Medicina alternativa Salud

Medicina natural Ayurveda – Tratamientos para diferentes dolencias

La medicina natural Ayurveda en el tratamiento de enfermedades tales como: congestión, gripe, fiebre, dolor de garganta, gastritis, úlceras, dolencia hepática, también para tratar síntomas de estrés, ansiedad, insomnio y nervios, entre muchos otros padecimientos que pueden ser abordados de manera natural y de forma preventiva.

Tratamientos en base a la medicina tradicional Ayurveda

Tratamientos de la medicina Ayurveda

A continuación encontrarás tratamientos para aliviar la tos, dolor de garganta, la inflamación de las amígdalas, gastritis, úlceras gástricas y la dolencia hepática, entre otros más.

Estrés y ansiedad:

Las situaciones prolongadas de estrés agotan el sistema nervioso y a partes del cuerpo que puedan estar débiles o propensas al estrés. Puedes fortalecer el sistema nervioso tomando una infusión de escutelaria y verbena.

Además, es aconsejable el consumo de avena, especialmente si sientes debilidad. También es importante consumir vitaminas C y B. Otra hierba importante para combatir la debilidad es el ginseng. Es un estimulante y ayuda así al cuerpo a mejorar su capacidad de adaptación a diferentes situaciones y mejora las defensas. Puedes tomarlo como decocción, tintura, en polvo o cápsulas.

Insomnio

Una noche de sueño reparador cura tanto el cuerpo como la mente. Toma entonces un baño caliente con hierbas antes de ir a dormir utilizando lavanda, flor de tilo, manzanilla o rosa mosqueta para aliviar la tensión de los músculos y relajar la mente.

Bebe además una infusión o tintura de manzanilla antes de acostarte. Puedes tomar en infusiones la flor de tilo, la melisa o el lúpulo. También puedes poner debajo de la almohada pétalos de rosa o almohadillas de lavanda. Si el insomnio persiste prueba con tintura de pasionaria, valeriana o lúpulo. Bebe media cucharadita disuelta en un poco de agua una hora antes de dormir y si te despiertas repite la dosis.

Tónico para los nervios

Los aceites en infusión son diferentes de los esenciales y pueden utilizarse para masajes y también como base cuando se preparan cremas y ungüentos. Los mejores aceites para infusiones son vegetales como el de girasol, de soja o de oliva.

Ingredientes:

  • Flores de hierba de San Juan hipérico
  • Aceite vegetal a elección (oliva. girasol o de soja)

Preparación:

La forma de prepararlos es fácil pero lenta. Prepara un frasco limpio y seco con tapa hermética y llénalo completamente con la hierba escogida.

  1. Vierte el aceite en el frasco hasta cubrir totalmente las hierbas.
  2. Tápalo y pon el frasco cerca de una ventana en la que dé el sol. Déjalo allí unas dos semanas, agitando y girando el frasco todos los días. Pasado ese tiempo, cuela con cuidado el aceite usando un paño extendido sobre un recipiente. El aceite debe quedar libre de todo resto vegetal.
  3. Guarda el aceite en botellas oscuras, lejos de la luz solar. Pueden conservarse hasta un año. Las flores de hipérico son amarillas, pero los aceites tomaran un rojo intenso al diluirse los aceites de la planta con el aceite vegetal. Ese aceite es excelente para dar un masaje suave donde se haya acumulado tensión nerviosa o en zonas doloridas.
También puedes leer:  Causas de la urticaria crónica y cómo puedes tratarla

Congestión

Las inhalaciones con vapor pueden utilizarse para aliviar estados gripales y resfriados, catarros y sinusitis. Relajan las vías respiratorias y son beneficiosos para las membranas mucosas.

Ingredientes:

  • 2 gotas de aceite esencial de tomillo
  • 2 gotas de aceite esencial de eucalipto
  • 1 litro de agua

Preparación:

  1. Prepara la infusión de hierbas escogida y añade un litro de agua recién hervida.
  2. Luego vierte en un recipiente cómodo. Siéntate y pon una toalla o paño grande que te cubra la cabeza y el recipiente, de modo que el vapor no se escape. Continúa el tratamiento durante unos diez minutos y luego siéntate en una habitación cálida por media hora para permitir que las vías respiratorias se adapten a la temperatura exterior.

El tomillo resulta un excelente descongestivo para destapar la nariz o para problemas de sinusitis. El aceite de eucalipto ayuda a relajar las vías respiratorias congestionadas y la respiración; también posee propiedades antisépticas.

