Corte de orejas y cola a perros es doloroso y debe cesar

 

Hay varias razas de perros que son reconocibles por dos características distintas: sus orejas erguidas y puntiagudas y sus colas rechonchas, casi inexistentes. La mayoría de nosotros podría suponer que estos perros nacieron de esa manera, sin embargo, lamentablemente no es el caso.

cortar orejas y cola a perros

Los Dobermans y Schnauzers miniatura son dos ejemplos de razas en las cuales se ha vuelto costumbre que se sometan a dos procedimientos conocidos como corte de orejas y corte de cola poco después del nacimiento.

Corte de orejas y cola un procedimiento doloroso e inhumano

El corte de la cola implica la extracción quirúrgica de la cola de un cachorro, generalmente cuando el animal tiene entre dos y cinco días de edad.

La cola generalmente se corta con unas tijeras, o se envuelve una banda elástica alrededor de la cola para cortar el suministro de sangre y que muera y se caiga por sí sola.

Este procedimiento generalmente se realiza con anestesia porque muchos veterinarios o criadores que lo hacen dicen que el cachorro aún no está completamente alerta y no recordará el dolor.

El corte de orejas es un procedimiento en el que se corta la parte flexible de la oreja de un perro, luego se pegan a una superficie dura durante varias semanas mientras se curan para que se mantengan en posición vertical. Esta cirugía generalmente se realiza bajo anestesia cuando el cachorro tiene entre seis y doce semanas de edad.

Ambos procedimientos se clasifican como médicamente innecesarios, y su objetivo principal es cosmético.

¿Por qué se realizan estos procedimientos?

Tanto el corte de orejas como el corte de la cola son procedimientos tradicionales para más de setenta razas de perros, por la única razón de que esta es la moda que se ha establecido para esas razas.

Los defensores de ambos procedimientos afirman que el sistema nervioso de un cachorro no está completamente desarrollado, por lo que el procedimiento no es doloroso para ellos.

Esto, sin embargo, ha sido refutado, y la evidencia indica que los cachorros tienen una tolerancia al dolor similar a la de los perros adultos.

Algunos propietarios y criadores argumentan que los perros de granja y los perros de caza corren el riesgo de dañar sus colas mientras pastorean o persiguen, por lo que es necesario quitar la cola por completo.

Otros creen que quitar las colas de las razas enérgicas, como los boxers, evitará que se lastimen las colas cuando las golpeen contra las paredes y los cajones, y algunos creen que el corte de orejas reduce el riesgo de infecciones.

Los defensores de los procedimientos a veces argumentan que a los perros con pelaje pesado también se les debe quitar la cola por motivos de higiene.

El argumento contra el corte de la cola y el corte de orejas

Existen varias razones por las cuales estos procedimientos son inhumanos e innecesarios. El procedimiento es muy doloroso, y los chillidos repetidos que emiten los cachorros durante y después de la cirugía son indicativos del nivel de dolor que están experimentando.

Al igual que con cualquier cirugía, también existe el riesgo de infección u otras complicaciones, y muchos perros experimentan dolor crónico a largo plazo como resultado.

Cortar la cola de un perro también inhibe severamente su capacidad de comunicarse, ya que la cola juega un papel importante en el comportamiento social canino.

Un perro usa la posición de su cola para indicar su amabilidad o deseo de jugar, para mostrar sumisión o como una señal de advertencia.

Actúa como un mecanismo de protección porque el perro lo usa para establecer límites y evitar confrontaciones agresivas con otros perros.

Los humanos también pueden observar la acción de la cola de un perro para determinar cómo deben interactuar con él. Cuando se corta la cola, el perro corre el riesgo de ser mal interpretado por humanos y perros, lo que los pone en desventaja social.

Un estudio realizado en 2016 determinó que los perros alterados quirúrgicamente, en general, eran percibidos como más agresivos, mientras que los perros naturales eran vistos como más juguetones y atractivos.

La investigación también ha demostrado que es poco probable que puedan lesionar sus colas si no se cortan, e incluso cuando lo hacen, las lesiones generalmente son menores y sanarán rápidamente.

Además, investigaciones también indican que el ochenta por ciento de los perros no contraerán infecciones de oído, y a las razas que son más propensas a ellas, como los cocker spaniels y los caniches, no se les suele cortar las orejas.

¿Son legales estos procedimientos?

El corte de cola y orejas se ha prohibido en varios países, incluidos Suecia, Noruega, los Países Bajos, Finlandia, Alemania, Dinamarca, Chipre, Grecia, Luxemburgo, Suiza, Austria, Australia y el Reino Unido.

Estos procedimientos no están prohibidos ni controlados, sin embargo, son muy controvertidos. Nueva York y Vermont han considerado prohibir la práctica, sin embargo, ninguno de los estados en E.U. ha implementado ninguna legislación.

Puedes tomar la decisión

Muchos dueños potenciales de perros no son conscientes de que tienen la opción de decidir si quieren o no que su perro sea operado.

Si vas a conseguir un perro de un criador, debes asegurarte de que él o ella sepan antes de que nazca el cachorro si no quieres que le corten las orejas o la cola a tu perro.

Una opción aún mejor es evitar al criador por completo y adoptar un animal en tu refugio local. Hay miles de perros que necesitan hogares amorosos, y cuando adoptas, puedes evitar la pregunta por completo.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.