La relación estrés y hormonas y 6 señales de que te está afectando

El estrés no es solo un sentimiento, es una respuesta física que puede conducir a un desequilibrio hormonal generalizado en tu cuerpo. Equilibrar todas tus hormonas es una parte integral de tu salud y, afortunadamente, hay formas naturales de hacerlo. Hablemos un poco sobre cómo es la conexión o relación estrés y hormonas. Posteriormente cubriremos qué hormonas se ven comúnmente afectadas y los síntomas que puede causar el desequilibrio hormonal.

estrés y hormonas

Cómo están conectados el estrés y las hormonas

La producción de hormonas fluctúa naturalmente a lo largo de tu vida, para que se puedan satisfacer las necesidades de cada una de sus fases. Esto incluye la pubertad y la reproducción para ambos sexos, así como el embarazo y la menopausia en las mujeres. Sin embargo, las fluctuaciones hormonales debidas al estrés son un asunto diferente.

Los estresores pueden ser emocionales, mentales o físicos; pueden provenir de lesiones físicas, falta de sueño, exposición a toxinas, intestino permeable o una dieta llena de alimentos inflamatorios. Puede ser agudo o crónico. El estrés agudo no dura mucho tiempo y la recuperación es rápida.

Sin embargo, el estrés crónico, como la presión continua para realizar un trabajo desafiante o mantener una relación personal difícil, tiene un efecto diferente en tu cuerpo y cerebro.

El estrés crónico, puede dañar las células nerviosas en la amígdala medial, lo que tiene una conexión con el aumento de la ansiedad y el trastorno de estrés postraumático. El estrés agudo, por otro lado, mejora la efectividad del sistema inmune.

Las hormonas son parte integral del estrés porque tu respuesta al estrés está controlada por las hormonas. Estas son las diferentes hormonas que puede producir tu cuerpo cuando te topas con un factor estresante, y cómo como estas hormonas específicas podrían verse afectadas gracias al estrés.

Adrenalina

La adrenalina se llama comúnmente «la hormona de lucha o huida», y es producida por las glándulas suprarrenales cuando reciben un mensaje del cerebro de que hay una situación estresante que enfrentar.

Junto con la noradrenalina, es responsable de las reacciones inmediatas que haces cuando estás estresado, como la sudoración, aceleración del ritmo cardíaco, etc. También te da un impulso de energía y enfoca tu atención.

Cortisol

Esta hormona esteroide se llama comúnmente «la hormona del estrés«, y se activa en minutos en vez de segundos después de encontrar un factor estresante. Esto se debe a que una parte del cerebro llamada amígdala debe reconocer primero la amenaza antes de enviar un mensaje a tu hipotálamo.

Esto provoca una reacción en cadena que le dice a las glándulas suprarrenales que produzcan cortisol. El cortisol moviliza las reservas de glucosa para obtener energía y facilita la consolidación de recuerdos basados en el miedo para que puedas sobrevivir en el futuro y evitar esa situación de peligro.

Sin embargo, el cortisol en exceso puede suprimir el sistema inmunológico, aumentar la presión arterial y los niveles de azúcar en la sangre, disminuir la libido y contribuir al acné, la obesidad y las enfermedades crónicas como la enfermedad de Alzheimer, enfermedades cardíacas, diabetes, depresión y asma.

Tu cuerpo simplemente no está diseñado para vivir en modo lucha o huida todo el tiempo. Necesita descansar y relajarse para funcionar de manera óptima.

Testosterona

La testosterona es una hormona esteroide que es secretada continuamente por los testículos si eres hombre y en menor cantidad por los ovarios si eres mujer. Se ha demostrado que los estresores psicológicos y físicos, como una cirugía, reducen los niveles de testosterona en la sangre, lo que puede causar muchos síntomas, como fatiga, pérdida de cabello y pérdida de masa muscular.

Estrógeno

Cuando las glándulas suprarrenales liberan cortisol, este puede estimular cierta actividad que convierte a la pregnenolona, una hormona que actúa como materia prima para la producción de varias hormonas diferentes, en progesterona, que puede alterar el equilibrio de progesterona / estrógeno, provocando un dominio de estrógeno.

Este equilibrio es importante para tener ciclos menstruales saludables y sin dolor, un ciclo ovulatorio normal, y niveles de fertilidad normales, así como una función cognitiva saludable.

El estrógeno comúnmente se desequilibra en tu cuerpo debido al estrés. Esto puede tener un impacto significativo en tu vida cotidiana. Por ejemplo, niveles de estrógeno más altos de lo normal pueden afectar la capacidad de tu cerebro para lidiar con el estrés.

Esto afecta a menos hombres que mujeres, que tienen más probabilidades de sufrir problemas de salud mental relacionados con el estrés que los hombres. La deficiencia de estrógenos también puede conducir a una disminución de la serotonina y, por lo tanto, a la depresión. Por eso es tan crítico que tus niveles de estrógeno estén en equilibrio.

Un gran ejemplo de un desequilibrio hormonal inducido por estrés es cuando los niveles altos de estrés pueden hacer que tu cuerpo se «robe» la progesterona para fabricar la hormona del estrés cortisol. Esto altera tu equilibrio de estrógenos y progesterona, creando un dominio de estrógenos, que puede ocasionar problemas como PMS, aumento de peso y autoinmunidad.

Oxitocina

Esta hormona estimula las contracciones en el parto y la producción de leche en las mujeres durante y después de dar a luz a un bebé. También puede reducir la ansiedad, así como la frecuencia cardíaca, presión arterial, y los niveles de cortisol.

