Infecciones gastrointestinales y la diarrea entre sus consecuencias

En la mayoría de los casos, la diarrea es el resultado de una infección viral. Las infecciones gastrointestinales (gastroenteritis) también pueden ser provocadas por bacterias como la Salmonella o Campylobacter.

En caso de una diarrea normal, por lo general es suficiente compensar la pérdida de líquido y esperar hasta que pase la infección gastrointestinal. Sin embargo, la diarrea severa o prolongada debe tratarse porque puede conducir a una pérdida peligrosa de sal y líquidos, especialmente en niños pequeños y ancianos.

Síntomas de la diarrea infecciosa

A menudo, una infección gastrointestinal comienza repentinamente con vómitos o diarrea severa. La diarrea es cuando alguien tiene evacuaciones intestinales muy suaves o líquidas dentro de las 24 horas, al menos tres veces.

A menudo se acompaña de dolor abdominal, calambres y flatulencia. La diarrea y las náuseas a veces se pueden asociar con fiebre, dolor de cabeza y dolores corporales.

Los mareos y los problemas circulatorios pueden indicar que el cuerpo ha perdido demasiado líquido y sales (electrolitos). En este caso necesitarás una ayuda médica rápida. Otras razones para buscar ayuda médica en caso de diarrea son:

  • No mejora después de 48 horas.
  • Fiebre alta.
  • Sangre en las heces (sangre roja o heces negras).
  • Deposición de moco.
  • Dolor severo.

La diarrea en sí es un síntoma que puede desencadenar más síntomas. En general, la mayoría de las personas con diarrea pueden continuar con su vida diaria. La deshidratación es inminente, ya que el cuerpo secreta demasiado líquido debido a la constante secreción de las heces.

El aumento de la pérdida de agua puede a su vez traer una variedad de otros síntomas, como dolor de cabeza, mareos a corto plazo o fatiga general. La circulación también se ve comprometida a veces, ya que se suministra muy poca comida y muy poco líquido o ambos se separan nuevamente antes de que el cuerpo pueda usarlos.

También se produce inflamación parcial del ano. Se trata de una fuerte picazón o ardor, además el enrojecimiento es claramente visible.

Causas de las infecciones gastrointestinales

La diarrea puede tener muchas causas diferentes. Entre las más comunes se encuentra una infección gastrointestinal causada por el altamente contagioso Noro o Rotavirus, que generalmente afecta a niños pequeños y ancianos.

Al viajar, las infecciones con Shigella, ciertas bacterias coliformes o parásitos pueden causar diarrea, según el destino y las condiciones higiénicas.

Las infecciones gastrointestinales son la causa más común de diarrea. Los virus y las bacterias, absorbidos por una infección por grasa o gotitas, causan inflamación de la membrana mucosa en el tracto gastrointestinal. Esta inflamación, también llamada gastroenteritis, conduce a diarrea.

La diarrea también puede tener otras causas además de las infecciones, éstas incluyen:

  • Comida desconocida, por ejemplo en viajes (de larga distancia).
  • Intolerancias alimentarias como al gluten o intolerancia a la lactosa.
  • Un “intestino nervioso” (síndrome del intestino irritable).
  • Enfermedades inflamatorias del intestino tales como enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa.
  • Efectos secundarios de los medicamentos: en particular, los antibióticos a veces causan diarrea porque atacan la flora intestinal normal.
También puedes leer:  Qué comer luego de un brote de Enfermedad de Crohn

Indicaciones importantes

La mayoría de las veces, la diarrea aguda puede ser inofensiva. Sin embargo, en caso de diarrea abundante y acuosa o vómitos frecuentes con alta pérdida de líquidos, es importante consultar a un médico a su debido tiempo para evitar una falla circulatoria.

Esto es especialmente importante cuando se trata de bebés y niños pequeños, personas con sistemas inmunitarios debilitados o ancianos. Dado que las personas mayores a menudo pierden la sensación de sed y se hidratan muy poco, el riesgo de deshidratación es particularmente alto.

Señales de pérdida de líquidos por diarrea

Puede haber varios signos de pérdida severa de líquidos por infecciones gastrointestinales, como los siguientes:

  • La condición general se está deteriorando.
  • Los ojos, mejillas o cara se notan demacrados.
  • La respiración o el ritmo cardíaco son más rápidos de lo normal.
  • La piel es inelástica: si tomas piel del brazo o el vientre con dos dedos y tiras suavemente, no vuelve a su forma original, y se mantiene como una pequeña arruga.
  • La sed intensa, la somnolencia, la orina oscura o la falta de frecuencia urinaria, así como los ojos secos, los labios o la lengua seca también pueden indicar un inicio de deshidratación.
  • Las personas mayores a veces experimentan dolor en el pecho o calambres musculares.

Diagnóstico de una infección gastrointestinal

En una visita al médico, estas son las cosas que te preguntará:

  • Si los síntomas han ocurrido de forma repentina o gradual.
  • Acerca de la naturaleza de los deshechos (consistencia y apariencia).
  • Desde cuándo empezó la diarrea y qué tan seguido ocurre.
  • Si se presentan molestias como dolor abdominal, vómitos o fiebre.
  • Lo que se comía antes de la aparición de la diarrea.

