El lado oscuro de los batidos verdes que debes saber

La moda de los batidos verdes ha tomado al mundo por sorpresa, con todos, desde veganos acérrimos hasta personas paleo que se suben al carro de las bebidas cargadas de col y espinacas. Sigue leyendo para conocer los problemas de salud asociados con el consumo demasiado entusiasta de los batidos verdes y por qué beber estas bebidas regularmente puede no ser tan propicias para una salud óptima.

batidos verdes

Si bien los batidos verdes han ganado una reputación de ser extremadamente saludables, estas bebidas tienen un lado oscuro del que pocas personas son conscientes. Esto no significa que debes dejarlos, pero sí debes estar consciente de lo que implica este lado que todo lo consumible (sin equilibrio) tiene.

¿Son saludables los batidos verdes?

En la comunidad de la salud, el batido verde se ha convertido en el cartel de la alimentación saludable. Si eres un fanático de los batidos verdes, tu receta típica probablemente se parece a esto:

  • 1 manzana, pelada, sin corazón y picada
  • 1 taza de leche de almendras sin azúcar
  • 2 tazas de espinacas o col rizada despalilladas y picadas
  • 1 taza de brócoli

Este batido verde está lleno de verduras: espinacas, col rizada y brócoli, por lo que debe ser saludable, ¿verdad? Bueno, no necesariamente. Si bien las verduras crucíferas y las verduras de hoja verde ciertamente tienen beneficios para la salud, consumir grandes cantidades de ellas en batidos verdes puede no ser saludable a largo plazo, por varias razones significativas.

Metales pesados en crucíferas

Se ha descubierto que las verduras crucíferas, como la col rizada, el brócoli, la coliflor y la col, contienen altos niveles de un metal pesado tóxico, el talio.

Las verduras crucíferas contienen bociógenos, que son químicos vegetales de origen natural que inhiben la absorción de yodo por la glándula tiroides y reducen la producción de hormona tiroidea, disminuyendo así la función tiroidea.

Mucho oxalato no es bueno

Muchas verduras de hoja verde, como la espinaca y la col rizada, son ricas en oxalatos. Los oxalatos son compuestos de origen vegetal que pueden promover la formación de cálculos renales y la inflamación cuando se consumen en grandes cantidades.

Como puede ver, puede ser hora de reconsiderar si beber regularmente batidos verdes es una buena elección para nuestra salud.

Las verduras crucíferas y las verduras de hoja verde indudablemente tienen muchos beneficios para la salud, pero consumir grandes cantidades de ellas en batidos verdes puede no ser saludable a largo plazo.

¿Hay metales pesados ​​en tu col rizada?

El suelo en el que crecen las verduras tiene un impacto significativo en su contenido de micronutrientes. Sin embargo, así como los minerales beneficiosos se transfieren del suelo a las plantas, también lo son los metales tóxicos.

Desafortunadamente, la investigación muestra que el talio tóxico de metales pesados, que se produce en el suelo como subproducto de la fundición y la quema de carbón, se acumula preferentemente en vegetales crucíferos como la col rizada, el brócoli, la coliflor, el repollo, las coles de Bruselas y la col china.

Talio, metal tóxico en batidos verdes

Esto significa que las personas que comen muchas verduras crucíferas, como suelen hacer los aficionados a los batidos verdes, pueden exponerse a altos niveles de talio.

De hecho, un biólogo molecular astuto y un profesional de la salud alternativo llamado Ernie Hubbard descubrió que este era el caso entre sus clientes conscientes de la salud, que experimentaban muchos síntomas extraños que no se ajustaban a ningún patrón de enfermedad estándar.

Después de mucha investigación, finalmente pudo rastrear sus síntomas hasta la toxicidad del talio como resultado de sus hábitos crucíferos de batido verde con mucha verdura.

Desafortunadamente, cuando se trata de talio, incluso las exposiciones de bajo nivel pueden causar síntomas como náuseas, diarrea, dolor de estómago, pérdida de cabello y neuropatía periférica.

Si bien algunas autoridades médicas han argumentado que los metales tóxicos están presentes en nuestro medio ambiente y que no deberíamos preocuparnos por los niveles de trazas en vegetales que de otro modo serían saludables, el problema sigue siendo que las exposiciones a metales pesados ​​son aditivas y sinérgicas.

Muchos metales pesados ​​tienen efectos adversos similares en el cuerpo, por lo que el consumo continuo de talio en las verduras, más la exposición diaria a otras fuentes de metales pesados, aumenta exponencialmente la carga tóxica del cuerpo.

Según esta evidencia, si regularmente bebes batidos verdes y experimenta problemas de salud inusuales, puede ser hora de investigar tu nivel de talio y reconsiderar su hábito de batido verde.

Orgánicos es la solución

Si aún no estás listo para deshacerte de tus batidos verdes, al menos considera usar solo vegetales crucíferos orgánicos en tu bebida. Se ha encontrado que los suelos que son ricos en materia a base de carbono, como el suelo en granjas orgánicas, impiden la transferencia de talio a las plantas.

Es menos probable que este efecto ocurra en los suelos agotados en carbono utilizados en granjas convencionales. Esto significa que los productos orgánicos pueden contener niveles más bajos de metales pesados, como el talio, en comparación con los productos criados convencionalmente, lo que podría dar como resultado un licuado verde más saludable.

