¿Por qué no funcionan las dietas estrictas?

Casi todo el mundo ha intentado perder peso al menos una vez con una dieta estricta, a la mayoría no les funcionó, y a otros incluso les resultó contraproducente.

Mujer con problemas emocionales por seguir dietas estrictas

Limitarse, controlar estrictamente la dieta y no permitir un solo gramo de exceso: deshacerse del exceso de peso en este formato es difícil y, a menudo, ineficaz. Después de todo, cuanto más estrictas son las reglas, mayor es el deseo de romperlas.

Entonces, ¿tiene algún sentido hacer dietas estrictas y hacer sacrificios innecesarios? ¿Funcionan estos cambios dietéticos a corto plazo?

¿Qué significa “dieta”?

Traducido del griego, “dieta” es una forma de vida, la forma en que una persona come todos los días. Tal régimen implica una proporción cuantitativa y cualitativa de nutrientes y productos necesarios para que el cuerpo funcione normalmente. Inicialmente, la dieta no estaba estrictamente limitada. Sin embargo, hoy muchos, hablando de este enfoque de la nutrición, se refieren precisamente a un sistema restrictivo rígido, lo cual se denomina como las dietas estrictas.

¿Qué problemas pueden surgir después de hacer una dieta estricta?

Las dietas casi siempre tienen menos calorías. El cuerpo recibe menos de este o aquel elemento, hay un hambre nutritiva, una necesidad psicológica y luego física de satisfacer este hambre, lo que conduce a las crisis nerviosas. Esto sucede el 99% de las veces.

Entre las consecuencias negativas de las dietas estrictas se encuentran:

  • Estrés: una fuerte reducción de la ingesta diaria de calorías conduce inevitablemente a la producción de cortisol, la hormona del estrés;
  • un estado psicoemocional inestable: aparece una obsesión por la comida, se pueden desarrollar ansiedad, depresión y trastornos alimentarios;
  • efecto rebote: según las estadísticas, el 80-95% de las personas vuelven a su peso original después de una dieta;
  • pérdida de masa muscular: no solo disminuye la grasa corporal, sino también el tejido muscular, lo que afecta negativamente la salud y la apariencia;
  • deficiencia de nutrientes: una persona limita la ingesta de calorías y carece de vitaminas y minerales importantes, esto puede provocar un mal funcionamiento de los órganos internos, exacerbación de enfermedades crónicas y problemas mentales.

¿Qué se considera una dieta saludable?

Dieta saludable versus dieta estricta

No deberíamos considerar un término como nutrición adecuada para generalizar sobre todas las comidas, ya que se trataría más bien de un equilibrio tanto entre los alimentos como entre nuestras tolerancias e intolerancias.

Toda la comida es solo comida. Hay una que contiene solo calorías, y otra en la que, además de calorías, también hay sustancias útiles para el organismo. Entonces, la dieta de una persona sana debe consistir en un 80% de alimentos ricos en elementos útiles para su salud, y no obsesionarse.

Los nutricionistas recomiendan comer cada 2,5 a 3,5 horas. Es importante tener en cuenta el estado de salud, estado psicoemocional y peso.

Una dieta saludable de forma continua, en contraste con las dietas estrictas y de corta duración, proporciona una vida saludable y más equilibrada. Esta dieta deberá incluir nutrientes, micro y macro elementos que el organismo necesita, además de calorías.

Además, una dieta saludable también significa mantener el equilibrio hídrico: durante el día necesita beber suficientes líquidos, la ingesta diaria promedio es de 35 ml por 1 kg de peso corporal.

Bibliografía:
  1. Redman, L. M., & Ravussin, E. (2011). Caloric restriction in humans: impact on physiological, psychological, and behavioral outcomes. Antioxidants & redox signaling14(2), 275–287. https://doi.org/10.1089/ars.2010.3253