Con el paso de las vacaciones, todos aumentamos algunos kilos extra, principalmente por el exceso de calorías que no quemamos hasta después de que hayan terminado. Pero ¿sabías que el ginseng ayuda a quemar grasa? Sigue leyendo porque te explicaremos de qué manera.

ginseng para quemar grasa

Las células grasas pueden constar de 3 tipos diferentes, y también almacenamos grasa de 3 formas diferentes. Irónicamente, resulta que uno de estos tipos de células grasas es tanto una bendición como una maldición. Este tipo de grasa presente en tu cuerpo puede ayudarte a quemar los otros dos.

Por desgracia, generalmente no contamos con las cantidades suficientes de esta grasa, por lo que necesitamos un poco de ayuda poder conseguirla. Y el ginseng puede ser el medio necesario. Investigadores revelan cómo el ginseng puede reducir la obesidad y quemar grasas.

Células grasa y su almacenamiento en nuestro cuerpo

Nuestro cuerpo almacena tres tipos diferentes de células grasas y además lo hace en 3 lugares diferentes. Tenemos células grasas blancas, beige y marrones. El nombre real de las células grasas es adipocitos, y cumplen varias funciones cruciales para nuestro cuerpo:

  • Producen y liberan las hormonas necesarias
  • Protegen nuestras terminaciones nerviosas
  • Se unen a las proteínas para actuar como mensajeros
  • Almacenan vitaminas y minerales
  • Nos mantienen calientes y mantienen la temperatura corporal
  • Proporcionan energía almacenada

Grasa subcutánea

La grasa subcutánea es la grasa de la que estamos acostumbrados a hablar y a la que prestamos más atención. Es la grasa más visible que las mujeres pueden observar en los muslos, glúteos y estómago.

Los hombres generalmente la acumulan en su vientre. Esta constituye aproximadamente el 90% de la grasa en nuestros cuerpos, y se forma sobre nuestros músculos debajo de nuestra piel, por lo que está muy expuesta. Se puede constituir de células grasas blancas o beige.

Para las mujeres que pasaron la mayor parte de su vida con muslos gruesos y caderas anchas, pero con cinturas más delgadas, la grasa que acumulaban les hacía menos daño que aquellas que tendían a acumular su grasa alrededor de la cintura.

Lamentablemente, con la llegada de la menopausia, esta ventaja comienza a desaparecer, y todas las mujeres empiezan a aumentar de volumen alrededor de su cintura.

Los científicos han declarado que la grasa del vientre es uno de los factores que contribuyen a la enfermedad cardíaca o accidente cerebrovascular. Las medidas de cintura superiores a 89 centímetros para mujeres u hombres con una cintura superior a 101 centímetros tienen un mayor riesgo de enfermedad cardíaca.

Propósitos de la grasa blanca

Por mucho que no nos guste nuestra grasa blanca, tiene dos grandes propósitos:

  • Almacenar energía para que la podamos usar cuando la necesitamos
  • Producir hormonas y enviarlas al torrente sanguíneo

Cuando nuestras células grasas blancas todavía son pequeñas, se crea una hormona llamada adiponectina, la cual es un antiinflamatorio que ayuda a controlar el azúcar en la sangre.

Esta hace que nuestros músculos e hígado sean sensibles a la insulina, lo que disminuye nuestras posibilidades de desarrollar diabetes o enfermedades cardíacas.

Sin embargo, cuando acumulamos demasiada grasa blanca, esas células se hacen más grandes y las probabilidades de desarrollar enfermedades cardíacas y diabetes también aumentan ya que la producción de adiponectina se ralentiza.

Es por eso que los médicos están de acuerdo en que acumular demasiada grasa subcutánea, especialmente alrededor de la cintura, es perjudicial para nuestra salud.

Grasa viceral

La grasa visceral es la grasa más peligrosa, principalmente debido a donde se ubica. Esta se compone de glóbulos blancos y se forma en lo profundo de la cavidad de nuestro abdomen, alrededor de nuestros órganos.

No podemos verla ni tocarla. La grasa visceral solo se puede ver con una tomografía computarizada. Los médicos generalmente dicen que si tienes grasa abdominal, también tienes grasa visceral. Calcular tu cantidad de grasa visceral puede ser difícil. La regla general es que si tienes un IMC de 25 o más, entonces tienes grasa visceral.

