¿Nunca lavas tu sábanas? De esto debes estar enterado

Hay dos tipos de personas en este mundo: los que lavan sus sábanas religiosamente y los que no. Si estás en el primer grupo, te aplaudimos. Si estás en el grupo que tiende a lavar sus sábanas de acuerdo con el ciclo lunar, bueno, no estás solo, pero debes estar enterado de lo siguiente si tienes este hábito.

sábanas

Según una encuesta de mil estadounidenses, la persona promedio lava sus sábanas cada veinticuatro días.

Si esto no te parece un problema, considera esto: cada semana pasas entre 49 y 63 horas entre tus sábanas, lo que le da suficiente tiempo para acumular sudor, aceite, suciedad, piel muerta, gérmenes y bacterias.

Si nunca lavas tus sábanas, de esto debes estar enterado

Si aún necesitas más motivación para meter esas sábanas a la lavandería, lee las siguientes razones por las cuales lavar tu ropa de cama con frecuencia es esencial para la buena salud.

Ácaros del polvo

Puede que no te des cuenta, pero constantemente estás arrojando células muertas de la piel todo el día. Cuando estás rodando en tu cama por la noche, estás desprendiendo miles de esas pequeñas células que se apilan en tus sábanas.

Los ácaros del polvo, pequeños organismos que son casi invisibles a simple vista, les encanta alimentarse de esas células, así como la humedad y el polvo en tus mantas. Pueden causar alergias, desencadenar asma e incluso hacer que su eczema se intensifique.

Si no lavas tus sábanas constantemente, estos pequeños organismos continuarán acumulándose hasta que despierte la picazón por todas partes.

Pelo de mascota

Si te encanta dormir con tu perro, tendrás que estar muy atento. El pelo extra que deja su perro o gato hace que sus sábanas sean un entorno aún más atractivo para los ácaros del polvo.

Además de eso, las mascotas pueden transmitir otros irritantes no deseados como los ácaros que realmente se entierran debajo de la piel o una infección por hongos llamada tiña del cuero cabelludo.

Bacterias y Virus

¿Recuerdas todas esas células muertas, sudor y saliva de las que hablamos anteriormente? Bueno, no solo la baba de un día en tu funda de almohada es desagradable en sí misma, sino que todo esto hace de tu cama un hogar perfecto para el crecimiento de bacterias.

Un estudio encontró que después de solo una semana, las sábanas sin lavar contenían entre tres y cinco millones de UFC (unidades formadoras de colonias) por pulgada cuadrada.

Después de cuatro semanas, ese número había aumentado a doce millones. Las fundas de almohadas después de una semana tenían más de diecisiete mil veces la cantidad de bacterias en un inodoro. Si tú o tu pareja han estado enfermos, es aún más importante que esas sábanas se laven.

Los virus de la gripe suelen durar unos quince minutos en una superficie blanda, pero algunos insectos pueden aguantar hasta cuatro horas.

Acné

Si notas que tu piel comienza a verse peor, puede ser hora de cambiar tu funda de almohada. Las células muertas de la piel, las bacterias y la suciedad pueden acumularse sobre esa superficie y obstruir los poros, provocando brotes de acné. Si tienes una piel particularmente propensa al acné, es posible que desees cambiar tu funda de almohada varias veces por semana.

Chinches

Las chinches son insectos chupadores de sangre que pican fácilmente a los humanos. Las chinches no son atraídas por las sábanas sino por ti, lo que hace que sea un problema más difícil de abordar. Se pueden rastrear en tu hogar y otros lugares, como habitaciones de hotel y dormitorios, y sabrás que las tienes si se estás despertando con picaduras.

Lavar las sábanas con agua caliente es una forma efectiva de matarlas si terminan en su cama.

Cómo mantener tus sábanas limpias

Aquí hay algunas maneras en que puede mantener tu cama limpia y libre de insectos para que puedas descansar tranquilo todas las noches:

Lava tus almohadas

Si bien lavar tu funda de almohada con frecuencia es muy importante, también es una buena idea lavar tus almohadas. Una buena regla general es lavar la almohada al menos dos veces al año, solo asegúrate de seguir las instrucciones en la etiqueta. Esto es lo mismo para edredones y otros cubrecamas que puedas tener en tu cama.

Cambia las sábanas con más frecuencia si:

Duermes desnudo, duermes con tus hijos o con una mascota, sudas mucho por la noche o comes en la cama.

No hagas tu cama de inmediato

Esto puede ir en contra de lo que tu madre siempre te dijo, pero si retiras las colchas y dejas que la humedad acumulada durante la noche se seque durante unos minutos, tu cama será un refugio menos atractivo para las bacterias y los virus.

Cómo lavar adecuadamente tus sábanas

Lava tus sábanas al menos una vez por semana con el agua más caliente permitida en la etiqueta: el agua, entre más caliente es mejor para desinfectar tus sábanas. Sin embargo, será más difícil para tus sábanas, por lo tanto, voltea las fundas de almohadas al revés para preservar el color.

Para las manchas más difíciles o el color amarillento que ha estado allí por un tiempo, es posible que necesite algo más fuerte que un refuerzo para la ropa. En cambio, puedes remojar tus sábanas en una solución durante unas horas antes de lavarlas. Por ejemplo:

Mete tus sábanas a un balde grande o en tu bañera y llénelo con agua caliente hasta que tus sábanas estén completamente sumergidas. Luego agrega 1 ½ tazas de peróxido de hidrógeno al 3% y ½ taza de jugo de limón. Otra opción es agregar 1 taza de vinagre al agua. Asegúrate de que estén bien mezclados y luego deja en remojo durante unas horas.

Luego lave como de costumbre usando:

Bórax. El bórax es un mineral natural que se ha utilizado durante más de un siglo para ayudar a blanquear, iluminar y desodorizar la ropa y las sábanas. Puedes agregar ½ taza a tu lavado regular. Puedes usar en vez de bórax bicarbonato de sodio, también.

Jabón para platos. El jabón para platos no se usa en lugar de tu detergente, sino como un refuerzo para la ropa. Es excelente para descomponer los aceites, por lo que ayudará a descomponer los aceites corporales en la ropa de cama que están causando el color amarillento. Usa una pequeña cantidad junto con el bórax al empezar tu ciclo de lavado de sábanas.

Hay muchos jabones de platos naturales excelentes en el mercado, por lo que puedes encontrar uno que esté limpio y libre de productos químicos.

Los edredones y las almohadas deben lavarse cada tres o seis meses, e incluso es una buena idea desinfectar tu colchón al menos un par de veces al año también.

No agites o sacudas ningún artículo de tu cama cuando los quites o tiendas, eso propaga gérmenes. Lava con blanqueador sin cloro en el agua más caliente posible y seca en la configuración más caliente. La ventaja es que suelen hacer los edredones y almohadas más esponjosas, solo revisa las etiquetas primero.

Puede parecer una tarea difícil mantenerse al día con todo este lavado, pero si deseas que tu cama sea un lugar acogedor para descansar, en lugar de un refugio seguro para las bacterias y mantenerte alejado de alergias y problemas de piel, sería prudente seguir estas pautas.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.