Las complicaciones de salud por el exceso de grasa abdominal

La grasa abdominal produce, en contraste con la grasa en otras partes del cuerpo, sustancias que pueden traer al organismo desventajas claras. Las complicaciones a la salud relacionadas con el exceso de grasa abdominal es alarmante debido a la cantidad de personas afectadas con sobrepeso y exceso de tejido adiposo.

Mujer que tiene grasa abdominal

Estas aumentan el apetito y promueven la aparición de enfermedades típicas hoy en día, desde la diabetes hasta las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y el Alzheimer. Así que vale la pena despedirse de la grasa del vientre. Lee acerca de cómo la grasa abdominal puede convertirse en un riesgo para la salud y qué puedes hacer para deshacerte de esos kilos de más.

Casi un tercio de la población mundial padece sobrepeso. Esto se muestra en un artículo de revisión en la revista The Lancet. El sobrepeso se considera ya como una complicación para la salud, siendo la causa de numerosas enfermedades de afluencia, desde la hipertensión hasta la diabetes mellitus.

La grasa del vientre es igual de peligrosa que fumar

Desde hace tiempo se sabe que el sobrepeso es un riesgo para la salud. Las personas con sobrepeso (IMC mayor a 40) incluso tienen una esperanza de vida menor en 8 a 10 años. Esto hace que la obesidad sea tan peligrosa como el tabaquismo.

IMC significa Índice de Masa Corporal. Este índice es la regla de oro más importante para estimar el peso corporal. Tú mismo puede calcular fácilmente tu IMC: toma tu peso corporal en kilogramos y divídelo por el cuadrado de tu altura en metros.

Sin embargo, estudios recientes dicen el IMC es solo condicionalmente significativo. Aunque se ha demostrado que el aumento de los valores de IMC se correlaciona con una esperanza de vida más corta, los estudios correspondientes no hacen ninguna declaración sobre el tipo de distribución de grasa.

Por supuesto, uno no averigua sacando su IMC si el sobrepeso se ha asentado en el abdomen o más bien en los glúteos, las caderas y las piernas. El IMC también es alto, incluso si alguien no tiene sobrepeso en absoluto, pero ha acumulado una cantidad decente de musculatura.

La grasa visceral rodea el hígado y el intestino. Este tejido, conocido como grasa abdominal, es muy activo en el metabolismo. “Es un importante “mensajero” para el organismo y el órgano glandular más grande del cuerpo”, dice el profesor Peter Schwarz, diabetólogo de la Universidad de Dresde.

La grasa abdominal y la actividad física

El IMC no puede servir como la única señal de si una persona se ve perjudicada o no por “sobrepeso”. Por ejemplo, hay estudios que muestran que las personas con sobrepeso que hacen ejercicio con regularidad son más saludables que las de peso normal y flojas.

Por un lado, el ejercicio regular reduce la presión arterial y los niveles de azúcar en la sangre, protegiendo así contra las enfermedades cardiovasculares. Por otro lado, el deporte ayuda a reducir el estrés y reduce los niveles de insulina y cortisol.

El aumento de los niveles de cortisol, a su vez, es una de las razones que influyen en el almacenamiento de grasa en el área abdominal. Como resultado, las personas atléticas con sobrepeso generalmente ganan menos grasa abdominal que un sedentario relativamente delgado, y eso es lo que puede ser crucial.

Los depósitos de grasa son menos perjudiciales que la grasa del vientre

Mientras que las tan mencionadas “boyas” y los depósitos de grasa en las extremidades (típicos en la distribución de la grasa femenina) son inofensivos hasta cierto punto, la grasa abdominal (también llamada grasa visceral) representa un mayor riesgo para la salud incluso con un físico por lo demás delgado.

Esto puede explicarse por el aumento de la producción de hormonas del tejido adiposo y factores inflamatorios, que se liberan principalmente de la grasa abdominal y mucho menos de otros tejidos grasos. Sin embargo, si la obesidad y el exceso de grasa abdominal se combinan, el riesgo de complicaciones es mayor.

