¿Pueden nuestras mascotas anticipar su propia muerte? Según un experto, ellas se preparan para partir

El biólogo Rupert Sheldrake, tras casi un cuarto de siglo investigando fenómenos inexplicables en la psicología animal, ha centrado su atención en cómo las mascotas parecen tener una conciencia de su muerte inminente. Recientemente, compartió con The Daily Mail algunas de sus teorías y observaciones sobre las emociones y comportamientos de perros, gatos y otros animales domésticos en sus últimos momentos.

Sus estudios incluyen conmovedores testimonios de dueños de mascotas que ofrecen una visión profunda sobre cómo los animales enfrentan la muerte. Aquí presentamos un resumen de los aspectos más destacados de su investigación.

Un último estallido de energía

Sheldrake describe un fenómeno conocido como “último estallido” o “mejoría de la muerte”, donde las mascotas muy enfermas experimentan un breve aumento de energía y lucidez antes de fallecer. Esto se asemeja a la lucidez terminal observada en humanos y ha sido documentado por expertos como Michael Nahm en animales.

Existen reportes veterinarios sobre perros que, al borde de la muerte, de repente muestran actividad y vigilia antes de fallecer. Se cree que este fenómeno tiene una ventaja evolutiva, ya que permite a los animales apartarse de su grupo, reduciendo así la propagación de enfermedades.

Despedidas emotivas

Numerosos relatos de dueños de mascotas detallan cómo sus animales parecen despedirse antes de morir, con comportamientos como visitar a cada miembro de la familia o realizar viajes inesperados para ver a antiguos dueños. Un gato llamado Pussy, por ejemplo, tocó la mano de cada miembro de su familia antes de ser sacrificado, lo que sugiere una comprensión intuitiva de su muerte inminente.

Otro caso notable es el de Bruce, un perro mestizo que visitó la casa de su antiguo dueño, pese a no haber estado allí antes. Poco después de este acto, Bruce falleció, indicando que fue a despedirse de su primer hogar.

Una historia particularmente emotiva es la de Emilia, una gata con leucemia felina, que pasó sus últimos momentos junto a su dueña observando el amanecer. Esta experiencia dejó una impresión duradera en su dueña, quien nunca había presenciado algo similar en animales.

Sheldrake también investiga las premoniciones de muerte en animales, quienes muestran signos de angustia ante el peligro o la cercanía de la muerte, buscando a sus seres queridos. Por ejemplo, en un laboratorio, ratas destinadas a ser sacrificadas mostraron signos de alarma el día de su muerte programada.

Visiones cercanas a la muerte

Algunas mascotas, como una perra llamada Snowy, han mostrado comportamientos que podrian indicar visiones cercanas a la muerte. Snowy, tras caer en coma, se levantó repentinamente y pareció seguir con la mirada un objeto invisible, moviendo la cola antes de recaer en el coma. Estas experiencias son comparables a las vivencias humanas cercanas a la muerte, sugiriendo que las mascotas también pueden tener percepciones de lo trascendental.

El trabajo de Sheldrake ofrece una perspectiva única sobre cómo nuestras queridas mascotas pueden anticipar y prepararse para el final de sus vidas, permitiéndonos despedirnos de ellas de una manera especial y significativa.