La grasa viceral puede ser un factor en:

  • Los niveles de colesterol
  • Presión sanguínea alta
  • Diabetes
  • Demencia
  • Enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular

Grasa esencial

La grasa esencial es la grasa necesaria para nuestra médula ósea, grasa alrededor de nuestros ojos, nuestras terminaciones nerviosas y alrededor de las membranas de nuestros órganos. Esta no produce mucha energía ni aumenta nuestro peso.

¿Qué ocurre con las células grasas marrones?

Las células grasas marrones son las células grasas que se activan cuando te enfrías. Esta es en parte la razón por la que algunas personas dicen que puedes quemar más calorías durmiendo en una habitación fría.

Esta grasa se almacena en lugares como el cuello, los hombros y el pecho. Cuando somos niños, tenemos más células grasas marrones que las que tenemos como adultos.

Las personas más delgadas tienden a tener más que las personas con sobrepeso u obesidad. Sin embargo, la cantidad sigue siendo mínima en comparación con la grasa blanca, sin importar el tamaño y peso.

La grasa marrón quema la grasa blanca

Este factor tiene interesados a muchos científicos acerca de cómo podemos aprender a usar esto para disminuir la obesidad y mejorar nuestra salud. Se cree que esta grasa contiene mitocondrias que usan grasa blanca como energía.

Un estudio realizado en la Universidad de Munich demostró que podría ser posible que los alimentos desencadenen este mismo proceso termogénico en la grasa marrón.

Solamente el acto de comer y digerir consume hasta un 10% de energía a través de las contracciones musculares de los intestinos, la secreción y el proceso de digestión.

Los voluntarios de este estudio tuvieron una comida alta en carbohidratos, y los científicos midieron el nivel de actividad en las células de grasa marrón.

Esto confirma que de alguna manera las células de grasa marrón juegan un papel en la digestión de los alimentos y posiblemente en nuestra sensación de saciedad después de comer.

El estudio demostró cómo es posible promover la activación de las células grasas de color marrón y convertir las células grasas beige en marrones mediante el uso de ginseng.

El ginseng y la quema de grasa para reducir la obesidad

El ginseng es una hierba que es comúnmente reconocida por dos variedades, el ginseng asiático o el ginseng americano. Estudios han comprobado que dos de sus componentes químicos contribuyen a diversas mejoras en la salud. Estos son los ginsenósidos y la gintonina. Los beneficios de la salud que ofrecen son los siguientes:

  • Un antioxidante que puede reducir la inflamación
  • Promueve la memoria del cerebro
  • Mejora el estado de ánimo y el comportamiento
  • Ayuda en la disfunción eréctil a través de la producción de óxido nítrico
  • Fortalece el sistema inmunológico
  • Ayuda a combatir la fatiga y mejorar los niveles de energía

A esta lista también podemos agregar que, el ginseng, es un gran quemador de grasa. Un estudio reciente publicado en BMJ ha encontrado una correlación potencial entre los beneficios del ginseng y el aumento de las células de grasa marrón y su rendimiento termogénico.

Este estudio fue realizado por un equipo de científicos chinos asociados con la Academia de Ciencias de China.

Los científicos decidieron determinar la fuente de los beneficios para el control de peso que supuestamente se producían con el uso de ginseng para atacar a las bacterias intestinales.

Luego tratarían de identificar los ácidos grasos de cadena larga correspondientes que parecen estar relacionados con el potencial de control de peso del ginseng.

Los científicos inyectaron a ratones con extracto de ginseng y luego analizaron la reacción de las bacterias intestinales. Pudieron ver que la bacteria intestinal Enterococcus faecalis produjo un ácido graso de cadena larga llamado ácido miristoleico.

Juntas, la bacteria y el ácido redujeron las células grasas blancas al activar las marrones y convirtieron las células grasas beige también en células grasas marrones.

Los resultados demuestran que es la relación entre las bacterias intestinales y los ácidos grasos de cadena larga, lo que podría desempeñar un papel fundamental en el desarrollo de un medicamento para la obesidad a través de las células grasas marrones.

Bibliografía
  1. Li, Z., & Ji, G. E. (2018). Ginseng and obesity. Journal of ginseng research42(1), 1–8. doi:10.1016/j.jgr.2016.12.005
  2. Hwang, H., Kim, J., Park, J., Yun, H., Cheon, W. K., Kim, B., … Lim, K. (2014). Red ginseng treatment for two weeks promotes fat metabolism during exercise in mice. Nutrients6(5), 1874–1885. doi:10.3390/nu6051874

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.