La presencia de grasa abdominal es difícil de identificar al principio

La grasa del vientre se forma primero alrededor de los órganos abdominales. Como la llamada grasa intraabdominal, reviste el intestino y otros órganos del sistema digestivo y puede que inicialmente no se reconozca. Sólo con el aumento de la deposición de grasa, el vientre se hincha visiblemente.

Pero ya sea que veas la grasa abdominal o no, puede ser perjudicial para tu salud en ambos casos.

¿Cuáles son las causas de la grasa del vientre?

Por qué se dan en algunas personas los depósitos de grasa en el estómago y en otras no, todavía no se entiende completamente. La teoría de la panza cervecera sigue siendo controvertida.

Las fitohormonas (fitoquímicos de tipo hormonal), que se encuentran en el lúpulo y, por lo tanto, también en la cerveza, tienen un efecto similar al estrógeno y, por lo tanto, en caso de un consumo excesivo de cerveza, como es típico de los estrógenos, promueven el sobrepeso. Sin embargo, es cuestionable si los estrógenos tienen una influencia significativa en la ubicación del almacenamiento de grasa.

En cualquier caso, es indiscutible que un balance energético positivo (el cuerpo obtiene más energía de la que consume) conduce a la obesidad, lo cual aplica en cuanto al consumo de cerveza con alcohol.

Pero incluso un balance energético positivo, no necesariamente conduce a un vientre con grasa. Algunas personas es más probable que acumulen grasa en los glúteos, los muslos y las caderas.

Sin embargo, curiosamente se ha demostrado que, sobre todo, una dieta muy rica en carbohidratos con una falta de ingesta de aminoácidos esenciales puede conducir obviamente a un aumento de la grasa abdominal.

Además, como ya se indicó anteriormente, el aumento de los niveles de cortisol puede favorecer la unión del tejido adiposo al abdomen.

Para el aumento de los niveles de cortisol, puede haber varias razones: estas incluyen, en particular, la inactividad física, pero también el estrés crónico, una sobreproducción mórbida y, por supuesto, la terapia con cortisona debido a enfermedades inflamatorias. (La cortisona es la hormona sintética del estrés, el cortisol es la hormona del estrés del cuerpo).

Complicaciones en la salud por exceso de grasa abdominal

¿Pero qué causa la grasa del vientre en el cuerpo? ¿Cómo afecta nuestra salud y bienestar?

1. La grasa del vientre produce hormonas

Una característica particularmente desfavorable de la grasa abdominal es su actividad hormonal. Hasta ahora, se han encontrado más de 20 hormonas y otras sustancias que se liberan de la grasa corporal a la sangre.

Son estas hormonas las que están asociadas con enfermedades cardiovasculares, enfermedades vasculares, diabetes mellitus tipo 2 y un mayor riesgo de cáncer.

2. Mientras más grasa abdominal, más apetito

Dos de las hormonas secretadas del tejido graso son la leptina y la adiponectina. Estas regulan la sensación de hambre y la ingesta de alimentos. Cuanto más grasa acumulamos en nuestro abdomen, más leptina producimos.

Los altos niveles de leptina indican a nuestro cerebro que estamos llenos y no necesitamos alimentos en este momento. Los valores bajos de leptina nos llevan de inmediato a buscar comida lo más rápido posible, por lo general, la comida seleccionada no es saludable, como la comida rápida o los bocadillos.

Las personas obesas, como es comprensible, producen mucha leptina y, por lo tanto, no deberían tener hambre. Sin embargo, las células nerviosas en el cerebro, que sirven como receptores para la leptina, eventualmente se vuelven inactivas y conducen a la resistencia a la leptina.

Debido al constante exceso de suministro de leptina en la sangre, el cuerpo es insensible a su efecto supresor del apetito. Aparte, la resistencia a la leptina adquirida a través de la obesidad conduce a una sensación de hambre sin restricciones y asegura que la grasa del vientre aumente cada vez más.

