5 grasas para cocinar mas saludables y deliciosas

Las grasas saturadas (SFA) y monoinsaturadas (MFA) son la fuente de combustible preferida del cuerpo. Otro beneficio importante de los ácidos grasos saturados de cadena larga (LCSFA siglas en inglés), y en menor grado de MFA, es que son estables a altas temperaturas y por lo tanto las grasas para cocinar más seguras.

grasas para cocinar

5 grasas para cocinar que deberías estar usando

Con esto en mente, aquí hay una lista de las grasas para cocinar que deberías estar incluyendo si estás en tu objetivo de aumentar tu salud. No solo porque es seguro cocinar con ellas, sino porque saben muy bien.

Ghee

Ghee es mantequilla clarificada y es popular en la cocina india. Debido a que se han eliminado los sólidos de la leche, es muy baja en lactosa y es casi completamente grasa, en su mayoría saturada.

Usa ghee para dorar carne y saltear ajo y cebollas para sopas o guisos, para freír tus huevos es una buena opción. Una cucharada de ghee contiene 8 g de SFA, 3,7 g de grasa MFA y 0,5 g de PUFA (ácidos grasos poliinsaturados).

Aceite de coco

Junto con el ghee, el aceite de coco es una de las mejores grasas para cocinar porque está casi completamente saturado. De hecho, el aceite de coco tiene más del 90% de grasa saturada.

Además de ser una gran fuente de combustible para el cuerpo, el aceite de coco tiene algunas propiedades únicas. Es un tipo especial de grasa saturada llamado triglicérido de cadena media (MCT).

A diferencia de otras grasas, los MCT no requieren ácidos biliares para la digestión. Esto significa que se absorben fácilmente en la parte superior del intestino delgado. El aceite de coco también es rico en ácido láurico, un ácido graso que se encuentra en la leche materna y que es antifúngico, antibacteriano y antiviral. El aceite de coco tiene 4 g de SFA, 0,3 g de MFA y

Manteca de cerdo

Ningún chef francés que se precie se quedaría sin manteca de cerdo. La manteca de cerdo se obtiene del depósito de grasa visceral que rodea el riñón y el lomo, y se considera la manteca de cerdo de grado más alto porque tiene poco sabor a cerdo.

Es por eso que es apreciada en la repostería, donde se utiliza para hacer croissants y otras delicias que no son paleo. La manteca de cerdo es una grasa increíblemente versátil.

La puedes usar para asar verduras, por ejemplo. A diferencia del aceite de oliva, las verduras asadas en manteca de cerdo no se empapan ni se engrasan. Se mantienen crujientes y casi secas, con un sabor maravilloso.

Esto sorprende a la gente porque piensa que la manteca de cerdo es «grasosa». No es tan grasosa en realidad. Una cucharada de manteca de cerdo tiene aproximadamente 6 g de MFA, 5 g de SFA y 1,6 g de PUFA.

Grasa de pato

Si nunca ha tenido papas asadas o fritas en grasa de pato, no has comido papas fritas. Literalmente. La grasa de pato era lo que la gente en Europa usaba para hacer las papas fritas originales antes de que aparecieran los aceites de semillas industriales.

Una vez que pruebes las papas, o cualquier verdura, asadas o fritas en grasa de pato, sabrás por qué. Una cucharada de grasa de pato tiene 6 g de MFA, 4 g de LCSFA y 1,6 g de PUFA.

Mantequilla

La mantequilla o manteca tiene un punto de humo más bajo que las grasas enumeradas anteriormente, lo que la hace menos adecuada para cocinar a alta temperatura. Sin embargo, es una grasa excelente para usar sobre pescado o carne en el horno, o en guisos o comidas cocinadas a fuego lento a temperaturas más bajas.

La mantequilla hace que todo sea mejor. Una cucharada de mantequilla contiene 7,2 g de SFA, 2,9 g de MFA y 0,4 g de PUFA.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.