Nutrición Salud Vitaminas y Minerales

5 riesgos para la salud que causa la falta de vitamina D

dolor de huesos

Los alimentos que ingerimos nos proporcionan vitaminas que el cuerpo se encarga de asimilar para que nuestro organismo funcione de forma correcta.

Todas las vitaminas son esenciales ya que los órganos las necesitan para realizar sus correspondientes funciones. Cuando hay una carencia en alguna de ellas, el organismo se resiente y nuestra salud empeora.

La vitamina D es de vital importancia para la asimilación y aprovechamiento de los minerales que llegan a nuestro organismo. Esta vitamina es la que participa en la asimilación del calcio y el fósforo.
Cuando nos exponemos a la luz del sol, el cuerpo produce la vitamina D.

Hoy queremos hablaros de los 5 riesgos para la salud que causa la falta de vitamina D.

1. Problemas óseos. La vitamina D es necesaria para la asimilación del calcio por lo que una carencia de ella perjudicará a nuestros huesos, puesto que el calcio y el fósforo son dos minerales esenciales para la formación de los huesos. De este modo si durante la infancia, en la época de crecimiento, no se dispone de suficiente vitamina D los huesos no se desarrollarán correctamente y conllevará a padecer raquitismo, una enfermedad en la que los huesos se deforman ya que la vitamina D actúa directamente en el crecimiento de los huesos. Pero disponer de unos huesos fuertes es esencial a lo largo de nuestra vida. En la tercera edad una carencia de vitamina D conducirá a la osteoporosis donde los huesos se debilitan y se rompen con facilidad.

No dejes de leer:
La psiquiatría demuestra los beneficios de la meditación.

2. Enfermedades autoinmunitarias. La vitamina D estimula el sistema inmunitario que es el encargado de luchar contra los patógenos. Por lo que una deficiencia de vitamina D está relacionada con el riesgo a desarrollar enfermedades autoinmunitarias. En estos casos, la respuesta del organismo es contraria a la habitual y ataca a sus propias células y órganos. Tal es el caso de la esclerosis múltiple donde el sistema inmune ataca al cerebro y la médula espinal, o la diabetes tipo 1 donde el sistema inmunitario destruye las células encargadas de producir insulina.

3. Enfermedades cardiovasculares e hipertensión. Los niveles bajos de vitamina D están relacionados con la hipertensión arterial, la obesidad y la diabetes, y conducen a una mayor capacidad a padecer enfermedades cardiovasculares y un mayor riesgo a sufrir ataques al corazón.

4. Propensión a padecer cáncer. La vitamina D aumenta la auto-destrucción de células mutadas que si se reproducen, conducen al cáncer. Porque actúa sobre las células cancerosas incidiendo negativamente en su reproducción.

5. Dolor crónico. Una carencia de vitamina D está relacionada con la aparición de dolores y debilidad en los músculos, así como la sensación de cansancio y fatiga generalizada.

Redacción: Equipo de Vida Lúcida