También es importante:

  • Si has estado viajando recientemente.
  • Qué medicamentos se han tomado o se tomarán.
  • Si existen alergias o intolerancias conocidas.
  • Cuando existe alguna enfermedad crónica como la diabetes.

Si existe una diarrea sanguinolenta o persistente, es posible que se necesite una muestra de heces o sangre para determinar qué agentes patógenos han causado la infección. Lo mismo se aplica a la diarrea con deposición de moco.

Cómo se puede prevenir la gastroenteritis

Los virus y las bacterias se transmiten a través del contacto con las heces, vómitos, objetos contaminados, agua o alimentos.

En caso de una enfermedad diarreica aguda, lavarse bien las manos con jabón regularmente es muy importante para protegerse y proteger a los demás de las infecciones. Incluso una desinfección de manos puede ser útil. Si hay un segundo baño en casa, un familiar enfermo puede usarlo exclusivamente.

La ropa se lava mejor a por lo menos 60 grados de temperatura. Es importante prestar más atención a la buena higiene en la cocina y en la preparación de los alimentos. Cualquier persona que tenga diarrea aguda, también debe evitar preparar alimentos para otros.

A los niños enfermos no se les debe permitir ir a la escuela hasta que hayan dejado de tener diarrea durante dos días.

Según los estándares de higiene, al viajar a países subtropicales o tropicales, puede ser necesario renunciar a las frutas y verduras crudas y sin pelar, y no beber agua del grifo. El pescado o la carne deben estar bien cocidos.

También puedes leer:  Tipos de efectos secundarios de los antibióticos

Tratamiento para las infecciones gastrointestinales

Cualquier persona que tenga diarrea pierde líquidos y electrolitos. Por lo tanto, lo más importante es compensar esta pérdida. En caso de una diarrea normal aguda, el té edulcorado en combinación con galletas saladas es suficiente.

A menudo se recomienda comer alimentos amigables con el estómago como el arroz, los plátanos, etc. Algunos se abstienen de tomar café, jugos de frutas, limonadas, alcohol y alimentos grasos para no irritar el intestino.

Evitar la deshidratación

La diarrea aguda normal en adolescentes y adultos no requiere tratamiento especial. En niños pequeños y ancianos, así como en casos de diarrea severa, tiene sentido compensar la pérdida de líquido y electrolitos con una solución de rehidratación de farmacia (también llamada soluciones de electrolitos / glucosa).

Estos son polvos para disolver en agua. Contienen sales, minerales y glucosa. Como un sustituto cuando estés de viaje, también puedes agregar los siguientes ingredientes en un litro de agua envasada o hervida y mezclar:

  • Cinco cucharadas de azúcar
  • Una y media cucharadas de sal de mesa
  • Un vaso de jugo de naranja envasado

Además de la ingesta de líquidos y otros tratamientos, los alimentos o suplementos dietéticos que contienen microorganismos probióticos (probióticos) pueden ayudar a acortar la duración de la diarrea.

Medicamentos y antibióticos

Además, dependiendo de la duración y la gravedad de los síntomas, se pueden considerar tratamientos adicionales:

Medicamentos como la loperamida o el racecadotril calman el intestino y pueden reducir la frecuencia de ir al baño. La loperamida no es adecuada para niños menores de 12 años, y el Racecadotril es especial para niños.

A veces, se recomiendan ciertas tabletas de levadura (perenterol), que aceleran la excreción de los patógenos y ayudan a restaurar la flora intestinal natural.

Puede ser buena la ingesta de tabletas de carbón, que previamente se disuelven en agua, para aliviar los síntomas. Sin embargo, no hay estudios significativos para poder evaluar adecuadamente los beneficios y los daños de estas opciones de tratamiento.

Los antibióticos solo son adecuados para una infección intestinal bacteriana. No pueden hacer nada contra los virus.

Bibliografía:
  1. Shelke YP, Deotale VS, Maraskolhe DL. Spectrum of infections in acute febrile illness in central India. Indian J Med Microbiol. 2017 Oct-Dec;35(4):480-484.
  2. Dos Santos AMP, Ferrari RG, Conte-Junior CA. Virulence Factors in Salmonella Typhimurium: The Sagacity of a Bacterium. Curr. Microbiol. 2018 May 21.
  3. Castaño-Rodríguez N, Underwood AP, Merif J, Riordan SM, Rawlinson WD, Mitchell HM, Kaakoush NO. Gut Microbiome Analysis Identifies Potential Etiological Factors in Acute Gastroenteritis. Infect. Immun. 2018 Jul;86(7).
  4. Freedman SB, Willan AR, Boutis K, Schuh S. Effect of Dilute Apple Juice and Preferred Fluids vs Electrolyte Maintenance Solution on Treatment Failure Among Children With Mild Gastroenteritis: A Randomized Clinical Trial. JAMA. 2016 May 10;315(18):1966-74. [Link]
  5. Glass RI, Parashar UD, Estes MK. Norovirus gastroenteritis. N. Engl. J. Med. 2009 Oct 29;361(18):1776-85.
5.0
03

Acerca del autor

Avatar

Dr Oscar Gonzalez Herrada

Oscar Gonzalez Herrada. Médico con Especialidad en Medicina Interna y Gastroenterología. Endoscopista terapéutica y Enteroscopista. Cápsula endoscópica. Licenciado en Letras. Profesor universitario. Editor y redactor para revistas científicas y textos académicos.