Una personalidad adictiva revela estos comportamientos

La personalidad adictiva se refiere a un conjunto de rasgos que se cree que indican un mayor riesgo de que alguien desarrolle una adicción. Hay poco acuerdo universal sobre estos rasgos exactos. Pero, en general, se relacionan con la tendencia de alguien a confiar en hábitos inseguros en un grado extremo para hacer frente a los problemas.

personalidad adictiva

Las personalidades adictivas son un tema delicado. Y la adicción es un término tan amplio que es difícil precisar los comportamientos exactos para atribuirles. Aún así, aquí hay 5 comportamientos que revelan que alguien tiene una personalidad adictiva.

1. Incapacidad de autoregularse

La autorregulación se refiere a la capacidad de saber cuándo es suficiente de forma innata. Por ejemplo:

En un buffet, puedes saber cuándo has comido más que suficiente. Por lo tanto, puedes detenerte una vez que tengas una cantidad considerable de plenitud en el estómago.

Al disfrutar de una copa de vino o una botella de cerveza por la noche, no debes alcanzar una segunda, tercera o cuarta. Tampoco deberías beber en un estupor
Puedes saber cuándo debes dejar de hacer una actividad específica y tomar un descanso para hacer otra cosa. O puedes darte cuenta de que has dedicado demasiado tiempo a algo y te darás un respiro.

Por supuesto, como ser humano, ocasionalmente dejarás de lado esos límites. Es posible que te hayas comido una taza entera de helado después de una ruptura, te hayas soltado y te hayan golpeado en una fiesta de cumpleaños de fin de semana o hayas pasado dos días seguidos en un gran proyecto.

Pero incluso eso tiene un elemento de autorregulación. Sabes que es un trato de vez en cuando. Así que te sientes bien haciéndolo, o incluso puedes sentirte un poco mal y prometer no volver a hacerlo pronto.

Un individuo con una personalidad adictiva no podrá regularse a sí mismo. No sabrán cuándo detenerse, cómo detenerse o cuánto es suficiente. La idea de moderación no se procesa con ellos o, si lo hace, persiguen el concepto de un sentimiento gratificante incluso cuando es destructivo. Si les gusta el zumbido de algo, seguirán haciéndolo una y otra vez, y cuando ese zumbido se desvanezca, todo lo que quieren hacer es perseguirlo aún más.

2. Tipos extremos de comportamiento

El comportamiento extremo puede referirse a cualquier conducta que esté fuera de lo que socialmente se considera la “norma”, que normalmente se realiza durante un período prolongado de tiempo o constantemente como parte de la personalidad de alguien. Esto no se refiere necesariamente a la neurodivergencia, sino a cualquier acto que esté demasiado mal visto debido al daño que pueda infligir a la persona misma y a las personas que la rodean. A continuación, se muestran algunos ejemplos de comportamiento extremo:

Impulsividad como personalidad adictiva

El comportamiento impulsivo se refiere al acto de actuar sin considerar los posibles impactos de esas acciones. Una persona impulsiva puede participar en actividades con obvios efectos adversos sin pensar en el futuro, esencialmente siguiendo cualquier capricho que tenga con una planificación deficiente y un pensamiento positivo fuera de lugar. Este es un sello común de una personalidad adictiva.

Desconexión

Aquellos que están lidiando con muchas emociones severas y difíciles, como ansiedad o depresión, pueden encerrarse en sí mismos e intentar manejar sus problemas de manera poco saludable. Esto da como resultado el uso de sustancias adictivas o medios para sentirse mejor. Por lo tanto, se vuelven dependientes de esas sustancias y desarrollan una tolerancia con el tiempo que se convierte en una adicción en toda regla.

Compulsión

Las personas que desarrollan adicciones pueden mostrar síntomas de compulsión obsesiva, según la investigación. Esencialmente, pueden volverse demasiado rígidos en sus esfuerzos por manejar los impulsos. Esos esfuerzos aún pueden dirigirse a otros actos y sustancias adictivas para desarrollar un hábito prolongado con el tiempo. Esto a menudo puede conducir a una adicción habitual y compulsiva a las sustancias, siguiendo un horario o patrón obsesivo para mantenerlo de la manera que desean.