Batidos verdes y la glándula tiroides

Respecto a los batidos verdes también pueden tener efectos adversos en la glándula tiroides. La glándula tiroides requiere el mineral yodo para producir hormonas tiroideas.

Las verduras crucíferas, ingredientes comunes en los batidos verdes, contienen compuestos llamados glucosinolatos, que inhiben la absorción de yodo por la tiroides. Esto puede resultar en una capacidad reducida de la glándula tiroides para producir hormonas, lo que lleva a una función reducida y, potencialmente, un trastorno de la tiroides.

Además, el riesgo de un alto consumo de vegetales crucíferos que deteriora la función tiroidea es mayor en personas con deficiencia de yodo. La deficiencia de yodo no es infrecuente en personas que siguen una dieta Paleo, ya que las principales fuentes dietéticas de yodo disponibles son las verduras de mar, la sal yodada, los lácteos y los alimentos enriquecidos, que a menudo se excluyen de una dieta Paleo o sin procesar.

Mientras que grandes cantidades de vegetales crucíferos crudos representan un problema para la glándula tiroides, los vegetales crucíferos cocidos parecen ser mucho más seguros. Cocinar vegetales crucíferos estimula la producción de una enzima llamada mirosinasa que ayuda a desactivar los glucosinolatos bociogénicos.

Optar por comer vegetales crucíferos en su forma de alimentos integrales (sin moler) es otra forma de cosechar los beneficios para la salud de estos vegetales sin recibir un fuerte golpe de bociógenos; es mucho más difícil comer en exceso las verduras cuando están en su forma completa en comparación con el jugo o mezclado en un batido verde.

Oxalatos en batidos verdes

Otro problema importante con los batidos verdes es que a menudo tienen un alto contenido de oxalato, un tipo de compuesto vegetal natural que promueve la formación de cálculos renales y la inflamación en ciertas personas cuando se comen en exceso.

El oxalato se presenta en grandes cantidades en las espinacas, acelgas, hojas de diente de león, remolacha, col rizada, bayas, brócoli, repollo y zanahorias. En algunas personas, los oxalatos se acumulan en los tejidos del cuerpo y provocan inflamación.

De hecho, la acumulación de oxalato se ha asociado con dolor crónico, nefrolitiasis (también conocido como cálculos renales), síntomas neurológicos, dolor vulvar y dolor de fibromialgia.

Actualmente, un alto consumo de oxalato se define como el consumo de 250 mg de oxalato por día. Como referencia, una taza de espinacas crudas contiene alrededor de 656 mg de oxalato.

Como puedes ver, sería bastante fácil exagerar con los oxalatos si tomas regularmente batidos verdes, que a menudo contienen una taza o más de espinacas.

Investigaciones han confirmado que los jugos verdes hechos con vegetales comunes contienen altos niveles de oxalatos solubles y que el consumo de estas bebidas puede precipitar la formación de cálculos renales de oxalato.

Incluir vergetales variados es parte de la solución

Algunos defensores de los batidos verdes recomiendan que las verduras “giratorias” incluyan opciones bajas en oxalato como las hojas de mostaza, berros y lechuga; esto puede ayudar a prevenir la sobrecarga de oxalato inducida por el licuado verde.

Ciertas variantes genéticas, como la variante SLC26A1, y problemas intestinales preexistentes, como la enfermedad de Crohn y la disbiosis, pueden aumentar la susceptibilidad de un individuo a los efectos nocivos de los oxalatos en la dieta.

Para estas personas, reducir la ingesta de oxalato en la dieta puede aliviar significativamente los síntomas.

Reponer el intestino con bacterias beneficiosas de los probióticos y los alimentos fermentados también puede ayudar en la degradación del oxalato, ya que varias especies probióticas, incluidas Lactobacillus rhamnosus, Bifidobacterium animalis subsp. Se ha encontrado que lactis BI07 y Oxalobacter formigenes degradan el oxalato en la dieta.

Notas finales sobre batidos verdes

Desafortunadamente, los batidos verdes no son tan saludables como se nos ha hecho creer, debido a su contenido de talio, bocio y oxalato. En lugar de depender de los batidos verdes como fuente principal de verduras, se recomienda comer verduras en su forma de alimentos integrales y cocinar verduras crucíferas para reducir su contenido de bociogeno.

Si no estás listo para renunciar a los batidos verdes por completo, elige verduras orgánicas, que pueden ser más bajas en metales pesados; rota tus verduras para incluir regularmente opciones bajas en oxalato como las hojas de mostaza y berros; y considera la suplementación con probióticos degradantes de oxalato como Lactobacilli y Bifidobacteria.

Bibliografía

Felker, P., Bunch, R. y Leung, AM (2016). Concentraciones de tiocianato y goitrina en plasma humano, sus concentraciones precursoras en vegetales de brassica y el riesgo potencial asociado de hipotiroidismo. Revisiones de nutrición , 74 (4), 248–258. https://doi.org/10.1093/nutrit/nuv110

McMillan, M., Spinks, EA, y Fenwick, GR (1986). Observaciones preliminares sobre el efecto de las coles de Bruselas en la dieta sobre la función tiroidea. Toxicología humana , 5 (1), 15-19. https://doi.org/10.1177/096032718600500104

Liebman, M. y Al-Wahsh, IA (2011). Los probióticos y otros determinantes clave de la absorción de oxalato en la dieta. Avances en nutrición (Bethesda, Md.) , 2 (3), 254–260. https://doi.org/10.3945/an.111.000414

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.