Alergia al níquel: causas, síntomas y tratamientos preventivos

El níquel es un metal duro, blanco plateado que se encuentra en la corteza terrestre. Desde su descubrimiento en 1751, se ha vuelto indispensable en los procesos de producción industrial. Es económico y fácil de procesar gracias a su elasticidad. Para detener el aumento de las alergias al níquel, la Unión Europea adoptó en 1994 una directiva sobre este metal que regula su uso.

Síntomas de alergia al níquel

¿Qué es la alergia al níquel?

La alergia al níquel es una de las llamadas alergias de contacto (también alergias de tipo IV o tardías). A diferencia de las alergias de tipo inmediato (que incluyen, por ejemplo, alergia al polen, el veneno de insectos y la mayoría de las alergias alimentarias), la reacción de tipo retardado tarda en presentarse.

Después del contacto con el alérgeno, puede tomar entre 24 y 72 horas para que los primeros síntomas sean notorios. La razón de este “retraso” son las llamadas células T auxiliares (término técnico: linfocito T).

La picazón y el enrojecimiento de la piel pueden ser síntomas de una alergia al níquel. El níquel puede estar presente en las hebillas de los cinturones, en el marco de las gafas o muchos tipos de joyas. La alergia al níquel es una de las alergias más comunes y la menos tratada.

Las células T auxiliares desempeñan un papel importante en el sistema inmunológico y se producen en los ganglios linfáticos y en las capas inferiores de la piel. Son importantes para prevenir ciertas infecciones. Se aferran a cuerpos extraños y activan otras células del sistema inmunológico para destruir el cuerpo extraño.

Luego forman las llamadas células T de memoria. Estas son células que registran y se dan cuenta de qué intrusos son indeseables y así reaccionar más rápido en caso de contacto.

En una alergia de contacto, la célula T auxiliar recuerda una sustancia supuestamente inofensiva como el níquel. Cuando la piel entra en contacto con la sustancia ambiental una vez más, las células T auxiliares migran hacia las capas superiores de la piel y causan una reacción inflamatoria. El retraso se produce entre otras cosas porque las células tienen que viajar de esta manera.

La alergia al níquel en niños y adultos

El níquel es el alérgeno de contacto más común en todo el mundo. Existen varios estudios que han utilizado pruebas cutáneas para examinar cuántas personas han desarrollado sensibilización al níquel.

Un estudio a escala europea estima que el 25,9% de los encuestados en Italia, el 24% en España y el 11,9% en Dinamarca tienen esta sensibilidad.

Sin embargo, la sensibilización no significa que todos aquellos que son positivos en realidad tengan síntomas alérgicos. Una cosa es cierta: la sensibilización es un requisito previo para la manifestación de una alergia.

A la inversa, esto significa que: Cuánto más sensibilizadas estén las personas en un país, más probabilidades hay de que desarrollen la llamada alergia de contacto.

También puedes leer:  Problemas de tiroides puede incluir sofocos repentinos

Se ha encontrado que las mujeres generalmente tienen un mayor riesgo de desarrollar una alergia al níquel que los hombres. Esto se debe en parte al hecho de que el contacto con bisutería y piercings promueve la sensibilización al níquel.

Síntomas y malestares por alergia al níquel

Las alergias al níquel están entre las alergias de contacto más comunes. Solo unas pocas horas o días después de tocar objetos que liberan níquel (exposición), las áreas correspondientes de la piel comienzan a enrojecerse, mojarse o picar

La palabra “eczema” viene del griego y significa literalmente “hervir”. Para la mayoría de los afectados, las molestias se limitan al área de la piel que tuvo contacto con el alérgeno (por ejemplo, la piel alrededor del ombligo en una hebilla de cinturón que contiene níquel o un botón del pantalón).

Los puntos de contacto comunes con el níquel son: las palmas de las manos, dedos, ombligo, orejas o muñecas.  Los signos típicos de alergia al níquel son picazón, ardor o dolor severos, enrojecimiento, hinchazón, pápulas, ampollas que rezuman en el sitio de contacto, en caso de contacto crónico, también escamas o engrosamiento de la piel.

Causas y detonantes comunes

El níquel está en casi todas partes. El metal se puede encontrar en joyas, relojes, baterías, piercings, monedas, gafas de sol, prótesis articulares, planchas, material de oficina, papel, colores para tatuajes, macetas, manijas de puertas, tirantes, humo de cigarrillos, instrumentos musicales, utensilios de cocina, paraguas, artículos de cuero. Agujas hipodérmicas, horquillas, rizadores, ollas y teléfonos celulares.

