Dermatitis seborreica: síntomas, causas y tratamientos disponibles

Cuando la dermatitis seborreica ocurre por primera vez en la adolescencia o en la edad adulta, generalmente regresa una y otra vez. Cuando esto ocurre es de gran ayuda aplicar un antifúngico o cremas de cortisona en las áreas inflamadas.

Esto es muy diferente con los bebés: si el eccema se desarrolla en los primeros meses de vida, generalmente se cura por sí solo dentro de un año. Un eccema seborreico en bebés no debe confundirse con la costra láctea, que son las lesiones inflamatorias de la piel que causan picazón en un eczema que comenzó en la infancia.

El eccema seborreico – también conocida como dermatitis seborreica – es una inflamación de la piel no contagiosa. Esta produce esencialmente manchas rojas en la cara y en la cabeza y escamas grasosas que rara vez pican. Los expertos creen que el aumento de la seborrea, los gérmenes de la piel como los hongos y la defensa debilitada contribuyen al desarrollo del eccema seborreico.

Síntomas de dermatitis seborreica en la frente

Cuando la dermatitis seborreica ocurre por primera vez en la adolescencia o en la edad adulta, generalmente regresa una y otra vez. Cuando esto ocurre es de gran ayuda aplicar un antifúngico o cremas de cortisona en las áreas inflamadas.

Esto es muy diferente con los bebés: si el eccema se desarrolla en los primeros meses de vida, generalmente se cura por sí solo dentro de un año. Un eccema seborreico en bebés no debe confundirse con la costra láctea, que son las lesiones inflamatorias de la piel que causan picazón en un eczema que comenzó en la infancia.

Síntomas de la dermatitis seborreica

Si se trata de una dermatitis seborreica (en los bebés, también conocida como gneis de la cabeza), generalmente ocurre en áreas que tienen un alto número de glándulas sebáceas. Estos incluyen, sobre todo, la cara y el cuero cabelludo. Como regla general, la enfermedad de la piel se presenta después de su primera aparición con diferentes grados de recaídas. En los niños, se puede curar espontáneamente.

Los síntomas típicos de la dermatitis seborreica son las manchas rojas, que están cubiertas con escamas brillantes amarillentas y grasientas. Sin embargo, no suele haber comezón.

Las manchas se forman principalmente en la piel con muchas glándulas sebáceas, típicamente:

  • En el cuero cabelludo y en la línea del cabello.
  • En y entre las cejas.
  • En las mejillas y especialmente en los pliegues de la piel que van desde las fosas nasales hasta las comisuras de la boca.

La dermatitis seborreica también puede diseminarse a otras partes del cuerpo, a menudo sobre el esternón y en la parte posterior de la columna torácica. Incluso los pliegues de la piel pueden verse afectados, por ejemplo, debajo del pecho o en la región de la axila o la ingle. En los hombres, las manchas a veces pueden ocurrir en el área genital.

En los bebés, son típicas las escamas amarillentas en el cuero cabelludo. Pero incluso con ellos, el eccema puede extenderse a otras partes del cuerpo como la cara, los pliegues de la piel y el área del pañal.

Causas y factores de riesgo

Presumiblemente, varios factores conducen al enrojecimiento de la piel escamosa. Por ejemplo, el aumento de la segregación de las glándulas sebáceas y la colonización normalmente no problemática de la piel con levadura Malassezia furfur puede estar involucrada en el desarrollo de eccema seborreico.

La piel humana está colonizada por una flora cutánea de microorganismos como bacterias y hongos. El hongo de levadura Malassezia furfur (anteriormente Pityrosporum ovale) se encuentra en la mayoría de las personas como un componente natural de la flora de la piel.

Ilustración de la dermatitis seborreica y los foliculos

Además, las bacterias, estrés, historia familiar, las hormonas, los trastornos nerviosos como el Parkinson y un debilitado sistema inmune también pueden desempeñar un papel. Las personas con un sistema de defensa debilitado, por ejemplo debido al SIDA, también tienen un mayor riesgo de contraer una forma más grave de dermatitis seborreica que se propaga a toda la piel y no es fácil de tratar.

Frecuencia e historia:

La dermatitis seborreica es común: de 3 a 10 de cada 100 personas la padecen. Los hombres son más afectados que las mujeres. Por lo general, el eccema se produce por primera vez en la edad adulta o desde los 50 años.

La enfermedad es crónica con síntomas a veces más, a veces menos pronunciados. Los cambios en la piel también pueden desaparecer por un tiempo, a menudo en el verano. Pero luego vuelven, por ejemplo, en invierno o en períodos de estrés.

Te puede interesar:
La dermatitis perioral también conocida como enfermedad de la azafata

En los bebés, la dermatitis seborreica suele curarse completamente y sin consecuencias en el primer año de vida.

