9 ingredientes secretos para hacer crecer tus plantas

Los ingredientes que añadimos a nuestra tierra son fundamentales para poder crecer las plantas y mantener un jardín en hermosas condiciones, todo el año. Hay muchos trucos que los jardineros exitosos usan para asegurar que sus jardines florezcan, y todos ellos tienen que ver con un concepto simple: el fertilizante que usan para sus plantas.

Los mejores ingredientes para poner en la tierra de nuestro jardín

Importantes ingredientes para que crezcan nuestras plantas

Para poder tener un jardín exitoso tenemos que tener en cuenta lo que le damos a nuestra tierra, antes, durante y después de que la planta sigue creciendo.

1. Ceniza de madera

Agregar cenizas de madera a la tierra proporciona muchos beneficios. Primero, su alto contenido alcalino lo hace perfecto para neutralizar suelos ácidos. Puedes comprar un kit de prueba de pH en cualquier centro de jardinería para averiguar si tu jardín podría beneficiarse de algunas cenizas de madera para este propósito.

La ceniza de madera también es una excelente fuente de cal y potasio, dos nutrientes que son altamente beneficiosos para las plantas, así como muchos elementos traza que las plantas necesitan para sobrevivir.

Es importante tener en cuenta que la ceniza de madera producirá lejía y sales cuando se moje, por lo que es mejor usarla ligeramente dispersa en pequeñas cantidades, ya que una pequeña cantidad de esos elementos probablemente no dañará las plantas. Otra opción es compostar las cenizas primero para permitir que la lejía y la sal se lixivien.

2. Cáscaras de plátanos

Las cáscaras de plátano contienen potasio, fósforo, calcio y magnesio, todos estos ingredientes son altamente beneficiosos para nuestras plantas, al igual que lo son para nosotros.

El potasio beneficia a las plantas en el crecimiento de tallos más fuertes, el fósforo ayuda a producir raíces y brotes sanos, y es esencial para producir flores, polen y frutas, el calcio es importante para el desarrollo adecuado de las raíces y tallos, y el magnesio es compatible con la fotosíntesis saludable.

Corta las cáscaras y agrégalas directamente alrededor del suelo cuando plantes tomates, rosales y pimientos verdes para enriquecer el suelo y fortalecer tus plantas.

3. Té de compost para fortalecer tus plantas

El té de compost se prepara remojando el compost en agua. Luego agrega melaza sin azufre como fuente de alimento para microorganismos beneficiosos y airea la solución durante unos días. Esto crea un «té» que contiene miles de microorganismos saludables.

Cuando se rocía en el jardín, los microorganismos beneficiosos en el té desplazarán a los que causan enfermedades, mejorando así la salud de tus plantas.

4. Agua del acuario

Si tienes una pecera, es posible que desees reconsiderar tirar el agua vieja por el desagüe cuando la limpies. Esa agua contiene desechos y bacterias que son perjudiciales para los peces, pero beneficiosos para las plantas.

Las limitaciones importantes son que esta agua solo debe ser fresca (no agua salada), y solo debe aplicarse a plantas ornamentales, no comestibles.

5. Granos de café

En lugar de tirar los viejos granos de café después de preparar tu taza de la mañana, guárdalos para el jardín. El café molido contiene cantidades significativas de calcio, potasio, nitrógeno y fósforo para impulsar el crecimiento de las plantas.

El café molido posiblemente puede acidificar el suelo. Aunque debe tenerse en cuenta, el nivel de acidez puede variar de muy ácido a incluso ligeramente alcalino. Dicho esto, no esperes mucha acidez en suelos con pH alto.

6. Cáscaras de huevo

El alto contenido de calcio en las cáscaras de huevo los convierte en un excelente alimento para las plantas. Simplemente lávalos, tritúralos y agrégalos a plantas que a menudo sufren de deficiencia de calcio, como los tomates.

Incluso puedes comenzar las plántulas en conchas que se han reducido a la mitad y enjuagar, que luego se pueden plantar directamente en el suelo cuando las plántulas estén lo suficientemente maduras, ya que la concha se descompondrá debajo del suelo.

7. Hierbas y tés para tus plantas

No deseches los saquitos o sobres de té. Agregarlos al suelo puede ayudar con el drenaje del suelo y la aireación saludable de las raíces de las plantas, y ayudar al suelo a retener la humedad y los nutrientes.

Su alto contenido de nitrógeno también es excelente para las plantas, junto con una serie de otros nutrientes que se liberan gradualmente en el suelo. Simplemente puedes rociarlos en la base de tus plantas, o incorporarlos a tu compost.

8. Recortes de césped

Una capa delgada de recortes de césped sobre la tierra puede evitar que crezcan malezas y ayudar a las plantas a retener la humedad. Sin embargo, la cantidad que agregas es importante aquí, ya que demasiada hierba podría dificultar el paso del agua. No más de un cuarto de pulgada de mantillo de hierba será suficiente para beneficiar el suelo sin exagerar.

9. Alimentos de origen vegetal

Puedes hacer tu propio alimento vegetal en casa combinando sales de Epsom, bicarbonato de sodio y amoníaco doméstico. Esto ayudará a que las plantas se mantengan saludables a una fracción del costo de los alimentos vegetales comprados en la tienda.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.