Un intestino sano es la clave secreta para perder peso y prevenir la diabetes

El intestino humano contiene 10 veces más bacterias que todas las células humanas de todo el cuerpo, con más de 400 especies bacterianas diversas conocidas. De hecho, se podría decir que somos más bacterianos que humanos. Piensa en eso por un minuto. Revisa la siguiente información si padeces de obesidad o diabetes porque quizás la clave para sanarte está en lograr un intestino sano.

intestino sano

Nuestro intestino alberga aproximadamente 100.000.000.000.000 (100 billones) de microorganismos (1). Ese es un número tan grande que nuestros cerebros humanos realmente no pueden comprenderlo. Billetes de un billón de pesos colocados de extremo a extremo se extenderían desde la tierra hasta el sol, y viceversa, con muchos kilómetros de sobra. Haz esto 100 veces y comenzarás a tener al menos una idea vaga de cuánto son 100 billones.

Un intestino sano promueve salud

Recientemente, hemos comenzado a comprender el alcance del papel de la flora intestinal en la salud y las enfermedades humanas. Entre otras cosas, la flora intestinal promueve la función gastrointestinal normal, brinda protección contra infecciones, regula el metabolismo y comprende más del 75% de nuestro sistema inmunológico.

La flora intestinal desregulada se ha relacionado con enfermedades que van desde el autismo y la depresión hasta afecciones autoinmunes como la enfermedad de Hashimoto, la enfermedad inflamatoria intestinal y la diabetes tipo 1.

Un intestino sano reduce probabilidades de obesidad y diabetes

Investigaciones recientes han demostrado que la flora intestinal y la salud del intestino en general también desempeñan un papel importante tanto en la obesidad como en la diabetes. Casi todas las personas con problemas de azúcar en sangre suelen tener un intestino permeable, una infección intestinal o alguna otra afección intestinal inflamatoria crónica.

Ahora sabemos que la composición de los organismos que viven en tu intestino determina, hasta cierto punto, al menos, cómo tu cuerpo almacena los alimentos que consumes, qué tan fácil (o difícil) es para ti perder peso y qué tan bien tu metabolismo funciona. Echemos un vistazo más de cerca a los mecanismos involucrados.

Las bacterias intestinales impulsan la obesidad y las enfermedades metabólicas

Un estudio publicado este año en la revista Science (2) encontró que los ratones sin una proteína conocida como receptor 5 tipo toll (TLR5) en su intestino, aumentan de peso en exceso y desarrollan diabetes y enfermedad del hígado graso cuando se les alimenta con una dieta alta en grasas.

Si pensamos en la flora intestinal como una comunidad, TLR5 es como una fuerza policial del vecindario que puede mantener a raya a los houligans. Sin TLR5, las bacterias malas pueden salirse de control.

Los autores del estudio encontraron que estas bacterias malas causaron una inflamación de bajo grado en los ratones, lo que hizo que comieran más y desarrollaran resistencia a la insulina. También encontraron que el tratamiento de estos ratones con antibióticos fuertes (suficientes para matar la mayoría de las bacterias en el intestino) reducía sus anomalías metabólicas.

Pero la parte más interesante de este estudio es lo que sucedió cuando los investigadores transfirieron la flora intestinal de los ratones con sobrepeso deficientes en TLR5 a las entrañas de los ratones delgados: los ratones delgados inmediatamente comenzaron a comer más y finalmente desarrollaron las mismas anomalías metabólicas que tenían los ratones con sobrepeso.

Flora intestinal difiere entre personas obesas y personas con buen metabolismo

Otros estudios han demostrado que la composición de la flora intestinal difiere en personas obesas y diabéticas y en personas de peso normal sin irregularidades metabólicas.

Un posible mecanismo de cómo los cambios en la flora intestinal causan «diabesidad» (diabetes y obesidad) es que diferentes especies de bacterias parecen tener diferentes efectos sobre el apetito y el metabolismo.

En el estudio con ratones deficientes en TLR5 que se mencionó anteriormente, los ratones con demasiadas bacterias malas en sus intestinos experimentaron un aumento en el apetito y comieron aproximadamente un 10 por ciento más de comida que sus parientes habituales.

Pero no era solo que estos ratones tuvieran más hambre y comieran más; sus metabolismos estaban dañados . Cuando se les restringió la comida, perdieron peso, pero aún tenían resistencia a la insulina.

Un intestino malo suele almacenar más grasa

Otros estudios han demostrado que los cambios en la flora intestinal pueden aumentar la velocidad a la que absorbemos los ácidos grasos y los carbohidratos y aumentar el almacenamiento de calorías en forma de grasa.

Esto significa que alguien con mala flora intestinal podría comer la misma cantidad de comida que alguien con un intestino sano, pero extraer más calorías y ganar más peso.

Las bacterias malas en el intestino pueden incluso contribuir directamente al síndrome metabólico al aumentar la producción de insulina (3) (que conduce a la resistencia a la insulina) y al causar inflamación del hipotálamo (que conduce a la resistencia a la leptina).

Cómo la vida moderna arruina nuestro intestino y nos hace gordos y diabéticos

Lo que sugiere toda esta investigación es que las bacterias intestinales saludables son cruciales para mantener un peso y un metabolismo normales . Desafortunadamente, varias características del estilo de vida moderno contribuyen directamente a la flora intestinal malsana:

  • Antibióticos y otros medicamentos como anticonceptivos y AINE
  • Dietas ricas en carbohidratos refinados, azúcar y alimentos procesados
  • Dietas bajas en fibras fermentables
  • Toxinas dietéticas como el trigo y los aceites de semillas industriales que causan intestino permeable
  • Estrés crónico
  • Infecciones crónicas

También sabemos que los bebés que no son amamantados y que nacen de madres con mala flora intestinal tienen más probabilidades de desarrollar bacterias intestinales no saludables, y que estas primeras diferencias en la flora intestinal (4) pueden predecir el sobrepeso y la obesidad en el futuro.

Es interesante notar que la epidemia de diabesidad ha coincidido claramente con la creciente prevalencia de factores que alteran la flora intestinal. No se sugirie que la mala salud intestinal sea la única causa de la obesidad y la diabetes, pero sí que probablemente juega un papel mucho más importante de lo que la mayoría de la gente piensa.

Cómo mantener y restaurar la flora intestinal para un intestino sano

El primer paso más obvio para mantener un intestino sano es evitar todas las cosas que se enumeraron anteriormente. Pero, por supuesto, eso no siempre es posible, especialmente en el caso del estrés crónico y las infecciones, y si amamantamos y nuestras madres tenían intestinos sanos o no.

Si has estado expuesto a algunos de estos factores, todavía hay pasos que puedes seguir para restaurar tu flora intestinal:

  • Elimina todas las toxinas alimentarias de tu dieta.
  • Consume muchas fibras fermentables (almidones como batata, ñame, yuca, etc.).
  • Toma un probiótico de alta calidad o considera métodos más radicales para restaurar una flora intestinal saludable.
  • Trata cualquier patógeno intestinal (como parásitos) que pueda estar presente.
  • Toma medidas para controlar su estrés.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.