Mientras que los tirantes y las agujas de tejer tenían un efecto alérgico en la década de 1930, los botones de los pantalones vaqueros, la bisutería y los piercings han salido a la luz desde los años 70. Las alergias al níquel ocurren, por ejemplo, con especialistas de limpieza o cajeros.

La Directiva de la UE sobre el níquel estipula que los productos que contienen níquel destinados a un contacto inmediato y prolongado con la piel no deben liberar más de 0.5 μg de níquel por centímetro cuadrado por semana.

Para los piercings, el límite de liberación se limitó a 0.2 μg / cm² por semana. El reglamento europeo de productos químicos REACH establece que el contenido de níquel en los juguetes no puede ser superior a 0,5 μg de Ni / cm 2 / semana.

Además de los productos fabricados industrialmente, los alimentos como las papas, los cereales y las frutas también contienen níquel porque absorben el metal del suelo durante el proceso de crecimiento.

El níquel está presente en la mayoría de los alimentos de la dieta y se considera que los alimentos son una fuente importante de exposición al níquel para la población general. El níquel en la dieta de una persona sensible al níquel puede provocar dermatitis.

Procedimientos de diagnóstico

Un componente importante del procedimiento de diagnóstico es la llamada historia médica. El médico le pregunta al paciente sobre los hábitos, antecedentes familiares y síntomas, y luego deriva las posibles causas.

A veces puede ser difícil diferenciar la alergia de contacto de otros tipos de eczema, como la dermatitis atópica. Una prueba de la piel puede ayudar al proceso de diagnóstico.

También puedes leer:  El virus del papiloma humano, causas y prevención

Si se sospecha del níquel como un desencadenante de la alergia, el resultado de la anamnesis se asegura aún más con una prueba cutánea. La prueba epicutánea se utiliza para la alergia al contacto.

Un parche con cámaras de prueba se pega a la piel, generalmente en la espalda. Las cámaras de ensayo contienen preparaciones de alérgenos y, si es necesario, otras sustancias de las que se sospeche alergia. Los resultados tienen lugar después de 48 y 72 horas.

Las alergias de contacto pueden ser provocadas por diversas sustancias. Además del níquel, el cobalto, el cromato, los conservantes, las fragancias vegetales y sintéticas, el bálsamo o los colorantes pueden causar procesos inflamatorios alérgicos de la piel.

Para evitar el alérgeno, es importante identificar la sustancia que causa la alergia con la mayor precisión posible.

Cómo tratar la alergia al níquel

La alergia al níquel no se puede curar. Si se es alérgico al níquel, se debe tratar de proteger la piel de la exposición al níquel, para evitar que cualquier objeto que libere níquel (profilaxis de exposición). afecte la piel Esto incluye, por ejemplo, prescindir de las joyas que contienen níquel o las hebillas de los cinturones.

Aquellos que sufren de alergia al níquel deben mantenerse alejados lo más posible de los objetos de la vida cotidiana que contienen níquel y, especialmente, evitar el contacto prolongado con la piel. Si el contacto no puede evitarse por completo, las medidas de protección, como guantes o ropa protectora, pueden ayudar.

Si el eczema por alergia al níquel persiste incluso con la evitación cuidadosa de los alérgenos, las cremas que contienen cortisona pueden aliviar los síntomas.

En casos excepcionales, el eczema en pacientes con alergia pronunciada al níquel puede aumentar con la ingesta de alimentos con níquel. Sin embargo, antes de que los afectados sigan una dieta rigurosa reducida en níquel, primeramente, un médico debe realizar una prueba de provocación oral con níquel.

Dado que tanto los umbrales como los alimentos desencadenantes varían de un paciente a otro, solo junto con un nutricionista podrás determinar qué alimentos puedes comer y cuáles debes omitir.

Las posibilidades de la inmunoterapia para la alergia al níquel se están investigando actualmente.

Bibliografía:
  1. Sharma AD. Relationship between nickel allergy and diet. Indian J Dermatol Venereol Leprol [serial online] 2007 [cited 2019 Jun 26];73:307-12. Disponible en: [Link]
  2. Hammershoy O. Standard patch test results in 3225 consecutive patients from 1973 to 1977. Contact Dermatitis 1980;6:263-8.
  3. Kieffer M. Nickel sensitivity: Relationship between history and patch test reaction. Contact Dermatitis 1979;5:398-401.
  4. Jeffrey DW. Soil-Plant Relationships: An ecological approach. First published in the USA. Timber Press: Portland Oregon, USA; 1987. p.19.
5.0
02

Acerca del autor

Avatar

Julieta Sofía Medina

Julieta es nutrióloga clínica, especialista en: Dietética, Obesidad, Sobrepeso, Enfermedades Gastrointestinales, Enfermedades Cardiovasculares y Nutrición Geriátrica.