Es por esto que un tratamiento con la hormona de la leptina no tendría sentido debido a esta resistencia. Las esperanzas de poder tratar la obesidad con suplementos de leptina ahora se verán frustradas.

3. Grasa abdominal y el aumento de riesgo de diabetes

La hormona tisular adiponectina produce una disminución en las células de grasa completa y por lo tanto los niveles sanguíneos reducidos de esta sustancia mensajera es algo característico en personas obesas. Sin embargo, tan pronto como el nivel de adiponectina se encuentre bajo, esta condición conduce a atenuar el efecto de la insulina, que se llama resistencia a la insulina.

Se supone que la insulina baja el nivel de azúcar en la sangre. Si la insulina ahora es débil debido a los bajos niveles de adiponectina, es comprensible que el nivel de azúcar en la sangre aumente y con ello el riesgo de diabetes.

Varios estudios han demostrado que las sustancias mensajeras emitidas por la grasa abdominal hacen que los receptores de insulina de las células del cuerpo sean menos sensibles.

Si los receptores de las células se han vuelto insensibles a la insulina, la glucosa (azúcar en la sangre) no puede ingresar a las células. Si los factores desencadenantes de la resistencia a la insulina, como la liberación de las sustancias mensajeras mencionadas anteriormente de la grasa abdominal, persisten, se crea un círculo vicioso de resistencia a la insulina (aumento del azúcar en la sangre) y aumento de la secreción de insulina.

En algún momento, las células de los islotes del páncreas productoras de insulina se debilitan y se desarrolla una diabetes mellitus crónica tipo 2, que ahora requiere una dosis de insulina que contenga medicamentos.

Te puede interesar:
Curando el resfriado común con agua oxigenada

4. El nivel de colesterol “malo” aumenta

Dado que la insulina también influye en el metabolismo de las grasas, ahora también hay crecientes niveles de colesterolina y triglicéridos, así como enfermedad del hígado graso.

La combinación de obesidad, niveles altos de azúcar en la sangre y niveles crecientes de lípidos en la sangre por lo general se ve acompañada de los siguientes síntomas: hipertensión y arteriosclerosis.

Especialmente el desarrollo de la aterosclerosis se puede promover fuertemente por la grasa del vientre.

5. La grasa del vientre es mala para el corazón

Estudios médicos han demostrado que la obesidad y especialmente la obesidad abdominal, es decir, la grasa del estómago, pueden aumentar significativamente el riesgo de enfermedades cardiovasculares y en particular aterosclerosis.

Además, el tejido adiposo del vientre libera ciertos mensajeros inflamatorios. Se les llama citoquinas.

Las citoquinas incluyen factor de necrosis tumoral (TNF) e interleucina-6. Si estas sustancias mensajeras circulan cada vez más en el cuerpo, entonces el organismo se encuentra en un estado de inflamación crónica subliminal.

Se ha demostrado que dicha inflamación crónica está involucrada en el desarrollo de la arteriosclerosis.

La aterosclerosis, a su vez, conduce a la hipertensión (si no se presentó anteriormente) y, en última instancia, a ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares.

La inflamación crónica desencadena una reacción en cadena amenazadora. Si la obesidad se combina con un aumento del azúcar en la sangre, cambios en el metabolismo de los lípidos y presión arterial alta, los médicos hablan de un cuarteto mortal, el llamado síndrome metabólico. Si tres de estos parámetros están por encima de los límites, el riesgo de accidente cerebrovascular y ataque cardíaco aumenta enormemente .

6. El exceso de grasa abdominal favorece la trombosis y la embolia

Otro grupo de sustancias que se produce cada vez más por la grasa abdominal son los llamados inhibidores del activador de plasminógenos (PAI). Estas son proteínas específicas implicadas en la coagulación de la sangre. Actúan como inhibidores de la fibrinólisis.

La fibrinólisis (del latín lisis, “disolver”) es la disolución de coágulos sanguíneos por parte del cuerpo. Por lo tanto, la fibrinólisis garantiza que nuestra sangre siempre permanezca muy fluida, que no se puedan formar coágulos sanguíneos y, por lo tanto, ninguna trombosis o embolia puede sorprendernos.

