Salud

Síntomas de la fisura anal y cómo tratarla correctamente

Las fisuras anales son laceraciones o lesiones ulcerosas muy pequeñas, de forma  elíptica o lineal y de naturaleza benigna, que aparecen en la parte externa del canal anal.

Causas, síntomas y tratamientos de la fisura anal

El ano, representa el final del tubo digestivo, es un conducto de 1.5 a 2 cm aproximadamente, que se conecta en su parte superior con la parte inferior del recto y por debajo con la piel de esa región.

En la medicina el canal o conducto anal es definido de dos formas a pesar de que nos referimos al mismo órgano:

  1. El conducto o canal anal anatómico: porción de tubo digestivo que se extiende desde la línea dentada (transición de la mucosa a epitelio escamoso) hasta el borde del ano que se continúa con la piel del periné.
  2. El conducto o canal anal quirúrgico: inicia en el anillo anorrectal el cual  se encuentra por encima de la línea dentada e igualmente se extiende hasta el borde del ano.

Esta patología se presenta con la misma frecuencia tanto en hombres como en mujeres, pero suele afectar más a jóvenes y adultos de mediana edad.

Por lo general, las fisuras anales benignas son únicas y se originaran en la línea media del ano, por esta razón, la presencia de fisuras múltiples o en otras localizaciones que no sean la antes mencionada, debe hacernos pensar en otras enfermedades como la colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn, tuberculosis, sífilis o síndrome de inmunodeficiencia humana (VIH).

Una de las posibles causas benignas de fisura anal, es el estreñimiento, ya que el paso de las heces duras a través del canal anal produce desgarro de uno de los pliegues del ano y  provocan una laceración. También se cree que debido a que la región posterior del canal anal posee menos irrigación sanguínea,  esta es mucho más propensa a la aparición de fisuras.

También puedes leer:  Las 10 bacterias más peligrosas que tiene tu teléfono celular

Por otra parte hay que tener en cuenta que las infecciones de las fisuras, cumplen un papel importante en la fisiopatología de las mismas, debido a que estas predisponen a la cronicidad de las fisuras, evitando que cicatricen y sanen. La infección de las fisuras se debe, principalmente a que las células epiteliales se encuentran expuestas y en contacto con gran cantidad de bacterias que se encuentran en el área anal y las heces.

Síntomas de una fisura anal

  • Dolor intenso al momento de evacuar.
  • Dolor después de las evacuaciones intestinales que puede durar hasta varias horas.
  • Sangre de color rojo rutilante en las heces o en el papel higiénico después de evacuar.
  • Picazón o irritación alrededor del ano.
  • Grieta visible en la piel que rodea el ano.
  • Bulto pequeño o un acrocordón de la piel cercana a la fisura anal.

Diagnóstico

El diagnóstico de la fisura anal se realiza con una simple exploración anal, la cual es llevada a cabo por el especialista en colon, recto y ano, durante esta evaluación el médico, será visualizara una  pequeña fisura o desgarro ubicada en la línea media. Cuando hay más de una fisura y no están localizadas en la línea media, se debe llevar a cabo diagnóstico diferencial entre otras patologías antes descritas.

Tratamiento de la fisura anal

Tras el diagnóstico diferencial, se sigue tratamiento conservador al menos durante 2 semanas.

Si se produce la resolución de los síntomas se mantiene al paciente con una dieta rica en fibras y si persisten se refiere para valoración y tratamiento quirúrgico.

  1. Tratamiento conservador: se basa en la teoría del estreñimiento como causa. Consiste en que el paciente mejore su estilo de vida, con esto nos referimos a cambios significativos en la dieta del individuo. Se debe aumentar la ingesta de frutas, vegetales y verduras, pan integral (alimentos ricos en fibra) y disminuir el consumo de pan blanco, harinas, embutidos y grasas, también debe implementar el consumo de suplementos de fibra dietética, laxantes reblandecedores, baños de asiento calientes, pomada con nitroglicerina y uso de pomadas con anestésico local o hidrocortisona y analgésicos por vía general.
También puedes leer:  ¿Qué pasa con tu cuerpo si dejas de fumar ahora mismo?

Estas medidas producen una importante mejoría sintomática en la primera semana, curando las fisuras completamente entre 2 y 4 semanas. Aunque no siempre se evidencia mejoría.

  1. Tratamiento invasivo: El tratamiento quirúrgico de elección es la esfinterotomía lateral interna. La intervención consiste en la sección controlada del esfínter anal interno que elimina la hipertonía, haciendo que desaparezca el dolor y consiguiendo la cicatrización de la fisura a los poco días.

Lo que ocurre al cortar las fibras musculares es que el esfínter disminuirá su tensión y de esta forma no habrá la misma contracción que antes estaba ocasionando la fisura.

Otras técnicas como la dilatación anal ya no son utilizadas o se hacen en  casos específicos.

La Asociación americana de cirujanos de colon y recto (American Society of Colon and Rectal Surgeons) establece la esfinterotomía lateral interna como tratamiento “Gold estándar” de  la fisura anal, es decir como tratamiento de elección.

Síntomas de la fisura anal y cómo tratarla correctamente
Califica esta publicación