Señales que envía tu hígado cuando está al borde del colapso

Señales de advertencia del hígado: presta atención a estos signos que podrían indicar un problema de salud.

Tu hígado juega un papel clave en tu salud en general. Como uno de los órganos más grandes del cuerpo, el hígado es responsable de las funciones metabólicas. Una de ellas es la conversión de los nutrientes de tu dieta para que tu cuerpo pueda utilizarlos.

Los signos más básicos que te indican un problema hepático

El hígado también filtra las toxinas para que puedan eliminarse a través de la orina antes de que causen cualquier daño.

Pero cuando tu hígado tiene problemas y no funciona correctamente, hay varias formas en las que intenta “decirte” que algo anda mal. Es muy importante que no ignores estas indicaciones, por sutiles que sean.

Tienes poco o ningún apetito

Uno de los signos más comunes de daño hepático es la pérdida de apetito sin motivo aparente.

Tu rutina de sueño se ha visto afectada

Hay muchas cosas que pueden interferir con tu sueño, pero un estudio publicado en la Revista Egipcia de Enfermedades del Pecho y Tuberculosis mostró que una posible causa es la cirrosis del hígado, que puede dificultar mucho el descanso.

Estás teniendo problemas memoria

Cuando tienes insuficiencia hepática, el hígado no puede eliminar adecuadamente las toxinas de la sangre y esto puede provocar una acumulación de toxinas en el cerebro. Esto se conoce como encefalopatía hepática. Desafortunadamente, una de las consecuencias de esta condición es la pérdida de memoria.

Te sientes cansado con mucha frecuencia

Uno de los signos más comunes de daño hepático es la fatiga crónica, que según un estudio publicado en el Canadian Journal of Gastroenterology, podría deberse a cambios en los neurotransmisores del cerebro.

Sientes picazón en el cuerpo constantemente

La colangitis biliar primaria -una enfermedad crónica que destruye los conductos biliares- por lo general no presenta síntomas muy notorios. Pero una de las primeras señales es la picazón en la piel. Claro, tu piel también podría estar deshidratada, pero si la picazón te parece anormal, vale la pena que vayas con un especialista. La picazón en la piel también es un indicador de cirrosis hepática.

Notas una coloración amarillenta en los ojos o la piel

Ver que el blanco de los ojos se pone amarillo, o que tu piel toma un tono amarillento, puede dar miedo, pero tiene una explicación sólida: se llama ictericia y se debe a un alto nivel de bilirrubina en el cuerpo. La bilirrubina es un pigmento amarillento secretado por el hígado. Esta decoloración puede ser causada por muchas señales diferentes de daño hepático, como la cirrosis por hepatitis B.

Has subido de peso repentinamente

Esta podría ser una señal de que tienes cirrosis hepática, una enfermedad que se desarrolla lentamente y reemplaza el tejido hepático sano con tejido cicatricial, lo que bloquea el flujo sanguíneo a través del hígado e impide que el órgano funcione correctamente.

También puede que hayas perdido peso de forma repentina

Bajar de peso rápidamente no es solo un signo de cirrosis hepática. También es una llamada de atención de la hepatitis C, una infección viral que provoca inflamación del hígado.

Las palmas de tus manos se vuelven rojas

Esto podría deberse a la enfermedad del hígado graso no alcohólico, una afección que implica el almacenamiento de exceso de grasa en las células del hígado. Incluso afecta a personas que beben muy poco (¡o nada!) alcohol.

Has notado un crecimiento de tus pechos

Una de las señales de advertencia más impactantes de la enfermedad del hígado graso no alcohólico es el agrandamiento de los senos en los hombres. Se cree que el crecimiento innecesario de tejido mamario (ginecomastia) se produce debido a un desequilibrio hormonal de estrógeno y testosterona.

Te quedan moretones con facilidad

A medida que envejeces, es posible que te hagas moretones más fácilmente ya que tu piel se vuelve más delgada. Pero si no hay otra explicación obvia (por ejemplo, un accidente cerebrovascular), puede ser uno de los signos de daño hepático. La enfermedad hepática también puede provocar hematomas con más frecuencia.

Tu orina es más oscura de lo habitual

Ver orina oscura cuando vas al baño puede ser uno de los signos de daño hepático. La bilirrubina no solo es responsable del color amarillento de los ojos o la piel, sino que también puede cambiar el color de la orina.

Te dan escalofríos de manera regular

Podría ser un signo de colestasis durante una enfermedad hepática. Esto sucede cuando el flujo de bilis al hígado se reduce o se detiene por completo.

Tus ojos o boca se secan mucho

Hay muchas razones diferentes detrás de la aparición de los ojos secos o boca seca. Esto puede deberse debido a alguna medicación que estás tomando. Pero una posible causa es mucho más grave. Se sabe que la colangitis biliar primaria causa estos problemas, que pueden ser síntomas tempranos de enfermedad hepática crónica.