Pero cuando la grasa del vientre envía PAI a la sangre, el cuerpo ya no puede cumplir adecuadamente con la fibrinólisis. Hay una descomposición más lenta de los coágulos de sangre, que luego pueden convertirse en trombos más grandes.

Estos trombos pueden obstruir los vasos localmente y causar trombosis. Se pone aún peor cuando un trombo se separa de la pared del vaso y se convierte en un émbolo (un coágulo de sangre que flota libremente en el torrente sanguíneo). Entonces este coágulo de sangre puede causar una embolia o un infarto.

Un vientre con exceso de tejido adiposo tiene un efecto desfavorable sobre la salud cardiovascular. Pero también las vías respiratorias e incluso nuestra aptitud mental se ven afectadas por la grasa del vientre.

7. Puede provocar asma

Con cada inhalación, nuestro diafragma se contrae, empuja los órganos abdominales hacia abajo y ensancha el tórax. Los pulmones crean un vacío y el aire de aspiración fluye hacia adentro.

Demasiada grasa en el vientre puede dificultar el proceso de respiración. La respiración se vuelve más plana. Las personas obesas a menudo sufren de dificultad para respirar. Hacen respiraciones cortas y rápidas, sus pulmones se llenan de manera incompleta.

Además, las sustancias mensajeras liberadas por la grasa abdominal pueden causar procesos inflamatorios en los pulmones. Esto a su vez puede causar dificultad respiratoria y molestias asmáticas.

8. La grasa del vientre aumenta el riesgo de Alzheimer

Las causas reales de la enfermedad de Alzheimer todavía no se conocen completamente. Durante mucho tiempo se asumió que la predisposición a esta enfermedad es hereditaria. De hecho, ahora sabemos que los factores genéticos solo juegan un papel en el 5-10% de los afectados.

Por otro lado, los factores de riesgo, además de la exposición al aluminio, podrían explicar un gran número de condiciones preexistentes específicas. Curiosamente, estos incluyen aquellas enfermedades que acabamos de describir con gran detalle con la grasa del vientre, es decir, enfermedades cardiovasculares, colesterol elevado y resistencia a la insulina o diabetes.

Sin embargo, en estudios recientes, la grasa abdominal no solo se menciona como un factor de riesgo para los problemas de salud mencionados, sino que se ve directamente en relación con el aumento del riesgo de Alzheimer.

Por ejemplo, en un estudio a 700 adultos, científicos estadounidenses encontraron asociaciones claras entre el aumento de la grasa abdominal, la reducción del volumen cerebral y el aumento del riesgo de demencia.

9. El riesgo de cáncer aumenta en personas con grasa abdominal

Varios estudios también sugieren que la grasa en esta área del cuerpo aumenta el riesgo de cáncer. Científicos sospechan que, entre otras cosas, esto se puede deber a los procesos crónicos inflamatorios, que ya se han mencionado varias veces, y que son desencadenados por la grasa abdominal y sus mensajeros proinflamatorios.

Las hormonas liberadas de la grasa del vientre también juegan un papel aquí. Existe un mayor riesgo, especialmente de los cánceres gastrointestinales como el cáncer colorrectal, el cáncer de esófago, el cáncer de páncreas y el cáncer de hígado.

¿Cómo saber si tengo exceso de grasa abdominal?

¿Qué pasa con la grasa de tu vientre? ¿Está su tamaño todavía dentro del rango normal o deberías hacer algo al respecto con urgencia? Un análisis de sangre puede proporcionarte información clara sobre los valores que deberías tener en cuenta (azúcar en la sangre, lípidos en la sangre, colesterol, marcadores de inflamación, etc.).

Sin embargo, también puedes medir tu propio riesgo personal de antemano, al menos si tienes a mano una cinta métrica.