3. Rasgos de comportamiento negativos y dañinos

Un individuo con una personalidad adictiva puede ser más propenso a comportamientos negativos que involucran actos maliciosos hacia los demás. Incluso si sienten remordimiento por estas acciones, están dispuestos a comportarse de esta manera para obtener lo que quieren para promover su adicción o escapar de las consecuencias de su adicción. Si bien no todos los adictos exhiben estos rasgos, la mayoría de los que están perdidos en su adicción sí lo hacen. Aquí hay unos ejemplos:

Mienten

Mentir es una parte central de la adicción. Un adicto no solo se miente a sí mismo, sino que les miente a los demás sobre su estado. Dicen que están bien y que lo tienen bajo control, y mienten aún más para llegar al tema de su adicción. La negación es una cosa poderosa que puede influir y, a veces, para un adicto, las mentiras se sienten como la verdad.

Culpan

Un adicto sigue siendo adicto mientras culpe a otros por su adicción. Quizás la vida fuera injusta para ellos. Tal vez las acciones de alguien los llevaron al límite. O tal vez incluso culpen al sujeto de su obsesión por el hecho de que son adictos. Es un ciclo interminable en el que nunca se responsabiliza ni se hace responsable.

Manipulan

Para llegar al tema de su adicción, los adictos manipulan a los demás. Dependen de ese tema y harán cualquier cosa para controlarlo mientras se mantienen a flote y vivos, incluso si eso significa hacer que todos crean cosas que no son ciertas. Sus historias emocionales generan dinero, sus promesas obtienen apoyo y sus expresiones de amor hacen que los demás se sientan dispuestos a aceptar sus palabras vacías.

4. El deseo de riesgo y emoción

Aquellos con personalidades adictivas pueden sentir un deseo innato de probar cosas que pueden convertirse en adicciones. Si bien está bien ser audaz y salir de su zona de confort, hay un punto en el que se vuelve destructivo, y esa es una línea que muchos con personalidades adictivas no ven. A continuación, se muestran algunos rasgos de esta variedad que son comunes en las personalidades adictivas:

Búsqueda de sensaciones

El acto de buscar “sensaciones”, es decir, nuevas fuentes de experiencias novedosas, descargas de adrenalina y respuestas de recompensa, puede ser parte de una personalidad adictiva. El impulso de buscar que no se ha experimentado antes abre la puerta a una experimentación potencialmente peligrosa, que va desde el alcohol hasta las drogas y más, dicen los estudios.

Correr riesgos

A las personas con personalidades adictivas les gusta correr riesgos y hacer cosas que podrían ser peligrosas. Hay muchas razones posibles para ello, pero nadie puede negar que los sujetos y sustancias adictivos son lo suficientemente riesgosos como para ser atractivos para quienes tienen este rasgo.

Búsqueda de aventuras

No hay nada de malo en una pequeña aventura, pero hay un equilibrio entre el pensamiento positivo en la espontaneidad y la adicción a la prisa que conlleva. Aquellos con personalidades adictivas pueden buscar el uso de cualquier cosa que les dé un subidón de dopamina, que a menudo es un rasgo común en personas con altos niveles del neurotransmisor dopamina para sentirse bien y, por lo tanto, baja sensibilidad a las fuentes regulares de esa hormona.

5. Ser adicto

Seamos sinceros. La forma más fácil de saber si alguien tiene una personalidad supuestamente adictiva es ver si ya está luchando con otras adicciones. Todos los demás síntomas pueden aparecer en alguien que no desarrolla una adicción en absoluto, mientras que un adicto real puede haber mostrado poco o ninguno de los otros síntomas antes de caer en la adicción.

La base de la adicción está en la química; se trata de cómo responde el cerebro a las hormonas y los neurotransmisores, y la personalidad a menudo tiene menos que ver con eso que las circunstancias y los trastornos mentales desarrollados; esto está científicamente respaldado.

  • Es posible que, a lo largo de tu vida, hayas visto personas que se volvieron adictas a cosas a pesar de no tener ninguno de los signos estereotipados de una personalidad adictiva.
  • La etiqueta de “personalidad adictiva” estigmatiza a los adictos como individuos que manipulan, engañan, mienten y cometen delitos.
  • Las personas que no tienen los rasgos de una personalidad adictiva pueden creer que están a salvo de eso.
  • Las personas que tienen los rasgos de una personalidad adictiva pueden creer que no pueden superar la adicción, ya que está integrada en sus cerebros y en el tipo de personas que son.
  • Existe una falta total de evidencia que respalde la etiqueta de una “personalidad adictiva”.

En resumen, el único signo “verdadero” de una personalidad adictiva puede ser si uno es adicto o no. Por lo tanto, es mejor no involucrarse demasiado en estas ideas. Pensar positivamente hacia ti mismo y las personas que te rodean es más beneficioso que asignar etiquetas basadas en rasgos.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.