Gripe

Si estás resfriado y con fiebre durante varios días, además de sufrir dolor de cabeza y dolores musculares, es señal de que has desarrollado un gripe. Una hierba adecuada para tratar estos síntomas es el eupatorio, que alivia rápidamente los dolores y ayuda a contener la fiebre.

Además limpia la congestión mucosa de las vías respiratorias. Puedes usar una infusión de esta hierba ya sea fresca o seca. Bebe una taza por hora o tan a menudo como te sea posible. Puedes combinar el eupatorio con flor de saúco, milenrama o jengibre. Añade limón y miel para dar sabor y tener vitamina C.

Fiebre

Cuando se tiene fiebre es importante beber mucho liquido para ayudar al cuerpo a eliminar la infección. Prueba una infusión de manzanilla o de flor de tilo, que son hierbas relajantes y aumentan la sudoración.

Garantizan un sueño reparador, que acelerará la recuperación. También puedes probar una infusión que se prepara mezclando una cucharadita de jengibre rallado y canela en rama en una taza de agua hirviendo, con un poco de limón y miel a gusto. Esta infusión estimula la transpiración; posee además vitamina C lo que ayuda a curar las infecciones.

Problemas de tos

Los jarabes pueden transformar una infusión, decocción o tintura en mezcla balsámica para niños y adultos. Resultan útiles en el tratamiento de la tos y el dolor de garganta.

Ingredientes:

  • 200 ml de infusión de tomillo
  • 200 g de azúcar sin refinar o miel

Preparación:

  • Prepara la infusión de la forma normal, pero déjala reposar durante 15 minutos en lugar de 10. Cuela la infusión como siempre. Calienta una cacerola y añade azúcar o miel revolviendo constantemente para disolver todo el azúcar cuidando que no hierva.
  • Deja enfriar el jarabe, luego ponlo en botellas y tápalo.
También puedes leer:  Síntomas de la presencia de parásitos en el intestino

Este remedio aprovecha las propiedades antisépticas y expectorantes del tomillo para aliviar la tos y el dolor de garganta, y está especialmente indicado para niños.

Dolor de garganta

Es posible que un dolor de garganta sea la primera señal de una infección. Si también te sientes resfriado, usa las hierbas sugeridas contra el resfriado que alivian el dolor de garganta.
También puedes preparar una gárgara con una infusión de salvia roja, tomillo.

Repite las gárgaras dos o tres veces por día. Todas estas hierbas tienen propiedades antisépticas que combaten las infecciones.

Las amígdalas

La inflamación de las amígdalas es una señal de un aumento de las defensas del cuerpo para deshacerse de las toxinas e infecciones del cuerpo. El tratamiento con hierbas busca aliviar el dolor, el enrojecimiento y la inflamación propia de la amigdalitis.

Deberás beber además una tisana que ayude a eliminar la infección, mezcla equinacea, caléndula, amor de hortelano y manzanilla. La equinacea ayuda a reforzar el sistema inmunológico, la caléndula y el amor de hortelano afirman el tejido linfático debido a su función limpiadora, y la manzanilla calma y ayuda a bajar la fiebre.

Gastritis y úlcera gástrica

La gastritis es una inflamación de la mucosa estomacal como consecuencia de una infección o reacción a los alimentos.

Para aliviar y curar las mucosas intestinales utiliza una decocción mezclando dos partes de reina de los prados por una de hidrastis. Si el estrés y las tensiones agravan la gastritis añade valeriana a la decocción. Bebe esta infusión después de las comidas, hasta que mejore la dolencia.

En el caso de la úlcera gástrica el tratamiento es similar al de la gastritis. Toma una decocción de raíz de reina de los prados e hidrastis.

Dolencia Hepática

La contaminación, las comidas rápidas con alto contenido graso, el abuso de medicamentos y alcohol cargan al hígado de tensiones. Además de los cuidados en la alimentación y estilo de vida, puedes prepararte un tónico útil con diente de león, reina de los prados e hidrastis.

Las raíces y hojas del diente de león tonifican y desintoxican el hígado y los riñones; la reina delos prados es buena para el estomago y el hidrastis (no deben consumirlo las embarazadas) ayuda a tonificar y estimular el aparato digestivo.

El cardo es otra hierba que es útil para limpiar el hígado. Bebe dos litros de agua por día para mantener limpio el aparato digestivo y evita frituras y grasas en las comidas.

Leer con atención:
Los contenidos publicados en Vida Lúcida son exclusivamente con fines informativos. Los temas de salud, nutrición y dietas no deben sustituir el diagnóstico ni la consulta con un Médico Profesional.
5/5 (1 Review)