remedios caseros

Remedios caseros con ajo para la neumonía

neumonía ajo

Remedios caseros con ajo para la neumonía

El ajo, más allá de las dudas, ha sido aceptado como un súper alimento con propiedades excelentes. Es una hierba antimicrobiana muy potente que puede luchar eficazmente las bacterias, hongos, virus y parásitos. El compuesto alicina en el ajo hace que sea una muy buena hierba anti bacteriana y anti viral. Además de ser uno de los mejores remedios naturales y caseros para limpiar las arterias obstruidas y eliminar colesterol, también aumenta tu inmunidad por arte de magia, lo cual es excelente para mantenerse fuerte de enfermedades como la neumonía.

La neumonía se clasifica por la inflamación de los pulmones. Esta inflamación es generalmente debido a una infección, virus, o tal vez bacterias. La neumonía puede causar daño pulmonar a largo plazo e incluso convertirse en mortal si no es tratada a tiempo.

Incluye ajo en tu dieta diaria y utilízalo ampliamente en tu cocina si estás tratando de mantenerte fuera de cualquier enfermedad.

Ajo machacado

Formas de utilizar el ajo para la neumonía

  1. Come algunos pequeños dientes de ajo crudos cada día. Mastícalos, si puedes.
  2. Si no puedes comerlo (por supuesto, huelen mucho), trata de hacer esto. Toma unos dientes de ajo y extraer el jugo de ajo.
  3. Mezcla cantidades iguales de miel de abeja y jugo de limón con este jugo. Tomar 1-2 cucharaditas de tres a cuatro veces al día. Puedes almacenar esta mezcla del jugo en el refrigerador y usarla hasta 2 días.
  4. Frota un poco de pasta de ajo en el pecho. Esto ayudará a despejar tus vías respiratorias.
  5. Come de 8-10 dientes de ajo y mezclarlo con 8-10 gotas de aceite de lavanda. Molerlo para hacer una pasta. Frota en el pecho 4-5 veces al día.
  6. Frota un poco de aceite de ajo en tus pies. Si no puedes soportarlo, mézclalo con un poco de aceite de oliva.
  7. Agrega el ajo a tus sopas, caldos, salsas, e incluso a los jugos verdes.
  8. Coloca rebanadas de ajo crudo por encima de tu pecho o caja torácica. Aplicar un poco de aceite (puedes utilizar el aceite de oliva) en la piel circundante. Ahora envolver un vendaje de algodón fino para mantener las rebanadas de ajo en su lugar. No envuelvas firmemente. Deja durante la noche.
  9. Toma la mitad de una cebolla de tamaño mediano y 5-6 dientes de ajo. Picarlos. Añadir 2 cucharaditas de miel de abejas a esto. Mezcla usando una taza de agua. Come esta mezcla antes de comer tu primera comida del día. Este mezcla abre el paso bronquial para mantenerte relajado durante todo el día.
  10. Inhalar vapor de agua hervida con unos dientes de ajo.
No dejes de leer:
Realiza tu propio aceite esencial de naranja

Investigación y redacción de Vida Lúcida