No uses estos 6 aceites para cocinar a altas temperaturas

La elección del aceite adecuado para cocinar es fundamental, especialmente cuando se trata de cocinar a altas temperaturas. Algunos aceites no están diseñados para soportar el calor intenso y pueden descomponerse, liberando compuestos dañinos y afectando tanto el sabor de los alimentos como la salud.

Aceites que es preferible no calentar

A continuación, se detallan seis aceites que es mejor evitar al cocinar a altas temperaturas y las razones detrás de esta recomendación.

1. Aceite de oliva virgen extra

Por qué evitarlo: Aunque el aceite de oliva virgen extra es saludable y rico en antioxidantes, no es ideal para cocinar a altas temperaturas debido a su bajo punto de humo, que se encuentra entre 160-190°C (320-374°F). Cuando se calienta más allá de este punto, puede descomponerse y liberar compuestos tóxicos.

Alternativa: Para freír o saltear, es mejor utilizar aceite de oliva refinado o aceite de oliva virgen, que tienen puntos de humo más altos y son más adecuados para el calor intenso.

2. Aceite de lino

Por qué evitarlo: El aceite de lino tiene un punto de humo muy bajo, alrededor de 107°C (225°F), lo que lo hace inapropiado para cualquier tipo de cocción a altas temperaturas. Además, se oxida rápidamente, lo que puede llevar a la formación de compuestos dañinos.

Alternativa: El aceite de lino es excelente para usar en aderezos para ensaladas o para añadir a platos ya cocidos debido a su alto contenido en ácidos grasos omega-3, pero debe evitarse en la cocina a altas temperaturas.

3. Aceite de sésamo tostado

Por qué evitarlo: El aceite de sésamo tostado tiene un punto de humo relativamente bajo, aproximadamente 177°C (350°F). Además, su perfil de sabor se degrada rápidamente cuando se somete a altas temperaturas, perdiendo sus propiedades aromáticas y beneficios saludables.

Alternativa: Utiliza aceite de sésamo tostado para condimentar o en platos cocidos a fuego bajo a medio. Para cocinar a altas temperaturas, opta por aceite de sésamo sin tostar, que tiene un punto de humo más alto.

4. Aceite de germen de trigo

Por qué evitarlo: Este aceite tiene un punto de humo bajo, alrededor de 220°C (428°F), y se oxida fácilmente, lo que puede llevar a la formación de radicales libres dañinos. No es adecuado para freír o saltear a altas temperaturas.

Alternativa: El aceite de germen de trigo es más adecuado para uso en frío, como en aderezos para ensaladas o mezclado con otros alimentos ya cocidos. Para cocinar, es mejor optar por aceites con puntos de humo más altos.

5. Aceite de nuez

Por qué evitarlo: El aceite de nuez tiene un punto de humo muy bajo, entre 160-200°C (320-392°F), y se oxida rápidamente cuando se expone al calor. Esto lo hace inadecuado para cocinar a altas temperaturas.

Alternativa: El aceite de nuez es excelente para añadir sabor a platos fríos o como complemento en aderezos y marinadas. Para cocinar a altas temperaturas, considera usar aceite de aguacate o aceite de girasol alto oleico, que son más estables.

6. Aceite de coco virgen

Por qué evitarlo: Aunque el aceite de coco virgen tiene un punto de humo relativamente alto, alrededor de 177°C (350°F), sus beneficios nutricionales se ven comprometidos cuando se calienta a altas temperaturas. Además, puede impartir un sabor no deseado a ciertos platos.

Alternativa: Para cocinar a altas temperaturas, es mejor utilizar aceite de coco refinado, que tiene un punto de humo más alto y un sabor más neutro. El aceite de coco virgen es más adecuado para hornear o para recetas que no requieran calor intenso.

Recomendaciones finales

Elegir el aceite adecuado para cada tipo de cocción es crucial no solo para obtener los mejores resultados en términos de sabor y textura, sino también para preservar la salud. Para cocinar a altas temperaturas, es recomendable utilizar aceites con puntos de humo altos, como el aceite de aguacate, el aceite de girasol alto oleico o el aceite de cacahuete.

Estos aceites son más estables bajo calor intenso y menos propensos a descomponerse y formar compuestos nocivos.

Al conocer los puntos de humo de los aceites y sus características, puedes tomar decisiones informadas que mejoren tus habilidades culinarias y contribuyan a una alimentación más saludable. Evita los aceites mencionados cuando cocines a altas temperaturas y opta por alternativas más adecuadas para garantizar platos sabrosos y seguros.