Cómo se llega al diagnóstico de la dermatitis seborreica

Si el enrojecimiento de la piel escamosa y con picazón se produce en las áreas típicas del eccema seborreico, el diagnóstico es simple. Por lo general, una consulta médica detallada (anamnesis) y un examen físico posterior son suficientes.

Por encima de todo, el médico intenta descartar otras enfermedades de la piel que pueden parecerse a la dermatitis seborreica. Estas incluyen psoriasis o eczema (dermatitis atópica). En estas enfermedades, la piel cambia, pero generalmente en otras partes del cuerpo. El eczema produce lesiones de la piel y consisten en enrojecimiento borroso y, a veces, pequeñas ampollas.

Diferentes tratamientos

Los adolescentes y adultos pueden tratar la piel inflamada con ciertos medicamentos para aliviar los síntomas. Por ejemplo:

  • Champús que contienen alquitrán.
  • Cremas con ácido salicílico.
  • Cremas o champús con antifúngicos.
  • Cremas o geles antiinflamatorios con cortisona.

Por lo general, no es necesario tomar medicamentos. Debido a que el eccema seborreico puede volver a causa de la la luz del sol, algunas personas también prueban la fototerapia UV-B.

No existe un tratamiento que pueda curar permanentemente la dermatitis seborreica.

Como regla general, no es necesario ningún tratamiento en los bebés, ya que el eccema se cura por sí solo y no los afecta.

La dermatitis seborreica es conocida en los bebés como gneis de la cabeza. A menudo no es necesario un tratamiento porque la enfermedad se cura sola después de unos meses y no trae problemas para el bebé. No obstante, la visita a un pediatra sigue siendo recomendable.

Si deseas que tu hijo no tenga costras escamosas en la cabeza, puedes remojarlas en aceite de oliva durante la noche y luego lavarlas con un champú para bebés. Si las arrugas de la piel afectadas se mojan, como en el área del pañal, la pasta de zinc puede ayudar.

También puedes consultar este apartado especial sobre tratamientos para la dermatitis seborreica.

¿Cómo sobrellevar este padecimiento?

La dermatitis seborreica es inofensiva, pero puede ser angustiante para adolescentes y adultos: las manchas escamosas a menudo se forman en la cara y luego son visibles para otros.

Además, pueden acompañarte toda la vida. Si te sientes muy mal en esta situación, puedes hablar con tu médico sobre las formas de utilizar una terapia conductual para encontrar una forma más relajada de tratar la enfermedad.

Debes evitar ocultar la piel inflamada bajo un maquillaje espeso, ya que esto cierra los poros de la piel. De vez en cuando puedes aplicar un maquillaje ligero, y no habrá problema.

No es necesario un protector solar especial para la dermatitis seborreica. Es suficiente protegerse de forma normal y adecuada de los rayos UV, dependiendo del tipo de piel.

Recibir luz y aire en la piel, por ejemplo en la playa, puede aliviar el malestar. Las lociones protectoras con bajo contenido de grasa también son más adecuadas que los filtros solares muy grasos.

Bibliografía:
  1. Peter RU, Richarz-Barthauer U. Successful treatment and prophylaxis of scalp seborrhoeic dermatitis and dandruff with 2% ketoconazole shampoo: results of a multicentre, double-blind, placebo-controlled trial. Br J Dermatol. 1995;132(3):441–445.
  2. Birnbaum RY, Zvulunov A, Hallel-Halevy D, Cagnano E, Finer G, et al. Seborrhea-like dermatitis with psoriasiform elements caused by a mutation in ZNF750, encoding a putative C2H2 zinc finger protein. Nat Genet. 2006;38:749–751. [PubMed] [Google Scholar]
  3. Bergbrant IM, Johansson S, Robbins D, Scheynius A, Faergemann J, et al. An immunological study in patients with seborrhoeic dermatitis. Clin Exp Dermatol. 1991;16:331–338. [PubMed] [Google Scholar]
  4. Hoger H, Gialamas J, Adamiker D. Inherited seborrheic dermatitis–a new mutant in mice. Lab Anim. 1987;21:299–305. [PubMed] [Google Scholar]
  5. Borda, L. J., & Wikramanayake, T. C. (2015). Seborrheic Dermatitis and Dandruff: A Comprehensive Review. Journal of clinical and investigative dermatology, 3(2), 10.13188/2373-1044.1000019. doi:10.13188/2373-1044.1000019
  6. Faergemann J. Management of seborrheic dermatitis and pityriasis versicolor. Am J Clin Dermatol. 2000;1(2):75–80.

Acerca del autor

Avatar

Juan Carlos Cantú

El Doctor Juan Carlos Cantú es Cirujano general (Cirugía Endoscópica) con amplia experiencia en la redacción de artículos médicos para sitios web de salud y bienestar.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse  
Notificar