10 maneras de enseñar la empatía a tus hijos según expertos

¿Qué es la empatía? Simplemente es ponerse en el lugar de alguien más. Es entender cómo se siente otra persona y responder con acciones que pueden ayudar a eliminar su angustia. Algunos niños pueden tener dificultades para aprender compasión y, por lo tanto, es fundamental enseñárselo. ¿Cómo haces esto?

empatía en los niños

Estrategias para enseñar la empatía a tus hijos

1. Habla con tus hijos sobre los mecanismos de compromiso moral

Según investigaciones, se puede convencer a la persona promedio que está bien adaptada para que dañe a otras personas, incluso a través de la tortura, siempre que se le ofrezcan las razones adecuadas. En un estudio, se informó a los participantes que estaban participando en un experimento de aprendizaje que los necesitaba para administrar agonizantes y fuertes conmociones a otras personas.

El experimento fue falso y la persona que “recibió la tortura”, era un actor que fingió estar en agonía después de que los sujetos presionaran un botón. Los sujetos fueron instados por una persona mayor en una bata de laboratorio para llevar a cabo la tortura, y lo hicieron.

Por lo tanto, con una justificación adecuada, las personas decentes son capaces de desacoplar sus respuestas morales. Los niños también pueden hacerlo. Si se les enseña a los niños sobre la compasión, es fundamental que aprendan sobre esta investigación.

Necesitan aprender los tipos de razonamientos que usan los individuos para excusar su comportamiento cruel o insensible. Una razón popular es la tendencia a ver a los individuos de otros grupos como menos merecedores de compasión y respeto, o menos humanos.

2. Educar a los niños sobre las fallas de la imaginación

Muchas personas han salido de excursión y se han decepcionado porque no se han preparado bien para ello. No sabían cuán cansados, sedientos, hambrientos o en medio del frío iban a estar. Según estudios, esto se conoce como la “brecha de empatía frío-caliente”, que es un problema global.

Cuando las personas son seguras, tranquilas y cómodas, no recuerdan cómo enfrentar los desafíos. Olvidan lo desesperados que pueden sentirse cuando están expuestos al dolor, el insomnio, el hambre y la sed. También subestiman el potencial de los estados emocionales, como el miedo.

La brecha de empatía frío-caliente resulta en fallas de compasión y errores de juicio. Sin embargo, una vez que comprendes el funcionamiento de la brecha de empatía frío-caliente, puedes usarla para enseñar empatía a sus hijos.

Por ejemplo, cuando hables con tus hijos sobre sus sentimientos dolorosos, puedes ofrecer casos de otras personas que han enfrentado el mismo sufrimiento. Esto ayudará al niño a sentir que reconoces sus sentimientos.

3. Ayuda a los niños a desarrollar un sentido moral basado en el autocontrol interno

Los niños son populares por ser espontáneamente simpáticos y serviciales. Sin embargo, investigaciones muestran que los niños pueden tener menos probabilidades de ser comprensivos si son recompensados materialmente por hacerlo.

Otros estudios revelan que los niños tienen una mayor probabilidad de desarrollar un sentido del bien y el mal cuando sus padres o tutores utilizan la disciplina inductiva, un enfoque que se centra en las consecuencias morales y las explicaciones racionales. Esto es a diferencia de los castigos de mano dura y las reglas arbitrarias.

Por ejemplo, los niños tienen una mayor probabilidad de internalizar los principios morales cuando sus padres discuten con ellos cómo el mal puede afectar a otras personas. Esto induce sentimientos de responsabilidad y compasión.

4. Enseña a tus hijos cómo expresar otras emociones de las personas

Según estudios, los movimientos de creación de expresiones faciales pueden hacerte sentir la emoción relacionada. Cuando los participantes imitaron expresiones faciales particulares, los científicos notaron algunos ajustes en la actividad cerebral que son característicos de la emoción relacionada.

Las personas también experimentan cambios apropiados para la emoción en la temperatura corporal, la conductancia de la piel y la frecuencia cardíaca. Por lo tanto, es posible mejorar la compasión de tus hijos enseñándoles a imitar las expresiones faciales de las personas con las que quieren empatizar.

5. Ayuda a mejorar sus habilidades de lectura facial para desarrollar la empatía

Es difícil ser empático si leer las caras es un problema. Algunos niños, especialmente los preescolares, suelen malinterpretar las expresiones faciales.

Por lo tanto, puedes mostrarles imágenes de personas que revelan diversas emociones, como el disgusto, la sorpresa, la ira, la felicidad, el miedo y la tristeza, y enseñarles lo que significan. Esto ayudará a resolver los problemas sociales que enfrentan debido a la incapacidad para leer las caras.

6. Enseña a los niños la compasión para promover la empatía cognitiva

El juego de roles y la literatura pueden ofrecer a los niños ideas sobre otras perspectivas y mentes. Pero tendrás que enseñarles sentimientos de angustia personal y cómo evitar sentirse abrumado por la compasión afectiva.