En los hombres, es menos importante, pero ayuda a mover los espermatozoides y ayudar con la producción de testosterona en los testículos. Tener muy poca oxitocina se ha asociado con la depresión y trastorno de estrés postraumático. La oxitocina ha sido estudiada y explorada como suplemento para prevenir y tratar trastornos psiquiátricos relacionados con el estrés.

Vasopresina

La vasopresina juega un papel en la regulación del agua y el sodio en tu cuerpo. Sin embargo, también se considera una hormona del estrés.
Esta mantiene tus niveles de cortisol y adrenalina altos durante más tiempo ya que inhibe los químicos de tu cuerpo que los descomponen, así como los niveles de otras hormonas esteroides liberadas por tus glándulas suprarrenales, como la aldosterona, que desempeña un papel en el equilibrio de sodio y la presión arterial.

DHEA

La deshidroepiandrosterona-ST (DHEA), es una hormona esteroide producida en las glándulas suprarrenales. Es una sustancia muy compleja. Es la materia prima de todas las hormonas sexuales y principalmente se convierte en testosterona y posteriormente en estrógeno. Sin la cantidad adecuada de esta hormona, tu cuerpo no puede sintetizar estrógeno.

Esta es producida por las glándulas suprarrenales y se cree que se secreta en respuesta al estrés. Los niveles de DHEA alcanzan su punto máximo alrededor de entre los 20-25 años, y luego disminuyen a un 20 al 30% de los valores pico a los 70-80 años.

La DHEA mejora la memoria y reduce los síntomas de la depresión.

Según estudios, los niveles de esta hormona en relación con el cortisol pueden indicar el grado en que tu cuerpo puede protegerse contra los efectos negativos del estrés. Afortunadamente, los niveles de cortisol también disminuyen eventualmente y luego se estabilizan entre los 30 y 60 años de edad.

Progesterona

El cuerpo necesita mantener los niveles de progesterona elevados después de dar a luz. Pero el estrés puede intervenir. Un estudio sobre el efecto del estrés en los niveles de cortisol, estrógeno y progesterona de las mujeres mostró que los niveles de estrógeno se mantuvieron igual, mientras que la progesterona y el cortisol aumentaron.

Sin embargo, cuando tu cuerpo tiene que priorizar la defensa sobre la fertilidad, como cuando estás estresado, elegirá la defensa, haciendo cortisol en lugar de progesterona mediante el uso de pregnenolona, lo cual reduce tus posibilidades de quedar embarazada. Esto se llama «robo de pregnenolona».

6 señales de que el estrés podría estar afectando tus hormonas

Como sabemos ahora, el estrés crónico puede causar un desequilibrio hormonal, particularmente en las hormonas mencionadas anteriormente. Cualquiera o todos los factores a continuación podrían indicar que el estrés es la causa del desequilibrio.

Presión arterial alta

El cortisol puede aumentar la presión arterial sistólica en una medida muy significativa, así como aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares, como un accidente cerebrovascular.

Nivel elevado de azúcar en la sangre

Las hormonas del estrés, incluidas la adrenalina y el cortisol, aumentan el nivel de azúcar en la sangre y luego la insulina. Esto es particularmente problemático si eres diabético ya que es posible que no produzcas suficiente insulina para que el azúcar en la sangre se estabilice.

Esto también es un problema para las personas con o sin diabetes que también tienen sobrecrecimiento de Candida, ya que la Candida se alimenta de azúcar.

Pérdida de la libido y fertilidad

El estrés puede interferir con el deseo sexual ya que los niveles elevados de cortisol también pueden causar períodos irregulares, lo que afecta la fertilidad. Estudios han demostrado que las mujeres bajo mucho estrés tienen tasas de embarazo más bajas. Esto puede deberse al robo de pregnenolona.

Ansiedad / depresión / trastornos del estado de ánimo

Los eventos estresantes como la pérdida de trabajos y seres queridos se han relacionado con la aparición de la depresión. El eje HHA es tu sistema de respuesta hormonal al estrés. Está formado por una parte del hipotálamo, una parte de la glándula pituitaria, y las glándulas suprarrenales, y es donde se liberan todas las hormonas involucradas en tu respuesta al estrés.

En un estudio, la disfunción del eje HHA se manifestó en alrededor del 70% de los pacientes con depresión.

Aumento de peso

Durante un episodio de estrés agudo, a menudo se suprime el apetito para que puedas concentrarte en escapar del peligro en lugar de tener tu próxima comida. Sin embargo, el estrés crónico promueve la ingesta de alimentos que contienen muchas calorías, particularmente los que son poco saludables, ya que el cortisol estimula el apetito.

Esta puede ser la razón por la cual el estrés crónico está relacionado con el aumento de peso y la obesidad.

Pérdida de memoria

El estrés afecta a una parte del cerebro llamada hipocampo, que desempeña un papel clave en el procesamiento de los recuerdos. Estudios de neuroimagen han informado que los cambios cognitivos relacionados con el estrés tienen una conexión con la atrofia del hipocampo, la cual está asociada con la demencia y problemas de memoria.

 

Bibliografía
  1. ter Horst, J. P., de Kloet, E. R., Schächinger, H., & Oitzl, M. S. (2012). Relevance of stress and female sex hormones for emotion and cognition. Cellular and molecular neurobiology32(5), 725–735. https://doi.org/10.1007/s10571-011-9774-2
  2. Herrera, A. Y., Nielsen, S. E., & Mather, M. (2016). Stress-induced increases in progesterone and cortisol in naturally cycling women. Neurobiology of stress3, 96–104. https://doi.org/10.1016/j.ynstr.2016.02.006

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.