Para ello, coloca una banda de medición a nivel del ombligo y mide la circunferencia abdominal. En las mujeres, es a partir de un valor de 80 cm, y en los hombres de 94 cm que existe una fuerte sospecha de un contenido demasiado alto de grasa abdominal, lo cual es un riesgo estadísticamente mayor de enfermedades cardiovasculares, así como de diabetes tipo 2.

Si mide más de 88 cm (como mujer) o más de 102 cm (como hombre), entonces no hay duda de que tu vientre es definitivamente demasiado abultado, y el riesgo de las enfermedades mencionadas es incluso mucho mayor.

En cualquier caso, deberemos tratar de reducir la grasa de nuestro vientre ¿Pero cómo? Te presentamos medidas holísticas y saludables adecuadas a continuación:

Trata de eliminar la grasa del vientre

Con el fin de deshacerse de la grasa del vientre, se recomienda la llamada regla ADR como un programa de apoyo. La abreviatura significa ejercicios abdominales, cambios en la dieta y entrenamiento de resistencia. Cómo aplicar la regla ADR depende de si tienes demasiada grasa del vientre con un peso relativamente normal o si tienes demasiada grasa del en combinación con una obesidad significativa.

Si perteneces al primer grupo, además de un entrenamiento dirigido de musculación con integración de ejercicios abdominales variados, también será bueno implementar una dieta baja en carbohidratos (pocos carbohidratos, pero más proteínas de alta calidad y grasas saludables más un montón de verduras, ensaladas, frutas, etc.) cuyo contenido calórico no debe ser inferior a tu dieta anterior.

Si no solo estás luchando con la grasa del estómago, sino también con una obesidad considerable (IMC de 25 o más), es aconsejable implementar la dieta mencionada en la versión reducida en calorías y combinarla con el entrenamiento de resistencia, la musculación y ejercicios abdominales especiales.

Debido a la reducción de la ingesta de calorías y el entrenamiento de resistencia, la grasa corporal superflua se quema. El programa de construcción muscular da forma a tu cuerpo y ataca específicamente las regiones problemáticas, incluyendo la grasa abdominal.

Bibliografía:
  1. Segula D. (2014). Complicaciones de la obesidad en adultos: una breve revisión de la literatura. Revista médica de Malawi: la revista de la Asociación Médica de Malawi , 26 (1), 20–24.
  2. Stampfer MJ, Maclure KM, Colditz GA, Manson JE, Willett WC. Riesgo de cálculos biliares sintomáticos en mujeres con obesidad severa. Soy J Clin Nutr. 1992; 55 : 652–658.
  3. Rosenquist KJ, Massaro JM, Pedley A, et al. Fat quality and incident cardiovascular disease, all-cause mortality, and cancer mortality. J Clin Endocrinol Metab. 2015;100:227–34.
  4. Villareal DT, Aprovian CM, Kushner RF, Klein S. Obesidad en adultos mayores: revisión técnica y declaración de posición de la sociedad estadounidense para la nutrición y NAAO, la sociedad de la obesidad. Soy J Clin Nutr. 2005; 82 : 923–934.
  5. Lee, J. J., Pedley, A., Hoffmann, U., Massaro, J. M., & Fox, C. S. (2016). Association of Changes in Abdominal Fat Quantity and Quality With Incident Cardiovascular Disease Risk Factors. Journal of the American College of Cardiology, 68(14), 1509–1521. doi:10.1016/j.jacc.2016.06.067.
  6. Frank B, Hu FB, Manson JE, Stumpfer MJ, Colditz G, Liu S, Solomon CG, Willett WC. Dieta, estilo de vida y los riesgos de la diabetes tipo 2 en las mujeres. N Engl J Med. 345 : 790–797.
  7. Leenen R, van der Kooy K, Droop A, et al. Visceral fat loss measured by magnetic resonance imaging in relation to changes in serum lipid levels of obese men and women. Arterioscler Thromb. 1993;13:487–94. [Link]

Acerca del autor

Avatar

Juan Carlos Cantú

El Doctor Juan Carlos Cantú es Cirujano general (Cirugía Endoscópica) con amplia experiencia en la redacción de artículos médicos para sitios web de salud y bienestar.