De acuerdo con investigaciones, las prácticas particulares de meditación, incluida la meditación por compasión y la meditación de atención plena, pueden ayudar con este problema. Por ejemplo, en los estudios de entrenamiento compasivo, los sujetos visualizan su pasado y lo asocian con sentimientos de cuidado y calidez.

Te puede interesar:
10 hábitos para ser una persona tranquila

Para mantener la concentración, repiten frases tales como “puedo estar seguro” y “la compasión me protege”.

7. Utiliza el juego de los roles y la literatura para fomentar la empatía cognitiva

La palabra empatía significa compartir las emociones de alguien más. Sin embargo, compartir emociones puede hacer que desees dar un paso atrás, especialmente cuando encuentras a alguien con angustia o dolor.

Incluso cuando te resistes a este impulso, lo que sientes puede distraerte de juzgar adecuadamente las necesidades de la víctima. Por lo tanto, para ser grandes ayudantes, los niños no solo necesitan compasión afectiva, sino también compasión cognitiva.

La compasión cognitiva es la capacidad de tomar la perspectiva de la víctima e imaginar las acciones que podrían hacer que se sientan mejor. Este proceso resulta en juicios más precisos.

Según estudios, las personas que tienen una alta simpatía cognitiva no retroceden cuando ven angustia en otras personas. Son mejores en ofrecer ayuda como respuesta.

Las narraciones de la vida real y las historias de ficción ofrecen una buena oportunidad para enseñar compasión a un niño. Cuando los niños comprendan los pensamientos, creencias, deseos y sentimientos de los personajes, aprenderán cómo funcionan las mentes de los demás.

Otros estudios revelan que el juego de roles es importante para enseñar empatía. Cuando los niños se ubican en situaciones de otros, es más probable que sean compasivos con estas personas.

8. Ayuda a los niños a conocer las similitudes que comparten con otras personas

Los adultos son más compasivos con las personas con quienes comparten cosas en común. También pueden sentir simpatía hacia una persona que conocen fácilmente. Según la investigación, los niños experimentan los mismos prejuicios.

Por lo tanto, para enseñar a tus hijos la compasión, hazles conscientes de las similitudes que comparten con los demás. Además, pídeles que salgan e interactúen con personas de diversos orígenes y descubran cómo es la vida en lugares distantes.

Las conversaciones pueden ayudar a los niños a aprender a ser compasivos, pero los niños están más influenciados por las acciones de otras personas que por lo que dicen. Según investigaciones, la falta de compasión por los miembros de otros grupos ha sido promovida por la falta de interacción con estos miembros.

Los estudios también han demostrado que las instituciones educativas mejoran la compasión en los estudiantes cuando promueven el multiculturalismo. El multiculturalismo es una actitud cálida e inclusiva con respecto a la diversidad cultural. Además, esta compasión mejorada se relaciona con una mayor felicidad y con el logro académico.

9. Ofrece apoyo a los niños para el desarrollo de habilidades de autorregulación

Sentir el dolor de alguien más no es agradable. Por lo tanto, no debes sorprenderte cuando un niño retrocede cuando lo experimenta. Los niños tienen una mayor probabilidad de superar este impulso cuando poseen habilidades sólidas de autorregulación y se sienten seguros.

Por ejemplo, cuando los niños tienen relaciones seguras de apego con sus cuidadores, saben que pueden contar con ellos para recibir apoyo físico y emocional. Estos niños tienen una mayor probabilidad de simpatizar y ofrecer ayuda a las personas angustiadas.

Además, los niños que son excelentes para regular sus emociones adversas tienen una tendencia a mostrar una mayor compasión por los demás. Por lo tanto, la compasión se puede fomentar a través del entrenamiento emocional. Esto significa reconocer el sentimiento negativo de tus hijos en lugar de descartarlo.

También debes participar en conversaciones con tus hijos sobre las causas y los impactos de las emociones. Debes buscar formas constructivas que puedan usar para manejar sus sentimientos negativos.

10. Induce y modela sentimientos amables para otras personas

En caso de que veas a una persona angustiada, ya sea en la televisión o en la vida real, habla con tus hijos sobre lo que esa persona podría estar sintiendo. Incluso una pequeña conversación podría ayudar.

Por ejemplo, en un estudio sobre niños en edad escolar holandeses de entre 8 y 13 años, se presentaron a los niños escenarios hipotéticos relacionados con la escuela.

En cierto escenario, un niño mostró menos disposición para ayudar a sus compañeros de clase cuando no eran sus amigos, a pesar de que la angustia era crítica. Pero cuando se les pidió a los niños que pensaran primero en las emociones del tema del escenario, mostraron una buena disposición para ayudar a aquellos que no eran sus amigos.

Notas finales

Un niño que aprende empatía a una edad temprana rápidamente se vuelve emocionalmente inteligente. Ya sea en la escuela o en el trabajo, podrán responder a los escenarios de manera que fomenten las buenas relaciones con sus compañeros y autoridad.

La falta de enseñanza de la empatía a los niños, especialmente cuando carecen de ella, puede resultar en una vida desafiante. Cuando crezcan, tendrán dificultades para mantener relaciones. También tendrán dificultades en el trabajo y la escuela, ya que podrán no relacionarse bien con los demás.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.