Enfermedades Medicina natural Nutrición Plantas medicinales Salud

4 principales suplementos que benefician a casi todo el mundo

Espirulina

Espirulina

Hace menos de 100 años, no era necesario para la mayoría de los occidentales tomar suplementos nutricionales. Nuestra tierra era rica en minerales esenciales, nuestras dietas estaban llenas de alimentos orgánicos y de cosecha propia, y nuestro medio ambiente contenía mucho menos toxinas destructoras de la salud.

Un avance rápido hasta el siglo 21, sin embargo, y mucho ha cambiado. Debido a la continua erosión del suelo, la contaminación generalizada y mucho más, ahora es difícil para muchos de nosotros obtener todos nuestros nutrientes esenciales de los alimentos regulares. Las deficiencias en varias importantes vitaminas y minerales – deficiencias que antes eran desconocidas – son ahora una pandemia en el mundo occidental.

Este artículo contiene una lista de cuatro suplementos que, si se toman a diario, puede ayudar para corregir muchas de las deficiencias de nutrientes que nos enfrentamos hoy en día. Por supuesto, otros suplementos pueden ser necesarios en función de tus necesidades personales.

Un súper alimento rico en nutrientes

Tal vez el suplemento más importante que podemos tomar es un suplemento alimenticio completo que contiene un perfil nutricional sólido y bien redondeado. Aunque las opiniones difieren en cual  alimento entero es mejor para este propósito, nadie puede negar que superalimentos establecidos como la moringa oleífera, la chlorella, la espirulina, el pasto de trigo o pasto de cebada. Tomar uno o más de estos alimentos en forma de suplemento concentrado diario es una excelente alternativa natural a tabletas de multivitaminas comerciales, que por lo general se componen de ingredientes sintéticos que pueden inhibir los índices de absorción.

No dejes de leer:
Una cura natural para las migrañas

Magnesio

Según la Asociación Americana de Quiropráctica, se estima que entre el 68 y el 80 por ciento de la población de Estados Unidos es deficiente en magnesio, un elemento esencial macromineral responsable de más de 300 reacciones bioquímicas en el cuerpo. El consumo insuficiente de magnesio puede resultar en fatiga crónica, calambres musculares, debilidad muscular y, en los casos más graves, cambios importantes de la personalidad e insuficiencia cardíaca.

Hojuelas de magnesio VL

Mientras que una amplia variedad de suplementos de magnesio se encuentran en el mercado hoy en día, la mayoría de ellos tienden a funcionar mejor como laxantes que las fuentes reales de magnesio en la dieta. El glicinato de magnesio es una de las mejores opciones, ya que es altamente biodisponible y no contribuye a formar heces blandas. Para ventajas máximas, tomar entre 400 y 1.000 miligramos de ella por día.

Yodo

Al igual que el magnesio, el yodo es otro mineral esencial en el que la mayoría de nosotros, sin saberlo, es deficiente. De hecho, a menos que vivas cerca del océano y consumas grandes cantidades de pescado y mariscos frescos, probablemente estás carente de yodo. Las deficiencias de yodo puede reducir significativamente nuestros niveles de la hormona tiroidea, provocando que retengamos agua, aumentemos de peso y desarrollemos insuficiencia cardíaca y más.

No dejes de leer:
Excelente receta para fulminar un resfriado

Aunque muchas personas experimentan buenos resultados con suplementos de yodo líquido como el yodo de Lugol o yodo naciente, la opción más natural es un complemento de algas marinas, como algas o el fucus. Trata de entre 500 y 1.000 microgramos de yodo al día.

EPA y DHA

Es un hecho bien conocido que el occidental promedio consume mucho más ácidos grasos omega-6, (que se encuentran comúnmente en los aceites vegetales procesados) que los ácidos grasos omega-3. De hecho, nuestra relación media omega-6 y omega-3 se estima actualmente en 15: 1 – mucho mayor que el óptimo de 4: 1. Este desequilibrio promueve la patogénesis de muchas enfermedades graves, como el cáncer y enfermedades del corazón.

Para ayudar a corregir este desequilibrio, es importante que reduzcamos nuestro consumo de alimentos ricos en ácidos grasos omega-6 y aumentemos nuestra ingesta de ácidos grasos omega-3. La mejor manera de lograr esto último es complementar nuestra dieta con buenas fuentes de los dos tipos de ácidos grasos omega-3, a saber, el ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA).

Como la mayoría de la gente es consciente, el aceite de pescado de alta calidad es el rey de EPA y DHA. Para obtener los mejores resultados, el objetivo es tomar al menos 1.000 miligramos de derivados de aceite de pescado EPA y DHA por día.

Investigación y redacción: equipo de Vida Lúcida